Opinión Nacional

Chavistas, Contras y la pajita

A Lylian Del Mar con motivo de la culminación de su Maestría

En mi niñez padecimos casi a diario en carne propia, una dolorosa y perversa práctica ‘machista- infantil’: La de “la pajita”.

Cuando se reunía un grupo de niños, los adolescentes o mayores que ya conocían a los más ‘peliones’ (entre los cuales me encontraba), ‘orgullosos’ o ‘machos’, colocaban en su hombro “una pajita”.

¡Era un honor recibirla! ¡Debíamos defender con la vida la satánica “pajita”! Quien se atreviese a quitarla debía ser objeto de nuestra furia y castigo. Era una cuestión de honor o dignidad. Un verdadero, poderoso, indefectible y obligante convencionalismo social, con su “legalidad” de acero, comparable al “duelo”. Con la “pajita” se nos iba nuestra honra si no asumíamos su ‘defensa’. No responder con nuestros puños al “osado tumbador” de la “pajita”, nos colocaba en el minusválido rango de “gallinas”, “mujercitas” o “mariquitas”: ¡No merecíamos ninguna consideración o respeto!

Los mayores arengaban a los otros niños del grupo llamándolos ‘cobardes’, etcétera, si no le tumbaban “la pajita” a quien la detentaba. Era tal la presión en el “círculo infernal de la pajita”, que alguno de los niños presentes, ‘determinado’ por una fuerza irresistible, cuasi-hipnótica, tumbaba “la pajita” casi mecánicamente y había duelo de gladiadores gratis: Era un entretenimiento cotidiano para los promotores del juego maldito. Resultado: Sangre, narices, cejas, ropa, dientes rotos y la consabida paliza casera.

Entre eso que llaman ‘chavistas’ y ‘contras’ encontramos una igualdad esencial con la referida práctica macabra. Existe entre ambos sectores una cruel actitud infantil, primitiva e irracional: Un estéril y mórbido enfrentamiento ‘machista-narcisista’ como el de la “pajita”. No hay nada positivo entre ese enfrentamiento ‘sádico-masoquista’: El país es el perdedor.

Ese irracionalismo que llaman ‘chavismo’ que caía por su propio peso y se agotaba en su propio infecundo devenir como el fuego, ha recibido oxígeno de una ‘contra’, opaca, torpe, absurda, “machorra”, negativa y sin contenido. Ambos se niegan. Nada afirman dialécticamente. Son autodestructivos, viscerales y arrastran en su intento a los demás.

Nefasto Chávez. Nefasto el paro que generó pérdidas de 7,3 millardos. Nefastas las ‘napoleónicas-tropicales-caribeñas’ marchas chavistas. Nefastas las sin imaginación “conquistas” y “tomas” de Catia y Petare.

Venezuela no es de los ‘chavistas’ ni de ‘los contra’.

Chávez encarna política y sociológicamente una Venezuela real que ‘los contra’ parecen ignorar. El ‘chavisnmo’ es, en efecto, una enfermedad moral-político-económica, que ‘los contra’ no quieren ver.

Mientras las causas socio-estructurales que generaron a Boves o Chávez no desaparezcan, surgirán nuevos Mesías.

El pueblo de Venezuela es más sabio de lo que ‘chavistas’ y ‘contras’ creen.

En la reciente Encuesta de “Consultores 21” se observa que el pueblo de Venezuela no está con el aberrante juego de la “pajita”.

El irracionalismo de ‘los contras’ no sale muy “bien parado”: La mayoría de los encuestados los consideran responsables de la crisis que vivimos.

Luis Christiansen, Presidente Ejecutivo de “Consultores 21”, saca las siguientes conclusiones (14-VI-03): “La oposición no sólo debe oponerse, sino dar alternativas”. Reitera: “Se necesita un proyecto alternativo de país”. Amplía: “La gente eligió a Chávez esperando que su gestión transformara la democracia en algo útil para ellos y eso ha generado frustración. Lo que se necesita es un proyecto de país con acento en la gente, que lo comprenda y que le vea la utilidad, de forma que la gente se aglutine en torno a él” (sic)

Los ‘contra’ y los ‘chavistas’ han convertido al país en una gallera pestilente, insultante de la inteligencia. Debemos prohibirnos políticamente este juego salvaje y suicida de gallos de pelea y ofrecerle a Venezuela alternativas racionales, ético-cientìficas y políticas de alto y largo alcance, frente a este irracionalismo de la “pajita”. De lo contrario: El abismo. *Profesor Titular Emérito de la Universidad del Zulia. Ex Director del Instituto de Filosofía del Derecho.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba