Opinión Nacional

Chávez: ¿harakiri político?

Esta vez, Chávez «puso la torta». La escatológica expresión «poner la torta’ es, en el castellano venezolano coloquial y popular, meter la pata, cometer un error grosero, torpe.

Chávez está desperdiciando lo que el mismo proyectaba construir: Una posición importante de Venezuela en la multipolaridad de este mundo global, con un movimiento renovador en una atmósfera política desgastada por la corrupción y falta de ideas, pese a la vigencia de la democracia a partir de1958, y una riqueza en hidrocarburos (en su territorio y plataforma marina) aparentemente inagotable. Y con el poder de los petrodólares y la privilegiada ubicación geopolítica de Venezuela, Chávez parecía firme candidato al club de la multipolaridad global, puesto que la unipolaridad- el dominio de una sola hiperpotencia, no funcionó, al menos con la actual administración Bush. Pero, puesto que se pelea con todo el mundo, incluyendo su propia sombra, el movimiento «bolivariano», Chávez está convirtiéndose en un paisesco paria de la escena internacional. Nada confiable para compartir el club multipolar de Rusia, Unión Europea y potencias emergentes como China, India y Brasil.

“El Rey me tiene que pedir perdón..Me quieren matar. Bachelet es una ignorante.. Uribe es un cobarde”. Hugo Chávez en un solo día, durante otro de sus agudos ataques de demencia, gesticulando al estilo Hitler, versión chaplinesca. Así comprimió el caso Chávez el destacado analista y experto petrolero venezolano Gustavo Coronel: en artículo en Internet. Miguel Conde, popular y objetivo columnista escribió: «Hay que admitirlo: este mes de noviembre no ha sido afortunado para el Presidente nuestro. Y todo lo que ha hecho, en verdad, le ha salido comprobadamente torcido.»

«La miseria del conjunto puede medirse por las despectivas expresiones con que la opinión opositora se refiere a Chávez, en quien destaca cuanto pudiera dibujarlo como un inepto. No puede uno menos que preguntarse cuánto más ineptos serán sus adversarios, cuando una y otra vez ese supuesto inepto los derrota, agrego Conde antes de la votaciones del 2 de diciembre 07. La explicación de que lo hace mediante el ventajismo y el fraude resulta un consuelo definitivamente idiota, si se considera que ese fraude fue aceptado mansamente en cada uno de los rituales de humillación que el jefe opositor de turno protagonizó como acto final o corolario de las farsas electorales habidas a partir de la última elección propiamente tal realizada en Venezuela -la de 1998.

Como el mismísimo Chávez, en su ego desbocado, dijo que no votar por el significaba votar contra el. Pues bien, la mayoría electoral voto por el NO, es decir, contra la reforma de la Constitución venezolana que le hubiera permitido a Chávez reelegirse indefinidamente y gobernar con todos los poderes para hacer su «revolución bolivariana».

El director del ágil tabloide caraqueño Talcual, Teodoro Petkoff, tenaz crítico ,respetado -o tolerado- por Chávez, dedujo que «la victoria no hubiera sido posible sin una considerable abstención y la votación, se supone que por el NO a Chávez de chavistas desilusionados, porque, deduce, significa que un sector del electorado chavista que no necesariamente ha roto políticamente, todavía, con su líder, va desarrollando, sin embargo, una visión mas crítica y menos ingenua de su liderazgo y su comportamiento’, señaló Petkoff, que es el principal ideólogo de la izquierda venezolano de las últimas décadas. los análisis también destacan la influencia del ex ministro de Defensa, general Raúl Baduel y del dirigente Ismael García del partido PODEMOS, aliado de Chávez; y la decisiva participación por la democracia de los estudiantes universitarios, es destacada por el diario 2001:

2001;»La entrega de estos jóvenes a la patria, jugándose hasta la vida frente a los armados motorizados paramilitares, como muestran videos y fotografías plasmados en los periódicos y en la televisión, marcados y estigmatizados por la excesiva y brutal agresión de los cuerpos policiales y de la Guardia Nacional, enfrentaban estudiantes inermes, ¿armados? sí, pero de pancartas y consignas y un alto espíritu de venezolanidad».

Es que , la derrota de Chávez tiene carácter global. Tiene que ver con sus desaforadas intervenciones sobre la ONU, la OPEP, la Comunidad Andina, el MERCOSUR y la integración. Ciertas ideas que planteó Chávez eran interesantes, como la vinculación energética continental .Pero, ahora todo el mundo, comenzando por el pueblo venezolano le dice que NO. Que se calle. Incluso sus apologistas están mudos, porque, de paso, está enterrando prematuramente, el neológico marbete denominado «socialismo del siglo 21′. Que modo apresurado de clavarse la ‘katana’, famosa espada de los Samurai.

Fundado hace 26 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba