Opinión Nacional

Carlos Andrés Pérez

Carlos Andrés Pérez es posiblemente el Presidente de la República de la era democrática más controversial y polémico, no obstante haber ascendido al poder por una abrumadora mayoría de votos y haber salido del mismo, con absoluto respeto a las reglas de la democracia que él había  contribuido a  crear, con la firme convicción de que era el sistema político que podía sacar al país del subdesarrollo, pero que fue manipulado por factores de poder de la antipolítica que se confabularon para sacarlo de Miraflores.

    Fue controversial y polémico no sólo porque le correspondió ser y actuar como el Ministro de Policía en una época  de violencia política protagonizada por su gobierno y  el Partico Comunista de Venezuela y el Movimiento de Izquierda revolucionaria con claros objetivos de derrocamiento del régimen del cual  era alto funcionario, sino desde la época en que ejercía como Secretario Privado de Rómulo Betancourt, lo que congratulaba a algunos, pero creaba resquemores en otros que lo veían ejercer también como operador político muy eficiente al lado del jefe máximo de Acción democrática, lo que quedaría demostrado una vez que fue promovido por Betancourt como candidato presidencial.

    Antes el Presidente Rómulo Betancourt lo nombró Viceministro de Relaciones Interiores y posteriormente ministro, el período más controversial de su carrera política, porque  sin dudas que hubo excesos policiales, que podían responder o no proporcionalmente a la violencia de los grupos armados de la guerrilla, pero que lo señalaban como el Ministro Policía responsable de la represión contra sus opositores. Con el tiempo este período lo juzgarán los historiadores con mayor objetividad y rigor analítico.

    Una vez electo Presidente de la Republica en 1973 se conocieron otras cualidades de Carlos Andrés Pérez que sorprendieron a muchos de sus antiguos adversarios. Ningún gesto de odio o rencor contra quienes trataron de derrocarlo. Antes de asumir la Presidencia, aprovechando la visita a Venezuela de Presidente Chocescou de Rumanía, se entrevistó con él para pedirle que abogara ante el gobierno de Corea de Norte por la libertad de Alí Lameda, poeta de militancia comunista, injustamente detenido en ese país, donde purgó 7 años de secuestro y trabajos forzados en campos de concentración. Cuando asumió la Jefatura del Estado, en 1974, y se reunía en Caracas la Conferencia del Mar, el Embajador de Corea del Norte en Cuba, por intermedio del  Embajador cubano y el Canciller Aristeguieta Granko, le hizo saber al Presidente Pérez el interés de su país en establecer relaciones diplomáticas con Venezuela. CAP condicionó el establecimiento de esas relaciones a la libertad de Alí Lameda. La versión es muy larga, pero me limito a decir, que así se lo informó el Presidente de Rumanía a Alí y asi me lo contó mi paisano y amigo en múltiples visitas que hizo a mi apartamento en Caracas.  

    Esta gestión del Presidente Pérez, quien no conocía a Alí Lameda, pero sabía de las múltiples gestiones que hacía el PCV y algunos amigos y familiares de Alí,  se produjo a los pocos días o meses de su gobierno. Esta breve relación de un hecho conocido por mí por razones amistosas con Alí, sólo tiene como objeto ratificar el talante democrático de un Presiente que muere en el exilio, perseguido por quienes él trató con respeto después de dos alzamientos militares dirigidos a derrocarlo, como igualmente trató a los guerrilleros que se acogieron a paz democrática impulsada por el Presidente Rafael Caldera, y no para exculparlo de sus errores  en otros aspectos en la conducción de la administración pública.

    Carlos Andrés Pérez fue el Presidente que después de una larga experiencia hizo los mayores esfuerzos para modernizar el país en lo político,  en lo económico y social, pero al confiarse en su carisma y prestigio personal y no explicar con humildad siquiera a su propio partido los objetivos de su proyecto,  lo enfrentó a factores muy poderosos de la antipolítica y  de grandes intereses generados al amparo del proteccionismo del Estado. El país rechazó su proyecto que posteriormente   han puesto práctica la mayoría de los países de América Latina que les ha permitido progresar paulatinamente y caminan hacia la superación del subdesarrollo. Dio comienzo a la descentralización política al impulsar la Ley para elegir a gobernadores y alcaldes, nacionalizó el petróleo y el hierro, creó  la Fundación Mariscal de Ayacucho   y envió a centenares de miles de jóvenes a estudiar en las mejores universidades del mundo. En los últimos 3 años de su gobierno la economía creció un promedio de 9% anual, sólo comparable con el crecimiento de China después de la reformas introducidas por Den Ciao Ping. Fue respetuoso de la independencia de los Poderes Públicos e incluso contribuyó a su elección, sin pensar que la mayoría de sus integrantes se sumaría al coro de la antipolítica, hasta decidir su enjuiciamiento y destitución.

    Y aunque fue un líder latinoamericano sin chequera petrolera, en algunos aspectos descuidó la marcha de la política interior y fue permisivo con algunos hechos de corrupción que contribuyeron a  sumar voluntades en su contra, al extremo de considerar que el apoyo a la Presidenta Violeta Chamorro, electa democráticamente, constituía un delito de malversación de fondos por 17 millones de dólares. Si esta hubiera sido una decisión legal, Hugo Chávez que ha despilfarrado miles de millones de dólares ha debido haber sido juzgado y sentenciado hace años. Pero la decisión fue política y funcionó porque los Poderes Públicos fueron manipulados por el CEN de Acción Democrática, los llamados Notables y algunos influyentes medios de comunicación. Carlos Andrés Pérez no controlaba esos Poderes, lo que Hugo Chávez si logró paulatina y antidemocráticamente desde  el comienzo de su mandato.

    Para sorpresa de muchos Carlos Andrés Pérez muere en el peor momento de Hugo Chávez, porque resulta inevitable comparar una y otra administración, y el Comandante Presidente queda al desnudo. Las estadísticas revelan que hoy hay más corrupción, registrada incluso por organismos internacionales, más inseguridad de bienes y personas por un hampa desbordada, más desempleo, más hospitales sin insumos médicos, menos libertad de expresión también denunciada mundialmente, más universidades sin presupuesto justo,  mayor costo de la vida, mayor importación de alimentos y un aparato productivo arruinado,  menos industrias, dos millones de déficit de viviendas, y para terminar, presos y exiliados políticos;  y toda esta catástrofe impulsada  por las políticas del chavismo con el mayor precio del barril de petróleo de toda nuestra historia.

Fundado hace 23 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar