Opinión Nacional

Carta de Renuncia de Armando Córdova al BCV

Caracas, 23 de junio de 2005

 
Doctor
Gastón Parra Luzardo
Presidente del (%=Link(«http://www.bcv.gov.ve»,»Banco Central de Venezuela»)%)
Ciudad.-

 
En comunicación Nº 00091 del 15 de mayo de 2005 me anunció usted, que el Directorio del Banco Central de Venezuela había acogido favorablemente su decisión de designarme Miembro del Consejo Editorial de la Revista del B.C.V.

 
Acepté esa designación, a pesar de mi limitada disponibilidad, por dos razones. La primera por considerarla como una ratificación del vínculo de amistad y confianza que me ha unido por muchos años, tanto a usted, como a buena parte de los miembros del Directorio. La segunda, porque me ofrecía la oportunidad de aprovechar esa relación directa con el B.C.V., para, participar activamente en la defensa de la posición que mantengo en relación a la controversia en torno a la existencia o no de un Excedente en el monto de las reservas Internacionales, susceptible de ser utilizado de ser utilizado por el gobierno para el financiamiento de sus políticas públicas, aspecto que considero de muy alta peligrosidad para la estabilidad económica presente y futura del país.

 
Como es de su conocimiento, mi posición al respecto, compartida por el restos de los miembros de la ANCE, de la cual formo parte, al igual que varios de los miembros del directorio del Banco, ha sido la de que la administración y resguardo de esas reservas son competencia exclusiva del B.C.V. según normas establecidas, razón de constituir el respaldo al valor monetario nacional.

 
La aprobación en primera discusión de la Ley de Reforma Parcial del BCV en la que, de manera prepotente, una asamblea desconocedora del significado y las implicaciones de su decisión, resolvió de facto la cuestión y cerró definitivamente la posibilidad de discutir analíticamente el tema. Es mi opinión que, una vez consolidada esa decisión con su aprobación en segunda discusión, el Banco Central de Venezuela, dejará de ser el organismo concebido por sus fundadores como institución que en el cumplimiento de sus establecidas funciones de vigilancia, control y regulación debía ser considerada de por el gobierno como un aliado consciente y responsable y no como un instrumento que obedezca siempre sin análisis ni réplica como pretende en los actuales momentos el poder ejecutivo con el apoyo del legislativo y del judicial.

 
La mencionada reforma de la ley del BCV, significa, pués, el fin de nuestro Banco Central para profundizar   el proceso de configuración de otro organismo dispuesto a aceptar acríticamente órdenes  superiores que ya venían conformándose en la administración anterior a la suya.

 
Estoy en desacuerdo con esa nueva concepción del B.C.V. porque, además de ilegítima, coloca el destino de la economía nacional prácticamente inapelables del Ejecutivo con injustificable menosprecio de otras calificadas opiniones, comenzando por las de los integrantes del actual directorio del B.C.V. quienes reiteradamente han manifestado su desacuerdo con la referida visión gubernamental.

 
Sobre la base de esos argumentos, señor Presidente, me permito presentar a usted mi renuncia a la condición de miembro del Consejo Editorial de la Revista del B.C.V.

 
 
Muy atentamente,

 
 
 
Armando Córdova

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba