Opinión Nacional

Chávez da la cara

Los votos que no se conquistan gobernando, no se pueden conquistar sonriendo.

Por todo el país comenzarán a aparecer las vallas, pendones y afiches que nos muestran a un sonriente mandatario, con la mirada puesta en el vacío, invitando a ir a la victoria. La magia del foto shop nos lo muestra relajado, desinflamado y hasta esperanzador. Los afiches sólo tienen diez por ciento de su área en color rojo, como presentándose tentador a los que tal como yo, estamos obstinados del colorcito.

Poquita cosa sus candidatos a la Asamblea quienes no pueden defender su campaña con el uso de su imagen, de nuevo el supremo tiene que dar la cara. Atrás quedaron Jessy, Diosdado y toda una legión de políticos quemados que no han demostrado nada, salvo una rampante ineficiencia, en una década de gobierno. Ahora se rodea con caras nuevas, niños con discursos llenos de revolución y vejetas tratando de conservar su puesto en la casa legislativa. Ramírez patea el Zulia, tratando de decirle a los zulianos que eso es territorio chavista y que van a arrasar en esa región. Ramírez es el mismo que acabó con la industria petrolera, el que contamina el lago y el que produjo el desastre de los contenedores.

La cara deberían darla en Bello Monte, en la mismísima morgue donde llegan todos los dias los cadáveres que produce la violencia. Esa misma enternecedora sonrisa, debería pasearse por entre los cadáveres que esperan ser entregados a sus deudos. Esa cara la están esperando en muchos lugares, para decirle que se le acabó la fiesta, que cierre los ojitos, para que cuando los abra, unos de esos últimos dias de septiembre, se encuentre con la pequeña sorpresa que le daremos los venezolanos.

No hay centro urbano que esa sonrisa pueda conquistar. Las encuestas, ahora todas en fila, lo dan perdedor por lejos en cualquier gran ciudad del país. No logrará resultados como solía hacerlo y eso los tiene dando tumbos en la calle, moviendo los últimos centavos que no alcanzaron a destruir por otras vías.  Claro que se llevará la mitad o más de los asientos de la Asamblea, pero eso sólo es el principio del fin, pues esa configuración no le servirá para abusar de nuevo en las próximas elecciones presidenciales, donde la tendencia decreciente de su popularidad, acabará por removerlo del cargo que intenta conservar de por vida. Con unos sesenta diputados en la Asamblea, comenzará el deslave y la talanquera se pondrá bajita, para comenzar a ver diputados rojos, saliéndose del juego.

Caravanas que no convencen, le dieron la vuelta a Caracas ayer. Empleados públicos defendiendo sus churupitos. Este mes, nos aburriremos de ver más de eso, de escuchar los actos de “demolición” y de continuar engañando a los más incautos con promesas de futuro cargadas de mucho amor, de mucha igualdad y de mucho socialismo.

No le queda otra que dar la cara… eso es lo que se “jalla”, no hay más.

                                                                        

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba