Opinión Nacional

Carlo Caputo

El próximo miércoles 15 de julio, el Doctor Carlo Caputo se incorpora a la Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales (Acfmn) de Venezuela y pasa a ocupar el sillón VIII. Como es costumbre, durante el acto solemne en el Palacio de las Academias, a las 4 pm se harán las semblanzas del nuevo académico y del general Rafael Alfonzo Ravard, quien deja su espacio y pasa a ser parte de la historia institucional. A pesar de que ellos dos pertenecieron a esferas muy distantes ¬uno gerencia y el otro investigador científico¬ y se desempeñaron en campos profesionales disímiles, ambos comparten esa faceta que distingue a los constructores de patria: fueron pioneros, creadores e innovadores.

Carlo Caputo es una de las figuras científicas más representativas de la Venezuela contemporánea. Dio inicio a los estudios experimentales de fisiología muscular en el país y sus investigaciones lo catapultaron a ser un experto de categoría mundial, en el complejo fenómeno del acoplamiento de la excitación nerviosa con la contracción muscular.

Carlo Caputo nació en Casoria, ahora un suburbio de Nápoles y pasó sus primeros 18 años en Nápoles, donde estudio bachillerato.

En 1950, su padre emigró a Venezuela, en busca de fortuna para él y mejores oportunidades para su familia. Entonces nuestro país era tierra promisoria que atraía talento. En Caracas, Carlo entra en la escuela de Biología, entonces en la Facultad de Ingeniería de la Universidad Central de Venezuela y se gradúa en la primera promoción de su Facultad de Ciencias, la cual venía de ser creada en 1958 por el Rector Magnífico de nuestra Prima Alma Mater, el Profesor Francisco de Venanzi.

Sus primeros contactos con los mesones de laboratorio los dio de la mano del Profesor José Vicente Scorza, quien le introdujo al mundo de la microscopía y la histología del tejido muscular en las aulas del Liceo América. De allí pasó al laboratorio de Luis Carbonell, para terminar su tesis de licenciatura bajo la tutoría de Raimundo Villegas en el Centro de Biofísica del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC). Después de medio siglo de actividad, hoy sigue trabajando en Los Altos de Pipe, donde es el Titular del Laboratorio de Fisiología Muscular.

Carlo Caputo ha dirigido casi dos docenas de tesis de Licenciatura, Maestría y Doctorado. Es Investigador de Nivel IV del Programa de Promoción del Investigador (PPI) y, junto a 5 capítulos de libros ha escrito más de 75 trabajos originales de investigación publicados en las mejores revistas especializadas. En el año 1987 fue galardonado con el Premio Polar. Todo ello, junto a numerosos reconocimientos internacionales, lo lleva a ser un hombre de ciencia de calidad mundial.

Carlo Caputo ha sido, es y será un hombre de laboratorio y de experimentos. No obstante, a través de los años ha tenido su cuota de compromisos administrativos; fue Decano de Estudios del IVIC y Secretario Ejecutivo de la Asociación Venezolana para el Avance de la Ciencia (AsoVAC). Pero, la verdad sea dicha, la administración ni como pasatiempo le atrae. Y si bien no es un hombre de acción política, sabe expresar con vehemencia sus convicciones, las cuales no oculta ni disfraza. Más que la honra que le da a la Acfmn tener a Carlo Caputo como uno de sus Miembros Titulares, verdaderamente es Venezuela la que ha salido ganadora con su desempeño. Carlo Caputo escogió voluntariamente a nuestro país como su única patria y, para atestiguarlo además de sus descubrimientos «made in Venezuela», sólo tenemos que ver a su esposa Erika y sus hijos e hijas, criollos de pura cepa.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar