Opinión Nacional

Chávez y el auto magnicidio

Yo no recuerdo ningún escrito, ningún texto, ni ninguna tradición oral que recoja temor alguno de Simón Bolívar a ser asesinado por sus enemigos, ni siquiera por los realistas, por lo que no deja de sorprenderme la monomanía de Hugo Chávez de que lo quieren matar. Ese es un claro síntoma de la desconfianza que él siente sobre el destino de su pseudo-revolución y más aun sobre la capacidad y el compromiso de los pseudo-revolucionarios que le siguen para proseguir con el legado mesiánico del chavismo.

Pero la monomanía se ha ido apoderando de la psiquis, , ya de por sí resentida, de Chávez quien, al ver que no se concreta por ningún lado su anhelado magnicidio, ha decidido proceder en consecuencia, sólo que para ello se ha dedicado a asesinar la imagen que , a un altísimo costo para el Tesoro Público Venezolano, ha estado procurándose por el mundo entero, de ser el propulsor de la “ democracia participativa y protagónica”.

En el momento que, sin la participación ni el protagonismo de los ciudadanos, abusando brutalmente del poder y despreciando groseramente la opinión popular, en forma autocrática y fascista ordena el cierre abrupto del canal de televisión mas arraigado y de mayor sintonía en Venezuela y amenaza a otro y a, todas la emisoras independientes de radio, dio inicio a la “ Misión Auto magnicidio”. Asesinando la simpatía y complicidad de muchos países, subvencionados abusivamente con el dinero y el petróleo de los venezolanos, que luego del desplante autocrático fascista de Chávez, no han dudado en deslindarse, sacudirse y hasta a en elevar su voz de rechazo a la brutalidad chavista y a su intolerancia a la libertad de expresión, a la libertad de pensamiento, al disenso, a su alergia a la pluralidad de criterios y al libre albedrío. Desde el MERCOSUR a los diputados sandinistas y a los izquierdistas brasileños, chilenos, uruguayos y paraguayos, desde Lula, Evo, la Bachelet y otros no lo dudan para marcar distancia con la brutalidad chavista, que no se diferencia en nada de lo que ya vivieron esos países bajo las tiranías.

El que un cada vez mayor número de sus seguidores, haya empezado a verlo como un autoritario abusador y mentiroso, significa el asesinato brutal de la imagen romántica del “ comandante” luchador contra la injusticia y victima de los poderosos, para dar paso a la del dictador autócrata fascista, muchos de sus seguidores sienten que colaboraron en un proceso que creían bien intencionado y provechoso, sin darse cuenta que contribuían al resurgimiento de las tinieblas históricas, de la barbarie, de la sed de poder de un enajenado con aspiraciones a convertirse en el Hitler del siglo XXI, que ahora arremete contra la juventud venezolana, denigrándola, menospreciándola e insultándola por el grave delito de no someterse a sus caprichos narcisistas autocráticos y fascistas. La muerte de esa imagen que tardó tanto tiempo en construir es la última victima de Chávez y configura el auto magnicidio.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba