Opinión Nacional

Centrar el debate

Formo parte de aquellos que consideran que se debe aprovechar al máximo este año electoral. Lo primero es lo primero y ello debe expresarse en la formación de un agrupamiento contra el continuismo y la reelección de un régimen que se caracteriza por la autocracia y el militarismo. Un país no puede ser condenado a vivir de esta manera. Loa daños a la cultura democrática, a la convivencia nacional y al desarrollo económico social en libertad e igualdad, son enormes.. Si se toma en cuenta que el autócrata pregona que “él llegó para quedarse” burlándose de la comunidad democrática nacional e internacional podremos entender la gravedad de lo que acontece en Venezuela.

Es hora de una reflexión profunda y tener tolerancia a las diferentes maneras de enfrentar al régimen. Ojo: no dividir a la oposición a partir de que existen unos “duros” y otros “blandos”. Para quienes hemos cometido errores de esta naturaleza cuando la dictadura militar de Pérez Jiménez y luego tuvimos que corregirlos y entender que TODOS estábamos contra la dictadura. COPEI y URD se movían en el filo de la navaja y así lo entendimos. Al final TODOS coincidimos, después de muchos desencuentros y acciones equivocadas por ellos y por lo que nos encontrábamos en la clandestinidad en la necesidad de la unidad sobre la base de una plataforma política que recogía las principales exigencias del momento y de una expresión organizativa como la Junta Patriótica. Un solo centro de dirección y una sola política fue el comienzo del fin de la dictadura militar.

El autócrata y sus adlátares tienen ya su plan de campaña. Hacer perder por completo la confianza en el voto y mantener un esquema electoral, que lo muestra como invencible. Necesita borrar la poderosa abstención del 4 de diciembre. Enfila su campaña buscando escindir a quienes queremos elecciones limpias mediante un sistema electoral que las garantice. Acusar de agentes de Bush, de la CIA, del imperialismo, entre otras lindezas, a todos aquellos que no tememos enfrentar su arrogancia y su poder. Aparece, entonces, del lado opositor otro tipo de descalificación: los que queremos utilizar el año electoral e intentar conquistar exigencias que permitan buscar la derrota del autócrata en diciembre somos calificados de “ilusos” al pensar que el autócrata va a conceder facilidades electorales y ante una derrota “colocar la banda presidencial a un opositor victorioso” Estiman que debe decretarse desde ya la abstención porque ese es el mandato del 4 de diciembre. Puede haber otra lectura del 4D porque son varios aspectos, el mandato de las exigencias, de la lucha, por elecciones limpias y buscar la derrota de la autocracia. Esta perspectiva no debe agotarse en marzo, ni ponerle fecha para YA. Lo más difícil para una dirección política es determinar el MOMENTO. El 4D adquirió su poder cuando los que habían INSCRITO CANDIDFATOS ante la marejada humana abstencionista RETIRARSE.

Insistimos; lucha por exigencias aceptables hacia unas elecciones, creación de un centro de coordinación (llámese como se llame), escogencia de un candidato de máximo consenso y una propuesta alternativa que interprete a ka mayoría del país. Es un camino de lucha, no de pasividad. Respetamos las opiniones en contrario.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba