Opinión Nacional

Citas y cifras sobre el suelo

Según varios autores por primera vez en la historia de la tierra nos hallamos en las primeras fases del mayor exterminio de vida vegetal y animal que ha tenido lugar en el planeta en 65 millones de años. Durante el lapso anterior hasta hace 100 años, el número de especies vegetales y animales había aumentado gradualmente, produciéndose la rica biodiversidad con que la naturaleza se despliega exuberante ante nuestros ojos; sin embargo la inconciencia del hombre ha llegado a un punto de poner en serio riesgo el delicado equilibrio natural. Así hoy día tenemos que de 242.000 especies de plantas censadas, el 14% -unas 33.000- están en peligro de extinción; unas 7.000 corren un peligro inmediato y otras 8.000 son vulnerables a serlo más tarde. El principal motivo de la extinción de miembros del reino vegetal es la destrucción de su hábitat, sobre todo para darle a la tierra fines agrícolas o ganaderos; sin embargo la construcción de viviendas también ha cercenado los espacios naturales.

Por otra parte la existencia de diversos medios de transporte ha facilitado los viajes y con ello el intercambio, el comercio y la transferencia de especies vegetales; este hecho ha derribado barreras ecológicas que existían desde hacía millones de años, permitiendo que miles de especies -plantas, insectos y otros seres- invadieran espacios geográficos fuera de su alcance y promovieran muchas veces la extinción de especies autóctonas, alterando procesos ecológicos fundamentales. De las 9.600 especies de aves que pueblan la tierra, dos tercios ya han disminuido significativamente su población, mientras el 11% están en peligro de extinción; la combinación de alteración y destrucción de hábitats, exceso de caza e introducción de especies exóticas es la principal responsable. De las 4.400 especies de mamíferos de la tierra, el 11% están en peligro de extinción; pero otro 14% es vulnerable a la desaparición si continúan las tendencias recientes. De las 24.000 especies de peces que ocupan los mares, ríos y lagos de agua dulce, un tercio están ya en peligro de extinción; once de las quince zonas pesqueras más importantes del mundo y el 70% de las principales especies de pesca están sobreexplotadas o totalmente explotadas.

Las tierras que se dedican a pastizales para la cría de ganado, abarcan a nivel mundial una superficie que duplica las áreas dedicadas a la agricultura. Desde tiempos inmemorables la lucha entre los que se dedicaron a la agricultura, sedentarios, y los que se dedicaban al pastoreo, nómadas, marcó el destino de las viejas civilizaciones y el deterioro de las tierras del Medio Oriente refleja la victoria de los segundos sobre los primeros. En nuestros tiempos esta confrontación entre humanos ha desaparecido, pero las agresiones a la tierra siguen en la forma de deforestación, cultivos extensivos, uso indiscriminado de fertilizantes y dedicación de grandes espacios al pastoreo de ganado. El mantenimiento de las futuras producciones de carne, y en algunos casos también de la leche y el sustento de las poblaciones de pastores cada vez más numerosas ejercerá mayor presión sobre los extenuados pastizales. De esta manera las fuentes proteicas de la humanidad provenientes del mar y de la cría, corren serio peligro de no poder satisfacer la demanda.

El ejemplo que nos ha legado la isla de Pascua indica que el bosque y su madera han sido esencial para el sostenimiento de la vida humana; por el contrario la agresión al medio ambiente y la superpoblación son el camino gradual pero directo hacia la decadencia y la extinción. Desde mediados del siglo XX, la demanda de madera se ha duplicado y la de leña increíblemente casi se ha triplicado, mientras que el consumo de papel se ha multiplicado casi por seis. Si no somos capaces de gestionar nuestro sistema de vida en armonía con la naturaleza, no habremos asegurado, como nuestros hijos esperan, un espacio físico para el desarrollo perdurable de ellos y sus descendientes.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba