Opinión Nacional

Cambio cualitativo clave

El rechazo electoral a la propuesta constitucional del régimen el
domingo pasado es una realidad cuantitativa contundente, revelada
oficialmente después de un parto demorado, que revela, como mensaje más
poderoso, la presencia de un cambio cualitativo profundo en el
desarrollo de la situación política de Venezuela. El oficialismo ha
tratado de arrimar la brasa a su sardina en estos días, con la intención
de disminuir el enorme significado de este episodio crucial. Y los
adversarios del cambio propuesto harían muy mal en desperdiciar la
oportunidad para capitalizar y potenciar el cambio cualitativo que se ha
producido, como consecuencia del cual la dinámica política puede
afianzarse en un nuevo sentido, y el poder de la iniciativa se puede
alejar definitivamente del gobierno-partido.

Esta culminación refrendaria concretada numéricamente «por nariz» no
hubiera sido posible sin la ocurrencia previa y progresiva de una
modificación importante en la correlación de fuerzas que se mueven en la
confrontación política. Gracias a esa nueva correlación de fuerzas,
cristalizando en el momento decisivo y en forma confluente, el CNE
anunció sus números. Los detalles de los sucesos finales que
desembocaron en ese mensaje televisado de los resultados «reñidos» ya
han venido siendo divulgados en medios nacionales e internacionales, sin
que nadie los desmienta, y esbozan la escena de una toma de fuerza entre
fuerzas sociales encarnadas en gente concreta. No puede olvidarse que
cambios históricos como el ocurrido, siempre están acompañados de
pequeños sucesos y de sólidos personajes, que en los momentos cruciales
constelizan en la manera correcta para hacer posible el paso adelante. Y
esto ocurrió entre nosotros, ante nosotros, en la noche del 2 al 3 de
diciembre.

A raíz de estos eventos, puede decirse que ya no es la implantación del
socialismo del siglo XXI lo que va a irrumpir por voluntad popular en
los escenarios a futuro, sino la recomposición de la fábrica democrática
en la búsqueda de nuevos derroteros y nuevas victorias. Igualmente se
abre una puerta para que las nuevas iniciativas correspondan a los
actores individuales y grupales que adquirieron y desempeñaron el papel
crucial en la sucesión de hechos que condujeron finalmente al resultado
anunciado por el directorio electoral.

El surgimiento del poderoso movimiento estudiantil, el posicionamiento
crítico de Podemos, la vuelta al trabajo político de importantes
activistas en los partidos nuevos y viejos, la posición de la Iglesia y
de sectores evangélicos, el mensaje de los sectores económicos
responsables, y el discurso civil de Raúl Baduel, entre muchos otros,
todos sirvieron para mover las bases ciudadanas, alterar
significativamente los patrones de votación, y quebrar el dominio
chavista. Los hechos más sencillos son a veces los más inmensos. Lo
sencillo es que el NO al cambio constitucional ganó en las urnas por un
margen que el régimen llamó microscópico. Lo inmenso es que este 2 de
diciembre, por primera vez en 8 años, el país no hizo lo que se le mandó
desde las alturas del poder.

Con todo ello, Venezuela ha logrado felizmente mantener vivo un futuro
posible, distinto y alternativo al barranco al que hubiera conducido la
nueva Constitución. Es un logro sustancial en esta confrontación
asimétrica entre la sociedad y los inmensos recursos del
gobierno-partido.

Ese otro futuro, ahora hecho posible, es todavía una mera posibilidad.

Con todo lo debilitado que se encuentra hoy el proyecto de concentración
absoluta de poder político y económico en un solo jefe, un solo partido
y un solo propietario, todavía el régimen declara obstinadamente que
continuará con su proyecto de socialismo del siglo 21 por otras vías.

Por ello, en este momento de celebración para una gran parte del país,
es necesario destacar que falta mucho por delante. Si bien el cambio
cualitativo ocurrido en la correlación de fuerzas en torno al referéndum
tiene todo el potencial para ser acumulativo, creciente y constructivo,
es imperativo hacerlo funcionar.

Fundado hace 26 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba