Opinión Nacional

Carta del ex general Fernando Ochoa Antich al Jefe del Estado

Carta del ex general Fernando Ochoa Antich al Jefe del Estado

Señor Teniente Coronel Hugo Chávez Frías

Usted, de manera cobarde, trató en la rueda de prensa realizada en Pdvsa, de
ofender, de nuevo, mi honor militar. Digo cobarde, porque utilizar el poder que
le da su alta investidura de Presidente de la República para descalificar a sus
adversarios políticos, en vez de debatir como corresponde sus puntos de vista,
es contrario a la ética y a los valores militares.

Como le dije en mi anterior carta, nunca me he considerado ni mejor ni peor oficial
que mis compañeros de promoción, pero usted muy bien conoce que nunca fui el
último de la Promoción Ambrosio Plaza y que si ciertamente ascendí a coronel
en un orden de mérito distinto al tradicional, puesto que había ocupado durante
mi carrera militar se debió a problemas de orden personal con el Ministro de
la Defensa de ese momento.

Usted trató, por segunda vez, de insinuar que yo había sido designado ministro
de la Defensa sin ningún mérito. Sólo deseo recordarle que después de ascender
a general de brigada por recomendación del general de división José Antonio Olavaria,
Comandante General del Ejército, fui comandante de la Segunda Brigada en Infantería
en el estado Zulia, así como jefe del Estado Mayor de la Primera División de
Infantería, en ese mismo estado, durante los complejos acontecimientos que se
vivieron en Venezuela por la presencia de la corbeta Caldas en el Golfo de Venezuela.

Luego de ascender a general de División, fui designado comandante de esa misma
Primera División y me tocó vivir los acontecimientos del 27 de febrero, controlando
los desórdenes públicos sin consecuencia para la ciudadanía. Posteriormente me
desempeñé como comandante de la Tercera División de Infantería y, más tarde,
como Inspector General del Ejército. También le recuerdo que mi designación como
ministro de la Defensa, fue considerado por la opinión pública como una rectificación
ética del gobierno de ese entonces. Además, fui designado ministro de Relaciones
Exteriores por la firmeza que tuve en el desempeño de mi anterior cargo en los
asuntos relacionados con Colombia, manteniendo esas funciones durante el gobierno
del doctor Ramón J. Velásquez Si tiene mala memoria sencillamente lea la prensa
de esos días.

Por segunda vez me veo en la obligación de analizar su hoja de servicio. Usted
fue un oficial que se dedicó toda su carrera a preparar una conspiración, olvidando
su juramento de soldado y traicionando la confianza de sus superiores, sólo para
satisfacer sus ambiciones personales. Además, usted fue reprobado en dos asignaturas
en el curso de Estado Mayor ascendiendo por esa razón a Teniente Coronel en los
últimos puestos de su promoción, sólo después de la intervención directa del
presidente Carlos Andrés Pérez, ya que usted no había sido puesto para ascenso.

Los venezolanos también conocemos su lamentable actuación militar el 4 de febrero.

Su falta de valor personal comprometió las acciones militares de los oficiales
insurrectos al permanecer inactivo al mando de un batallón de paracaidistas fuertemente
armados mientras sus subalternos combatían a las puertas de Miraflores. Usted
se jacta de ser un verdadero comandante en jefe ¿puede desempeñar con idoneidad
esas funciones quien ha dado muestras de tan pocos valores militares? Tenga usted
la seguridad que la sangre de los jóvenes venezolanos que murieron injusta e
innecesariamente el 4 de febrero y el 27 de noviembre caerá sobre su conciencia.

Esos lamentables hechos de violencia no tienen justificación, más aun cuando
su gobierno reedita los mismos vicios del pasado.

Usted está equivocado. Las razones del descontento que existe en las Fuerzas
Armadas se deben a su irresponsable política militar. Sus miembros han comenzado
a entender que usted está tratando de debilitar su profesionalismo con el objeto
de comprometer a nuestra institución en su proyecto político personal, el cual
sólo ha traído desprestigio y división en nuestras filas. ¿Puede usted explicarle
a los venezolanos qué significa la frase que pronunció en el Seminario de la
Guardia Nacional cuando dijo «ningún oficial podrá evadir la revolución» insinuando
después que quien lo hiciera tenía que irse del país? ¿Significa ese concepto
que los oficiales que no compartimos sus ideas fidelistas tenemos que irnos de
Venezuela? Lamento decepcionarlo. Los militares venezolanos no nos doblegamos
fácilmente. Le recuerdo Tcnel. Hugo Chávez, que los deberes del Presidente de
la República están establecidos en la Constitución Nacional y leyes de la Repúbllica.

Las Fuerzas Armadas sólo tienen la obligación de obedecerle mientras su conducta
respete esos principios, entre los cuales resalta la orientación democrática
del gobierno de Venezuela y su sentido pluralista.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba