Opinión Nacional

Cambalache Siglo XXI

El tango “Cambalache” fue escrito en 1934 por Enrique Santos Discépolo (1901-1951). Poeta, periodista y músico porteño, hijo de un músico italiano que, como muchísimos de sus compatriotas, se mudó a la Argentina a “hacer la América”. Fue objeto de prohibición expresa por parte de la Junta Militar ultraderechista, en 1976. Quizás por aquello de que los polos iguales se repelen, y los militares, que no se caracterizaron por su honestidad, entendieron que Discépolo, cuarenta y dos años antes, los ponía en evidencia. Una hipersensibilidad idéntica a la del régimen fascista de Chávez ante las denuncias en contra de la corrupción de la mayoría de sus integrantes.

Dice el tango, entre otras cosas: “¡Todo es igual! / ¡Nada es mejor! / ¡Lo mismo un burro / que un gran profesor! / No hay aplazaos / ni escalafón, / los inmorales / nos han igualao. / Si uno vive en la impostura / y otro roba en su ambición, / ¡da lo mismo que sea cura, / colchonero, rey de bastos, / caradura o polizón!…”

“No hay aplazaos”, que es exactamente lo que ha impuesto el gobierno de Chávez al prohibir que los alumnos sean aplazados aunque no dominen la materia. “Ni escalafón”, que es lo que ha hecho el gobierno de Chávez al eliminar del todo la meritocracia e imponer que en el gobierno avanza quien sea “más revolucionario”. “Lo mismo un burro / que un profesor”, que es exactamente lo que plantean los “revolucionarios” para las Universidades, especialmente porque la inmensa mayoría de los buenos profesores universitarios adversan al régimen. “Si uno vive en la impostura / y otro roba en su ambición”, bien puede referirse a la farsa del propio Chávez y a la realidad de que los que “gobiernan” Venezuela se enriquecen obscenamente con el dinero del pueblo, todos los días, todas las semanas, todos los meses, y no lo ocultan, más bien lo exhiben.

Discépolo, dentro de ese mundo de disparates que ha creado el realismo mágico, o por efecto del barniz de resentimiento que se nota en su texto, hacia el fin de su vida se comprometió con el personaje que más representaba lo que el tango denunciaba: el nazifascista Juan Domingo Perón, que recibió un país próspero y lo arruinó, y sembró las semillas de todo lo malo que ese gran país ha vivido después. Su “Cambalache” habla de instituciones arruinadas, de valores trastocados, de corrupción, de abusos de los poderosos, es decir, del Socialismo del siglo XXI:

Que el mundo fue y ser
á una porquería ya lo sé…
(¡En el quinientos seis
y en el dos mil también!)
Que siempre ha habido chorros,
maquiavelos y estafaos,
contentos y amargaos,
valores y dublé…
Pero que el siglo veinte
es un despliegue
de maldá insolente,
ya no hay quien lo niegue
Vivimos revolcaos
en un merengue
y en un mismo lodo
todos manoseaos…

¡Hoy resulta que es lo mismo
ser derecho que traidor!…
¡Ignorante, sabio o chorro,
generoso o estafador!
¡Todo es igual!
¡Nada es mejor!
¡Lo mismo un burro
que un gran profesor!
No hay aplazaos
ni escalafón,
los inmorales
nos han igualao.
Si uno vive en la impostura
y otro roba en su ambición,
¡da lo mismo que sea cura,
colchonero, rey de bastos,
caradura o polizón!…

¡Qué falta de respeto, qué atropello
a la razón!
¡Cualquiera es un señor!
¡Cualquiera es un ladrón!
Mezclao con Stavisky va Don Bosco
y «La Mignón»,
Don Chicho y Napoleón,
Carnera y San Martín…
Igual que en la vidriera irrespetuosa
de los cambalaches
se ha mezclao la vida,
y herida por un sable sin remaches
ves llorar la Biblia
contra un calefón…

¡Siglo veinte, cambalache
problemático y febril!…
El que no llora no mama
y el que no afana es un gil!
¡Dale nomás!
¡Dale que va!
¡Que allá en el horno
nos vamo a encontrar!
¡No pienses más,
sentate a un lao,
que a nadie importa
si naciste honrao!
Es lo mismo el que labura
noche y día como un buey,
que el que vive de los otros,
que el que mata, que el que cura
o está fuera de la ley…

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba