Opinión Nacional

Carta abierta a Nicolás Maduro

IN MEMORIAN

Hugo Chávez, su antecesor, no fue un personaje fácil y sigue siendo, tras su tortuosa y prematura muerte, igual de complejo.

Quiso Dios que “El Comandante”, por su expresa voluntad, se convirtiera en paradigma viviente de las contradicciones y de los nuevos tiempos que campean por los fueros de la República, hoy constitucionalmente Bolivariana, de Venezuela.

Desde mi sencillo punto de vista, nunca entendí claramente cómo alguien tan apegado a los procesos conductuales más emblemáticos del capitalismo y el liberalismo, pudo vendernos su muy particular visión cosmogónica del “Socialismo del Siglo XXI”, que además nunca logró imponer con la contundencia con que se expresaba en otras facetas de su agitada vida y que –como corolario de rimbombo- no practicó en lo personal, ni en sus relaciones más trascendentes como Jefe de Estado.

Pero el presidente Chávez murió y con él partió esa visión tremendamente personal (por ello difícilmente trasladable) que tenía de Venezuela, la gente, la política y el mundo.

Por simples razones de solidaridad humana (y desconocimiento de lo que ocurrió en el Cimeq cubano) quiero pensar que murió como un ser humano normal de los que existimos cerca de siete mil millones en el mundo: rodeado de atenciones y el cariño de su familia y amigos.

Pero antes de eso, en cadena de radio y televisión le pidió a sus seguidores –los de él- que votaran por usted para hacerlo Presidente.

EL SIGLO XXI

No es mi función de hoy, tampoco mi intención, opinar sobre los pormenores de su elección, las particularidades de su origen, su procedencia familiar, educación o lo que hizo antes de llegar a la Primera Magistratura de la República.

Simplemente creo que un Estado moderno y serio, como de seguro es y debe ser la Venezuela Bolivariana, le ha exigido y usted satisfecho todos los requisitos de ley que obliga e impone la nación para ser el Presidente de todos los venezolanos. Así lo asumo y paso, para ganar.

En mi época de estudiante en el Liceo Andrés Bello, había una de tantas frases lapidarias que rezaba que Venezuela entró tarde al siglo veinte debido, entre otras razones, al dominio hegemónico y tiránico de Juan Vicente Gómez sobre el país, sus instituciones, sus factores de poder y su gente.

Una vez fallecido, a Gómez le sucedió el General Eleazar López Contreras, su Ministro de Guerra y Marina, también recomendado por el Benemérito como digno (y único posible) delfín de sí mismo.

Nada, por supuesto, hacía pensar a la embarrancada y estática clase política, militar, económica y civil de entonces –y al supuestamente adormilado país- que las cosas pudieran discurrir por fuera del camino que había previsto el gendarme con bigotes antes de morir.

Pero ocurrió: las cosas cambiaron. Y mucho. Pausadamente (con calma) y contenidamente (con cordura).

CALMA Y CORDURA

López Contreras se dio cuenta casi de inmediato que el camino impuesto su General Gómez no ajustaba bien en aquella Venezuela que quería –y merecía, según el criterio que expuso- destinos mejores, más brillantes que los vislumbrados por el antes todopoderoso hombre de Capacho.

Eleazar, presidente Maduro, vislumbró que tenía sólo dos posibilidades: o continuaba forzando una obra que pudo haber sido loable alguna vez y ya no lo era, o rectificaba el rumbo marcado por la obsolescencia real y evidente, en una audaz jugada política que le permitiera, a él mismo y a Venezuela, ingresar al nuevo siglo de pleno, quizás con paso tímido en un principio pero vigorosamente después.

Por esto último optó con meridiana claridad, ponderación, grandeza y –supongo- no pocas dudas.

Tal decisión le permitió no sólo ingresar con nombre propio a la historia de Venezuela sino que dio a esta tierra un impulso civilizador, un nuevo y vital aliento que nos ha permitido llegar hasta aquí.

Estamos ahora, de nuevo, en un momento donde es necesaria –para la paz y el futuro de la nación- la participación de un hombre providencial que mire más allá de sí mismo y entienda el futuro.

ES SU TURNO, PRESIDENTE.

No creo casual que esté usted allí, en la Presidencia de la República, ahora.

Por eso no perderé el tiempo, como dije antes, en preguntarme sobre su competencia para ejercer el más alto cargo institucional del País.

Demos por sentado que tiene los méritos y los votos. Punto y aparte.

Ocurre entonces que Dios y la historia lo han colocado a usted, en pleno siglo veintiuno, en el mismo lugar, con similares diatribas y dificultades –tal vez peores, ahora, por el grado de desarrollo de los tiempos- y casi noventa años más tarde, con las que recibió a López Contreras en los albores del siglo veinte: continuar con una obra que tal vez (las ejecutorias y resultados no son halagadores) tuvo su justificación en un momento histórico o, en contrario, divisar un nuevo horizonte de libertad plena, de paz, progreso y estabilidad para la patria que aún se nos debe a todos, como incluso desde el seno de su propio partido se dice cada vez más fuerte, cada vez más seguido.

Interprete la Historia, Presidente. Sacuda los yugos a los que está sometido por su alto cargo –usted sabe cómo- y mire a su alrededor. Llénese de realidad. Mire al pueblo, a todo el pueblo. Y al País.

Observe cual es el destino que tienen y han tenido todos, sin excepciones, los países que adoptaron el modelo socialista radical de gobierno, del estilo y forma como se trató de imponer en Venezuela y que cada vez más personas abandonan a la luz de los pobres resultados obtenidos y del déficit de felicidad que ha logrado.

Todos sabemos, es un clamor nacional, que se ha llegado a un punto de no retorno.

Usted como nadie debe estar preocupado por el difícil y dramático devenir que toma la economía; los índices de pobreza y criminalidad.

La sustentabilidad operativa de la República y los muy menguados resultados en salud, alimentación, infraestructura, vivienda y educación son cada vez más precarios.

En algún momento entre hoy y un futuro cercano, tal vez cuando le corresponda entregar su cargo, el sistema implosionará. Pareciera una verdad incuestionable. Habrá fuerzas populares, aún de su propio partido como ya ocurre, que en algún momento emergerán y le indicarán, ojalá que por las buenas, que ya no hay más allá.

¿Por qué empeñarse en llegar a eso, si ya todos saben que el sistema que le ha tocado defender en nombre de otros, simplemente no funciona?

Pase a la historia, Presidente Maduro, brillando con luz propia.

Si en éste momento la mitad de la población supuestamente lo quiere pero resiente las dificultades inocultables y la otra mitad lo adversa de forma militante, haga como el General López Contreras y una a la República Bolivariana de Venezuela en torno a usted.

Permita que de su mano lleguen la Libertad, la Democracia y la convivencia sana y de progreso para todos los venezolanos.

Para todos los venezolanos, eso sí.

¡Cambie el rumbo, Presidente. Es su oportunidad histórica!

 

@CarmeloCasale

 

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba