Opinión Nacional

Cambio de Vigilia

Como científicos hemos apuntado la mirada hacia el origen de la vida a la aparición de un polímero auto-replicante sometido a selección natural que al final de cuentas ha aumentado su complejidad y ha dado origen a las formas mas simples de lo que en ciencia puede llamarse vida. Una nueva idea de “metabolismo primero” comienza a considerarse. Nos invitan a observar un ciclo primitivo de metabolismo. Un ciclo de reacciones cuya actividad replica sus constituyentes lo que hace propagar de manera auto-catalítica el ciclo en si. De ser cierta la idea, la aparición de la vida es solo un efecto secundario de esta replicación de fenómenos termodinámicos.

La cadena de preguntas que constituyen la ciencia ha ido concentrándose en preguntas por el origen. Del sol, de la tierra, del universo, de la vida. Esta última se ha manifestado por su persistencia y colonización de todos los nichos del planeta. Sabemos de la gran brecha entre lo inorgánico y lo vital. Investigar sobre como lo uno ha dado lugar a lo otro es una doble cadena causal con dos gallinas y dos huevos en la que debemos determinar cual fue el primero y como se sucedió lo que conocemos. Proteínas y ácidos nucleicos son mega-moléculas cuyos constituyentes son moléculas mas pequeñas cuya síntesis debe estar supervisada por proteínas y ácidos nucleicos. Es el clásico problema de emergencia de lo novel que nos cautiva y nos causa perplejidad. Las disciplinas son la termodinámica y la bioquímica celular. El escenario de análisis es el mundo abiótico donde esas reacciones primeras debieron sucederse por necesidad y no por casualidad.

Este tipo de angustia y de vidas que vigilan el universo es lo que dio lugar a la Universidad que algunos comenzamos a vislumbrar como un fenómeno del pasado en el pronto futuro. Pero en el presente que nos corresponde, es la institución a la que hemos dedicado la vida. Es la comunidad de hombres con ese tipo de preguntas los que convocan a jóvenes para la replicación de este modo de vida que vigila al universo. Creer en esto explica nuestra dedicación y nuestro alejamiento.

En mi país, la idea de universidad se centra en los medios y no en los fines. Esos que hacen gala de autoridad, de liderazgo, de dirigencia centran su angustia en elecciones, autonomía, cargos, presupuestos, gastos, prebendas, sinecura. Cuando la ineficiencia y la escasez de recursos se manifiestan en la revolución que replica su fracaso se cerca a la Universidad pública y a todos nos toca su defensa. Peor que esto, han sido los casos de Jaime Requena en Idea, de Claudio Mendoza y María García en el IVIC, de Edilio Peña y otros escritores que denuncian el jurado castrista del Rómulo Gallegos y la imposición de usurpadoras en el vicerrectorado académico de la ULA.

Todos estos casos asfixian la vida de la comunidad de hombres que vigilan el universo y de sus aprendices. Hoy lo hacen golpeando a los medios que hacen posible esa vida. Y lo hacen desde adentro. Con colegas que antepusieron a esta vida de vigilantes del universo por lo que siempre quisieron llegar a ser. Comisarios políticos de un milico con discurso falaz de una revolución que nada logra. Comisarios políticos que se prestan a vigilar, sapear y reprimir la vida de los que vigilan el Universo. A todos ellos, que les conocemos por nombre y apellido les alcanza mi repudio y el de la comunidad de pares. Conforman el brete cultural, científico y tecnológico de este movimiento de fracasados que viejos y sin honor quieren poner el sello a lo que es cultura, ciencia o universidad. No estarán en las marchas de esta semana. Padecen de cambio de vigilia.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba