Opinión Nacional

Ciento sesenta y siete veces

Se cumplió un año exacto de aquel escrito que originó  los siguientes ciento sesenta y seis: “Me declaro en campaña”. Esa pieza nació el día siguiente al que Chávez decidió declararse en campaña para su reelección. Cuatro veces por semana, en promedio, escribí con la firme idea de que podría ayudar a levantar el animo de muchos seres que habían perdido la esperanza de un cambio, o para generar conciencia en aquellos que permanecían y permanecen confundidos por esta mentira en continuado.

Es solamente un año, aunque parezca una eternidad. En este año, sin saberlo a veces, hemos avanzado muchísimo en la dirección correcta para que se produzca un cambio. Debo decir que no hemos hecho mucho nosotros, pero el comandante nos ha ayudado un mundo a acercarse a su final. Como dicen los estadísticos: “Pasó el punto de inflexión, el de no retorno”. Eso significa que se mueve indefectiblemente en bajada, aun cuando en esa bajada logre algunas mejoras parciales en la apreciación de su público electoral. Ya no moja, se convirtió en llovizna.

Sin trabajar muy duro para ello,  se nos han ido añadiendo ciudadanos que reconocen que el camino marcado por Chávez no es el correcto, no es el deseado y no es el que nos coloca en la vía de recibir una mejor calidad de vida. Se nos suman todos aquellos que perdieron la esperanza y todos aquellos que aprendieron que detrás de esas palabras hay muchas mentiras, descaradas, insolentes y preparadas para tratar de vendernos una fantasía que nunca llega.

Muchos pensamos, que Chávez se acabaría al acabarse el dinero y llegamos pues, llegamos a ese tiempo, en que los bolsillos se le pusieron cortos, no sólo por que perdió ingresos, sino también porque no los supo ahorrar para estos tiempos. Vienen tiempos más difíciles –para todos- porque estos irresponsables le han producido un daño inmoral a nuestra economía.; Cemento, hierro, aluminio, banca, petróleo, agricultura y ganadería, están por el suelo. Pagaremos la cuenta del festín que ellos disfrutaron.

A todo venezolano que me lee le exijo su cuota de trabajo para que terminemos de una vez por todas con esta pesadilla. Yo he entregado mi mejor herramienta de lucha por todo un año y lo seguiré haciendo pues lo único que no estoy dispuesto a perder es la fe, la esperanza, el animo y la seguridad de que la verdad siempre triunfa y esa nos llevará directo hasta la libertad, hasta que logremos regresar a una situación que nos permita comenzar a enderezar este país que se nos va de las manos. Hará falta mucho trabajo. Que nadie baje la guardia, que nadie suelte los remos, estamos a la mitad del río, hay que llegar  a la otra orilla, por nuestros hijos y por nuestros padres.

Un año no es tiempo, un año no es espacio, es tan solo un abrir y cerrar de ojos en la vida de la humanidad y sólo los débiles se cansan en una carrera tan corta. Fuerza Venezuela, que vamos por donde es. Somos la energía de un país que nunca deja de cantar, porque la alegría nace con nosotros y permanece en nuestro espíritu durante toda la vida. Somos parte del país más bello del mundo.

                                                                                                        

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba