Opinión Nacional

Chávez caerá solito

Hay quienes opinan que debemos trabajar mucho para terminar con el poder de Chávez. Hay quienes no mueven una paja y no le preocupan los desmanes de este gobierno, pues asumen que los anteriores fueron iguales o peores. Hay quienes se levantan cada día para luchar genuinamente contra las barrabasadas que se comenten con lo poco que queda de nuestro país.

Este fin de semana, sólo en Caracas, murieron más de cuarenta personas. Salió barato pues el fin de semana anterior pasó de sesenta la cuenta de muertos por motivos violentos. Asumo que bajó la cifra pues mucha gente estaba fuera de la ciudad y no por que este gobierno encontrara un método para combatir la violencia que ellos mismos han generado. La violencia sostenida, terminará por hacer caer a Chávez.

Menos personas en Caracas, menos consumo de electricidad, nos salvamos de los apagones el fin de semana, que seguramente regresarán con todo durante esta semana. No quiero pensar en este problema cuando en el mes de noviembre, como todos los años, aumente el consumo eléctrico en la medida que se adentre la navidad, con sus festivas iluminaciones. Cientos de miles de arbolitos y luminosas guirnaldas, harán presión al sistema eléctrico para acercarlo a su colapso. Pueden tratar de engañarnos aduciendo que la culpa no es de ellos. La culpa es de este gobierno que no planificó el aumento de demanda y no hizo las inversiones necesarias para sostener el sistema. El dinero necesario lo regalaron a otros países o lo malversaron en planes sin sentido. Así rapidito nos colocaremos entre las naciones con mejor calidad de vida. Sigue soñando Giordani. La falta de energía eléctrica, enardece a este pueblo y tarde o temprano, va a cobrar esa cuenta pendiente. La falta de energía, acabará con este gobierno.

Mire a su alrededor y observe cuantas industrias han desaparecido. Zonas industriales en la Victoria, Maracay, Valencia, Paracotos, Charallave, Cúa y Guarenas hoy exhiben instalaciones vacías, abandonadas y allí quedaron esos puestos de trabajo que tanto necesitamos. Allí quedó la capacidad productiva de un país que ahora vive de las importaciones. Otro resbalón en el precio del petróleo y pasaremos hambre. Cada persona que lea estas letras tiene en su mente un ejemplo de esta destrucción paulatina. A este paso, seguirán cerrando industrias, por la falta de una política coherente de apoyo a los industriales y de fomento a la industria nacional. Las fabricas de mentiras, que producen tractores, carros iraníes, teléfonos vergatarios y otras tantas fantasías, son simples parapetos oficiales para hacernos creer que la estrategia de este gobierno es válida. Cuando se cierra una industria desaparecen también las compañías conexas que le prestan servicios a esa industria. La falta de capacidad industrial terminará con el empleo y acabará con Chávez.

La actividad agrícola y pecuaria cede ante el acoso de estos mandatarios, que en nombre de una revolución, acaban con fincas productivas para convertirlas en tierra de nadie. Ahora importamos arroz, caraotas, carne, azúcar, pollos y café. Me pueden estar contando durante una semana entera un cuento de vaqueros acerca del éxito de la revolución agraria y no me lo voy a creer. Lo único que creo es que me mienten pues si estuviéramos tan bien ¿para que importar los que antes producíamos? La destrucción del campo, acabará con Chávez.

La violencia, la falta de energía eléctrica, el agotamiento industrial y las mentiras acerca de la producción agrícola y pecuaria no se pueden esconder y terminarán acabando con este gobierno de ineptos.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba