Opinión Nacional

Chavistos y Chavistas

Ahora me entero que vivo en Nicolandia un país donde los niños son felices y lloran más; que limita con uno no sabe quién, y donde un gentío se esconde con más olfato que honor de saurios que de todo género dominan y germinan por estos orinales. Ahora me entero pues que Nicolandia es nada más que selva de petróleo administrada por militares que dan órdenes a personal civil pero que al fin y al cabo, como dicen en Wall Street, sigue siendo proveedor seguro y para más confiable de suministros energéticos. Con esa línea de neón en el currículum, “sería suicida”, exclaman miedosos y sartreanos en Europa y demás, tomar en cuenta los principios. ¡Qué se jodan!

Ahora me entero también, que yo vivo allí o aquí, que no es igual decir en desapego, y que mis antepasados, ese mapa arbitrario e inconcluso de olvido, se desgañitan sin éxito para ser exhumados y enviados a cualquier parte, que ya es algo, y ver si por fin pueden dormir en paz hasta más nunca.

Y aunque me cueste, ahora me entero que aquella cosa llamada Venezuela en la que yo creía existir, aparecida en mapas, diccionarios y demás coordenadas, desapareció de nuestras vistas, ¡plof!, porque a los ya citados saurios se les ocurrió de golpe y a mansalva, y los dejamos y así les fue de fácil, imponer su código cubochavista. Y así abrieron o se inventaron cloacas que ni pendiente de carroña.

Porque al fin de cuentas, si te pones a ver, parecíamos civilizados; votábamos de lo más democráticos, leíamos y escribíamos, recitábamos la tabla de multiplicar, y hasta firmábamos documentos dentro del convencimiento de aquella cosa rimbombante mentada Estado de Derecho. También sabíamos que verde no es rojo ni amarillo, y dejábamos pasar a los otros cortésmente y hasta ofrecíamos, en actitud de quijotes tropicales, puesto a señoras y ni se diga a embarazadas incluyendo en mención a los ancianos y muchachas bonitas.

Mas ahora me entero, un poco tarde ya para variar, que en Nicolandia más vale una hojilla que un título universitario, entendiendo por tal documento que confirma un saber y una honra, y que un “marico” como expresión de desprecio significa más que un abrazo de hermano.

Porque es que los saurios infectan por doquier; exudan de cuanta víscera escondida pueden todo el mal que digieren por dentro para así marcar territorio, invadir, acoquinar, enjaular, y tanto eso es así que hasta uno se siente obligado a escribir sobre ello pudiendo dedicarse en vez a asuntos menos sórdidos. Ahora me entero que “millones y millonas”, como lo expresa el rey de Nicolandia, es en el fondo y aunque él mismo no lo haya entendido, una orden y una advertencia de que los suyos pueden acabar con todo, destruir, cual hormigas en barahúnda, no dejar nada indemne. “Arrasen, den miedo, somos millones y millonas”, es el mensaje implícito y explícito detrás y delante de estaboutade que no es chiste, ni tan siquiera brutalidad gramática sino fascismo del más elemental y puro, mi muy querido Watson.

Porque es que ni la lengua han dejado en pié y menos aún tan siquiera los símbolos que orientan la vida cotidiana de los pasajeros en tránsito que somos, pues ciudadanos sería un bolero no más decir. De las instituciones ni se hable. De la ciudadanía, no toques ese vals, cierra ese piano.

Mas ahora me entero además, tarde es nunca, tomo conciencia pues, que esto para medio parapetearse necesita más que de agua, cepillo y jabón, creolina es poco, para que Nicolandia que es “tan mala como Chavelandia pero una ñinguita pior”, recobre alguna apariencia cercana a la vergüenza. Empecemos en diciembre votando por los candidatos de la unidad democrática. Después veremos.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba