Opinión Nacional

Chávez, presidente vitalicio

(AIPE)- El teniente coronel Hugo Chávez está acariciando la idea de declararse Presidente Vitalicio de Venezuela. No es un chiste; es una realidad. Chávez ha instaurado un gobierno espiritista en donde las consignas políticas vienen del más allá. Venezuela compite ahora políticamente con el desaparecido Haití de Papa Doc.

Mientras en Venezuela la pobreza aumenta, el Presidente de la República en una cadena de televisión y radio de siete horas recordó que la llamada década de plata de Venezuela terminará en el 2011 y que comenzará de inmediato la década de oro que finalizará en el 2022. Es decir que Chávez anuncia que seguirá gobernando durante más de 20 años. Los venezolanos que sinceramente creen que Chávez está loco, no han tomado muy en serio las afirmaciones del presidente, pero si recordamos que Chávez tiene una obsesión espiritista bolivariana y, según algunos de sus amigos íntimos, suele afirmar que “se comunica con Bolívar”, debemos alarmarnos, por cuanto al dictar la Constitución de Bolivia en Chuquisaca el Libertador impuso un Presidente Vitalicio, con la facultad de nombrar su sucesor en la persona del Vicepresidente. Simón Bolívar consideró adaptable esta fórmula para la Gran Colombia, cuando Venezuela formaba parte de ella. Esto despertó la indignación venezolana y comenzó la gran conspiración para que Venezuela se separara de Colombia.

Hoy Chávez está acariciando la idea bolivariana de la Presidencia Vitalicia. Y con una gran astucia recuerda siempre en sus largas cadenas de radio y televisión que estará gobernando en el 2011 y en el 2022. Esto lo hace para que el “lumpen” que lo apoya se vaya acostumbrando que sin Chávez no hay posibilidad de la realización del llamado proyecto revolucionario. Lo mismo que decía Simón Bolívar cuando asentaba que “con los presidentes electivos la nación no podrá llevar el sistema sostenido de política que conviene al alto puesto que debe ocupar entre la sociedad, porque serán ignorantes en las materias y secretos del gobierno”.

Chávez cree que puede gobernar con los preceptos del siglo XVIII y del siglo XIX. El Comandante aumentó el período presidencial a seis años de gobierno con reelección inmediata porque él sabe que “en el corto espacio de cuatro o cinco años no se puede maquinar una usurpación”, como dijeron los opositores de Bolívar, cuando lanzó la idea del Presidente Vitalicio. Mientras Chávez acaricia la Presidencia Vitalicia, y ya está trabajando para ella, el mar de la pobreza inunda a Venezuela.

A escala nacional un 15% de la población de Venezuela sufre de desnutrición. El aumento de los índices de desempleo y la inflación han agravado los problemas nutricionales. Según cifras de una ONG dedicada a los niños, casi 11 millones de venezolanos están en pobreza extrema, de los cuales 7,2 millones son niños y niñas.

Más de 4 millones de infantes y adolescentes padecen de desnutrición. Más de 480 mil jóvenes de la fuerza de trabajo están desempleados. De cada cien alumnos que ingresan al primer grado, sólo 38 logran culminar el ciclo diversificado.

El programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) advirtió que el índice de pobreza en Venezuela es alarmante y que ha retrocedido al nivel de 1970. Este es el panorama real de la Venezuela que Chávez se empeña en ocultar, mientras trabaja para la Presidencia Vitalicia.

* Periodista venezolano.

©

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba