Opinión Nacional

Cambio, cambio. ¿Cómo?

Quince años son suficientes para saber que la movida que llamaron revolución fue un fracaso total. De ser una medicina para sanar a Venezuela de sus problemas pasó a convertirse en una vacuna para no caer nunca más en este desastre que agravó todos nuestros problemas y no resolvió ninguno. La vacuna la puso el mismo Teniente fallecido y ahora el supuesto sucesor, sin carisma ni legitimidad alguna, no sabe qué hacer para sepultar honrosamente el cadáver de un régimen que fracasó. Este desastre exige un cambio ya. ¿Pero cómo salimos de esto? La historia de esta revuelta es la maestra que nos indica la manera segura de lograr ese cambio que todos queremos tener. Repasémosla.

El 4 de febrero de 1992 el Teniente y otros más intentaron apoderarse del poder a través de un «golpe de Estado». Un país con instituciones que había vivido cuarenta años de democracia reaccionó contra este asalto y cuando el líder vio la cosa difícil y su vida en peligro se rindió rápidamente, se entregó y le pidió a los sublevados que hicieran lo mismo que él pues el golpe había fracasado. Todos se entregaron y quedaron detenidos. El segundo hecho histórico, del cual también tenemos mucho que aprender, fue el 12 de abril del año 2002 estando eso que llaman revolución en el poder, esta vez conquistado por la vía electoral como consecuencia de la enseñanza aprendida el 4 de febrero. Pero como la cabra siempre tira al monte, el pueblo se dio cuenta que el Presidente electo en 1998 había utilizado la vía electoral para llegar al poder pero no había cambiado el proyecto político autocrático copiado del modelo cubano. Consecuente con el engaño el pueblo se congregó entonces frente a Miraflores, el Teniente empezó a sentir otra vez temor por su seguridad y rápidamente le dio instrucciones a las Fuerzas Armada para que le dispararan al pueblo y lo dispersaran. Pero, ¡oh sorpresa! la Fuerza Armada, órgano institucional del Estado, evadió esta orden o mejor la desobedeció y Lucas Rincón en vez de ordenar disparar a la multitud le solicitó al Teniente la renuncia «la cual aceptó». Y fue así como por segunda vez ante el temor a perder la vida, que no tiene repuesto, repitió la misma conducta del 4 de febrero: se rindió para volar a La Orchila vía Cuba. En ambos casos no fue necesario usar las armas porque el miedo hizo que la rendición se anticipara.

Estos dos hechos históricos, que todos vivimos, señalan la ruta correcta a transitar para salir de este régimen-revuelta que nos ha destruido a Venezuela por querer copiar un modelo político, el comunismo, que fracasó en la Unión Soviética, fracasó en China y fracasó también en Cuba. No se explica por qué se copió de un modelo fracasado pero la explicación para copiarse de un modelo político-económico que fracasó fue el mantener en el poder a la misma persona con sus beneficios durante el mayor tiempo posible al costo de sacrificar al pueblo. Se trata de una patología de personalidad que prevalece sobre el bien común del colectivo. Son dos enfermos de protagonismo que necesitaron de un buen psiquiatra a tiempo pero no lo tuvieron y destruyeron a sus respectivos pueblos.

Expuesto lo anterior es claro que el sector político democrático -MUD y la Sociedad Civil- que no representa a Venezuela sino que es Venezuela, necesitan integrarse en un solo bloque y construir una fuerza superior que dentro del texto constitucional movilice la fuerza que se necesita para tomar pacíficamente la calle y expresar así la voluntad del pueblo soberano lo que no ha podido hacer por la vía electoral porque las instituciones todas han sido tomadas por el autócrata-ejecutivo que es el poder único, violando la Constitución de 1999.

La vía para el cambio nos la señala la historia misma del chavismo. No busquemos otra porque ésta es la mejor pues funcionó.

Profesor de Instituciones Políticas de la UCAB

[email protected]

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba