Opinión Nacional

Carlos V

EN EL 450º ANIVERSARIO DE LA MUERTE DE
CARLOS V

“Temiendo tu valor, tu ardiente espada,
sublime Carlos V, el bárbaro africano,
y el bravo horror de ímpetu otomano
la altiva frente humilla quebrantada.”
Fernando de Herrera. A Carlos V Emperador

LA VOZ DEL EMPERADOR

Entre los aspectos positivos de la personalidad de Carlos V se citan la religiosidad, su amor a la justicia, su gusto por los negocios de Estado, al tiempo que se enfatiza el gesto de su abdicación de Bruselas, un adiós al poder que revela su “épica grandeza”, para concluir con la halagadora constatación de su “sentido ético de la existencia” como principal elemento de definición. Entre los defectos se mencionan la sequedad de su trato, su tendencia a olvidar las recompensas merecidas por sus servidores o su afición a la guerra y su ansia de protagonismo militar. Finalmente se reseñan su inclinación a las mujeres y su apego a los relojes y los mapas, mientras sus gustos artísticos se ejemplifican en su amor a la música y en su conocida estima por Tiziano.

Carlos I de España y V de Alemania nace en Prisenhod (Gante), el 24 de febrero de 1500. Hijo de Felipe el Hermoso, de la casa de Habsburgo, y de Juana la Loca, de la casa de Trastamara. Hereda de Maximiliano I, su abuelo paterno, los territorios del archiducado de Austria, de Fernando el Católico, su abuelo materno, los reinos y posesiones de la Corona de Aragón, y de Isabel la Católica, su abuela materna, Castilla y todas sus posesiones. Rey de España en 1516 y emperador de Alemania en 1519. Era el rey más poderoso de su tiempo, con dominios en Europa, África y América, pudiendo decir que no se ponía el sol en su Imperio.

Su reinado consagra la idea del Estado nacional renacentista, a la que Carlos V añade la idea imperial europea, de restauración de un Imperio cristiano regido temporalmente, a la que se oponen Francisco I de Francia, el Papa y el espíritu nacionalista de la época, contrario al Imperio medieval pretendido por Carlos V. Su sueño de dominación universal le obligó a luchar contra Francisco I en cuatro guerras, logrando vencer al monarca francés en Pavía y obligándole a firmar el Tratado de Madrid (1526). También peleó contra Solimán II, sultán de los otomanos, y contra los luteranos de Alemania. Detiene el avance hacia Viena de los turcos, a quienes conquista Túnez y La Goleta. Con los protestantes firma la paz de Nuremberg (1532) y Mühlberg (1547), pero en 1548 concede un estatuto de igualdad de derechos entre católicos y protestantes.

No supo hacerse querer por sus súbditos de España, a quienes agobiaba con sus excesivos impuestos originados por su ambiciosa política exterior, y a los que desagradaba sobremanera la corte flamenca que introdujo en el país. A principios de su reinado estalló la sublevación de las Comunidades que termina ahogada en sangre. Los comuneros fueron derrotados en la famosa batalla de Villalar (1521), siendo condenados inmediatamente a muerte y ejecutados sus jefes Padilla, Bravo y Maldonado. Igualmente las tropas del rey derrotaron el movimiento de las Germanías de Valencia y Mallorca, en 1521 y 1523 respectivamente.

No pudiendo, a pesar de su autoridad y su gran energía realizar completamente sus proyectos ambiciosos, y cansado del poder, abdicó en 1556 y se retiró al monasterio de Yuste (Cáceres), donde murió el 21 de septiembre de 1558. El retiro de Carlos V, y sobre todo sus funerales, a los que, según una tradición reconocida hoy por falsa, quiso asistir en vida, han sido objeto de frecuentes alusiones. Le sucede en España su hijo Felipe II, en Alemania su hermano Fernando I. La idea imperial de Carlos V muere con él, pero sus sucesores en España pretenden continuar siendo el brazo armado de la Iglesia y de todos los reinos católicos frente al protestantismo.

El siglo XVI es el siglo de la historia americana e imperial más fecundo y nutrido de los tres siglos de poderío territorial de los españoles en el mundo. En este siglo se perfila de un modo claro el mapa de los dominios españoles y se definen las rutas de expansión. En realidad, en 1517 comienza la ola de las exploraciones americanas fructíferas, Grijalva, hombre de Cuéllar, como Diego Velázquez, es el verdadero descubridor de México, llegando mucho más allá de donde luego Cortés fundara la villa rica de la Vera Cruz. El año 1519 es el jalón inicial de la conquista de México, llevada con pericia singular, tacto, y valor no igualado sino por Pizarro, por Hernán Cortés. En la misma fecha se iniciaba el crucero que había de ser inmortal, dirigido por Magallanes y en cuyo curso había de descubrirse la comunicación entre los dos “mares” –el del Sur y el Atlántico-, las islas Filipinas, islas e islotes oceánicos, comprobándose además de un modo práctico la esfericidad terrestre.

A partir de entonces ya se sabe en la Casa de Contratación de Sevilla –y por lo tanto el Consejo de Indias, el rey y los organismos solventes de España- cuáles son las fronteras geográficas del mundo que comenzaba a señorearse. En 1526 se lanza la expedición que tenía por objeto completar el dominio colonial de España con la Florida.

La Edad de Oro (lo de siglo suele resultar poco exacto) de las letras españolas comienza en la época de Carlos V, emperador que cuenta entre sus más heroicos capitanes con Garcilaso de la Vega, que ante su vista cayó herido peleando en la campaña de Provenza, y que fue considerado tanto por Cervantes como por Lope de Vega, el primero de los poetas castellanos.

El reinado de Carlos V podría resumirse en esta frase: El gran legado de Carlos V fue la unidad de Europa y España con una influencia muy significativa en la confección de la política imperial. Y como dijo el poeta: “Alce España los arcos en memoria / y en colosos a una y otra parte / despojos y coronas de victoria, / que ya en la tierra y mar no queda parte, / que no sea trofeo de tu gloria, / ni le resta más honra al fiero Marte”.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba