Opinión Nacional

Cenáculo de conspiración

En una quinta del este caraqueño iban entrando algunos personajes conocidos, no usaban disfraces, ni se percataban que Miguel, el de las verdades, los estaba vigilando, cuando se comía unos pastelitos en la panadería de el frente, claro Miguel estaba haciendo su particular periodismo.

Durante casi dos horas estuvieron llegando vehículos rústicos lujosos y otros no tan lujosos, todos los personajes que desfilaban al compromiso estaban identificados como golpistas, terroristas, vendepatrias y cualquier otro epíteto de esos que lanza el comandante. Miguel ya estaba muy lleno, pero 35 pasteles y 5 litros de chicha bien valían la pena por saber quienes iban al cenáculo desestabilizador.

Dentro de la casa, un mesonero con guantes blancos repartía algunos entremeses, mientras se iban acomodando uno a uno alrededor de una mesa redonda. Lo que no sabían estos terroristas del siglo XXI, apertrechados de “Armani” y olorosos a “Ho Hang”, era que ya estaban infiltrados, pues en el centro de la mesa habían dos miembros del G2 cubano disfrazados de florero, altamente entrenados para estar en espacios confinados; uno de ellos estaba molesto porque le tocó anotar en una libretita toda la información y no entendía por qué lo habían mandado a esa misión sin una grabadora, pues Luís Velásquez apenas le había dado uno de sus lapiceros. El otro si estaba contento porque las únicas fotos que hacía eran las de las rodillas de María Corina.

La primera en tomar la palabra fue la elegante dama:

-Bueno, definimos al candidato único y luego nos retiramos.

Todavía seguía llegando gente y William Ojeda intervino:

-Yo creo que antes de continuar con esta reunión deberíamos cerrar la puerta porque está entrando mucha gente, se supone que esta era una reunión secreta.

Teodoro dijo:

-Eso es verdad, pero no se preocupe muchacho aquí tenemos que estar sin miedo, podemos proseguir, por eso quiero aclarar eso de que nos vamos a retirar, porque entonces ¿Para qué hacer las benditas primarias si a la final no vamos para el baile?-

-Mire señor usted me tiene me tiene muy caliente desde que nos anda saboteando las primarias, yo creo que no debería opinar nada y no sé quien lo invitó, porque usted está rayado por andar tomándose fotos con Nixon allá en Mérida- le replicó María Corina.

En ese preciso momento vieron en el fondo, entre el tumulto de candidatos, a Lina Ron y Ledezma pegó un grito que espantó a todos, entonces detrás de la comandante salió Roberto Smith y dijo:

-No se alarmen, no saben cuanto me ha costado traerla para acá para que se convenza de que no somos ningunos borregos del Imperio y así acepte de una vez por toda ser ministra de mi gobierno-

María Corina tuvo un sobresalto:

-¿Y quién le dijo a usted que iba a ser presidente?, aquí el candidato único tiene que ser Julio Borges, pero lo estoy pensando, porque últimamente la juntita que tiene con Teodoro y con Manuel no me gusta nada y me lo tienen envenedado.

-Eso no se así María, yo estoy claro que tuve que viajar por todo este país para darme cuenta que aquí hay mucha pobreza y no me han ayudado ni Teodoro ni Manuel- le respondió Julio.

A partir de ese momento se prendió una discusión de todos contra todos, nadie entendía a nadie en medio de la algarabía, el agente cubano no sabía que anotar y pensó que al salir de allí mejor se escapaba para Miami porque ese trabajito no le gustaba mucho, a Miguel le dio una indigestión y pidió el baño prestado en la panadería. Finalizada la gallera de medio día y antes que los conspiradores dieran su rueda de prensa, ya el comandante tenía el informe, y dijo:

-La verdad es que a mi si ha ido mal como presidente, yo no se quienes son más incapaces, los que están contra mí o los que están en mi gobierno.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba