Opinión Nacional

Chávez cuenta ya con 20 mil hombres en su milicia popular

• ES UN CONTROVERTIDO REASEGURO PARA SU GOBIERNO, QUE DENUNCIA INTENTOS DE GOLPE OPOSITORES.

Caracas – Noticias bolivarianas: a los militantes del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) les llegó el toque de diana. Y el salto de rana y el verde oliva. Los afiliados al partido de Hugo Chávez ya tienen el privilegio de ser, automáticamente con su ficha de afiliación, integrantes de las Milicias Bolivarianas, la quinta columna integrada por civiles armados y creada mediante la reforma a la Ley Orgánica de la Fuerza Armada Nacional (FAN) de 2009. Un reaseguro para un chavismo hoy en serios problemas políticos, económicos y sociales y que, al sumar ya 20.000 hombres, podría resultar clave en un momento en que se habla de malestar en los sectores militares tradicionales.

«Somos los primeros que vamos a salir a defender la revolución, porque nosotros, los militantes del PSUV, conformamos la vanguardia, que a la vez forma parte de las reservas de las FF.AA.», dijo a esta enviada Carlos Zerpa, delegado regional del partido por el estado Bolívar.

«Los sábados vamos a los batallones de reservas y allí, de 7 a 13, nos instruyen en el orden cerrado y en la disciplina de cuadros», agrega Zerpa, de 28 años, que luce, como todo bolivariano que se precie, remera y gorra «roja-rojita».

El dirigente del PSUV, que se dirigía al Congreso Nacional Bolivariano (una suerte de «primaria» partidaria que se lleva a cabo todos los fines de semana desde diciembre y que terminará el 19 de abril) fue entrevistado por Ámbito Financiero.

«Son los militares reservistas quienes nos dan entrenamiento», continuó Zerpa, que se inició en la política a los 18 años, en el Movimiento Quinta República (MVR, también pro Chávez). ¿Reciben entrenamiento de parte de militares cubanos? «Existe, pero a nosotros todavía no nos ha tocado», responde. Y admite que «una vez vino especialmente un general cubano para darnos una charla». ¿Sobre temas políticos? «No, sobre estrategia militar», contesta.

Los milicianos del PSUV pueden usar el uniforme verde de las reservas y reciben «entrenamiento permanente en armas, pero no las portamos», aclara Zerpa. Ante la pregunta de cuáles son las armas que manejan en esos adiestramientos, pasa a enumerarlas: cortas, de 9 mm, pistolas Glok, Beretta y CZ. Y que sólo una vez probaron tirar con fusiles Kalashnikov rusos.

«Tenemos rangos», continúa este dirigente y miliciano, «y vamos ascendiendo de acuerdo con el mérito, aunque yo, por ser el delegado estadual, no entré raso, sino como sargento mayor», dice con orgullo. «Nosotros estamos obligados, como ente auxiliar del Estado en temas de seguridad, a apoyar al Gobierno en sus actos masivos y concentraciones», prosigue. «Sólo cuando esté en juego la soberanía nacional, nosotros portaremos las armas que cada estado guarda en su comando estadual», dice, convencido.

Registro

Lo de las milicias no es nuevo. Desde 2002 que se tiene registro de grupos armados que circulan por Venezuela, distintos de la FAN y frente a los cuales el Gobierno hace la vista gorda. Son los círculos bolivarianos (de adoctrinamiento político), los comités de defensa de la revolución, los colectivos sociales (Alexis Vive, Tupamaros, La Piedrita) y las FBL (Fuerzas Bolivarianas de Liberación). A todos, según consignan los medios de prensa, se los vio en algún momento portando armas.

Las milicias, sin embargo, también vienen llegando a sectores extrapartidarios. «Hay siderúrgicos, revolucionarios chavistas, que ya constituyeron centros de formación política y de ideologización en las plantas de Sidor», dijo a esta enviada en Puerto Ordaz (estado Bolívar) José Luis Alcocer, directivo del movimiento político-sindical Unidad Matancera, el más combativo dentro de los que hay en la empresa nacionalizada al grupo Techint, que desde la ultraizquierda desafía a otros siete sindicatos chavistas. «Son 350 trabajadores activos, pero que también pertenecen a las milicias, y vienen vestidos de verde oliva, tratan de sumarnos a sus filas, y mientras entrenan a la vista de todos, sólo complican los turnos dentro de la planta», explica.

Los milicianos son la avanzada disuasoria que envía el Gobierno para tratar de revertir el orden sindical cuando éste le es adverso a Chávez. Los milicianos-obreros no portan armas todavía. Pero ya están para que los vean.

Hasta hoy, «el único sitio donde funcionaban las milicias era en la industria petrolera», señala la especialista Rocío San Miguel.

Ahora, según constató Ámbito Financiero, estos grupos de civiles con entrenamiento militar asentaron sus reales en la zona de Guayana, donde funcionan las industrias básicas del acero, aluminio y hierro, y donde, al igual que en el sector petrolero, existe descontento laboral. ¿Y el adiestramiento? Puede ser reforzado en Cuba. De acuerdo con San Miguel, 22 cuadros de la Milicia Nacional Bolivariana salieron en diciembre hacia la isla de los Castro.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba