Opinión Nacional

Carta de Diego Arria

Niños inocentes de la maldad que cometen sus padres que como buenos malandros no les importa enseñarles como se saquea y roba lo ajeno.

Culpo nuevamente- y solo- al teniente coronel Hugo Chávez Frías- por dar
ordenes perversas de enseñar a niños venezolanos inocentes las ventajas de
saquear robar y abusar. Y de odiar sin causa.

El jefe del Estado está dando otra vez una cátedra de malandrería fuera de
exhibir el odio que siente por mí y mi esposa y mi familia propietarios de La Carolina.

La verdad es que me apena mucho por su hija inocente- de edad similar a mis
hijitas Manuela y Camila- que vean la hipocresía la maldad y la perversidad
de su progenitor que en un acto de cobardía se regocija tirando a la calle a
trabajadores venezolanos. Para tirar en una piscina a inocentes criaturas y
sentirse generoso con el pueblo -que verán es la principal víctima de este
régimen grosero militarizado y unipersonal
El teniente coronel una vez más demuestra su falsedad. El mundo entero sabe ya como vive el su familia, sus jerarcas, sus asociados y sus chaviburgueses. Todos eran pobres y como ahora son muy ricos deberían saber lo que es ser pobre y no usarlos para meterlos en una piscina y enseñarlos y a ser ladrones de lo ajeno. Se habrán enriquecido pero son de una pobreza de espíritu de dignidad lamentable y condenable.

La capillita de la finca tiene el nombre de mi difunta hija Carolina. Espero no se hayan robado las imágenes como se han ya robado nuestra ropa, mobiliario, cuadros, fotos y recuerdos familiares. Ya se robaron cuatro caballos y parece comienzan a regalar las vacas y caballos de paso. Ya terminaron de saquear la Bodeguita.

Es verdad Señor Teniente Coronel Chavez Frias que para recuperar nuestra
propiedad y los trabajos de nuestro personal hay que tumbarle. No tengo dudas que los ciudadanos de este país le cobraran su alevosa y cobarde acción. Tiene a miles de madres llorando en toda Venezuela por haberle usted despojado de sus bienes y de hacerles perder su trabajo.

Hay hombres que crecen en el poder y otros que se inflan. Usted, por supuesto, pertenece a esta última clase. Se ceba en el poder.

Su capacidad de odio es solo comparable a su cobardia. Dios quiera que sus hijos crezcan como los míos sin odios sin resentimientos sin complejos-y que en nada se parezcan a usted; convertido en el anti modelo del venezolano, del padre, del marido, del hijo, del hermano, del amigo y, por supuesto, del patriota.

Diego, Maria Eugenia, Karina, Camila y Manuela Arria Maury
Propietarios de la Hacienda La Carolina

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba