Opinión Nacional

Ciudad lossada Cahvez

Excelentísimo Señor Presiente
Teniente Coronel
Hugo Rafael Chávez Frías.

Venezuela.

Mis humildes saludos para vos, Señor, para vuestra familia y para vuestro equipo ejecutivo, moral, judicial, legislativo, electoral, y demás, a quienes por falta de espacio e información no puedo incluir aquí. Os escribo con esta forma, de vos, porque en la región donde he crecido el habla de su gente la privilegia como una manera muy especial de relación humana, pero que no implica propuestas de identidad entre quienes se comunican, de igualdad sí, pero igualdad ante la palabra y por la palabra que con el respeto de nuestras diferencias nos iguala en la comunicación de la más hermosa transparenta Y en esa transparencia la palabra alcanza su más elevada forma de distancia y proximidad. Proximidad con la verdad, distancia sin humillación con el interlocutor para provocar su reflexión.

Vos, Señor, habéis hecho de la palabra vuestro mayor aliado para la iluminación de vuestros seguidores y para la rabia, ira, -sin que la califique – de vuestros adversarios y enemigos. E incluso un arma bélica como en tiempos prelógicos, o de la niñez que en su abundancia irracional parecieran ser protagonistas de la postmodernidad, según os dirán algunos de vuestros asesores, pero, tal como decía mi abuela de esos niños, los borrachos también, a pesar de vuestra animadversión por ellos, no dicen mentiras ni callan verdad. En esto habéis roto los refinados modales del protocolo y lo habéis vestido no ya de iconoclasta, de irreverente, sino también anárquico, pues os ha servido par desconocer y estar por encima de los jefes del mundo. Pero ha ido más lejos vuestra palabra, conjuntamente con vuestro aliado el petróleo, habéis logrado dar trascendental sustentación y sustento a las misiones, internamente, y habéis podido haceros reconocer en el mundo en el empeño de derrotar el imperialismo, claro el yankee, vuestra prudente estrategia os permite ocultar a los demás o es que quizá no existen, ni residuos quedan de la vieja Europa, Rusia, Japón, Australia..; pero os entiendo, cosas de la estrategia y de la experiencia histórica, la misma que permitió a Lenin construir el socialismo en un solo país y gradualmente crecer en el mundo hasta alcanzar el sueño del comunismo…
Una palabra más sobre nosotros, quiero decir de mí y de los míos hacia vos. Nos conocéis señor, a mi familia. Mis hermanos jugaron fundamental papel en la preservación de vuestros derechos humanos, una vez que en vuestra derrota salisteis triunfador del 4F. Pero el Chávez nuestro está, lo digo con humildad, muy lejos del vuestro ya inserto en los anaqueles de la historia. Y nuestra madre se sentiría abrumada de puro pensarse merecedora del trato que ha alcanzado la vuestra. Esto dicho, Señor, os ruego que leías estas líneas con amor, de ese que predicáis siguiendo a uno de vuestros recurridos inspiradores y fuente, Nuestro Señor Jesucristo, amaos los unos a los otros, repetís con ungida frecuencia. Y cuando por arrebatos de ira lo usáis de manera distinta, opuesta, os comprendo, es la ira de quien reclama justicia y vos la conseguís y ejercéis en el lenguaje. También invoco vuestra constitución, que según el Escarrá del comienzo y vuestro casi simón Rodríguez, “hecha a tu imagen y semejanza”, vale decir inspirada en vos cuando no redactada en parte de vuestros puño y letra, establecisteis la democracia participativa y que yo disfruto en grado de sublimidad en tus necesarias cadenas frecuentes.

Pues bien, Señor, hoy estaréis en Maracaibo y venís a poner la primera piedra de la “Ciudad Lossada”, en los terrenos previamente invadidos a LUZ y previa a ese previo abandonados por LUZ. El abandono, Señor, es la más alta agresión al que el terror de la desidia nos condena. La infancia abandona, Señor, por la que vos habéis hecho tanto es ejemplo real de esta afirmación. Ante que vos viniesei,. Señor, un presidente, de la IV R, os precedió. Llamábase Raúl Leoni. Un rector, de cuyo nombre no quieren acordarse, Borjas Romero, era el Rector en aquellos entonces de esa era. Entre ambos “sembraron” la primera piedra para la creación del polideportivo, parte a su vez del campus y la academia de LUZ. Hoy no tenemos Poli, nuestro alcalde, vuestro secuaz conspicuo en esta tierra (de secuator, Señor, seguidor!) local, lo invadió, lo asaltó y se lo cogió! El Borjas que recuerdo, “invadió” una setecientas hectáreas para recrear allí a LUZ, para que la luz fuese desde los jardines, las facultades, los parques, los espacios del arte y de la ciencia a toda América. Llenó de facultades, centros, institutos, a esta universidad y la llenó de sueños para convertirlos a diario en verdades humanas trascendentes. A vos, Señor, os acompañará este brillante alcalde y obligado estaréis a compartir con el señor rector, a quien Dios y vos, Señor, guardéis. Por cierto, Señor, si modificáis la constitución para haceros y ser el presidente democráticamente vitalicio, os pido que incluyáis a este mi rector y a todos los buenos rectores que tenemos, para que ejerzan ese cargo permanentemente e iluminen por siempre a la región y al mundo.

Pondréis la piedra para crear la Ciudad Lossada, me han hecho saber. Abrumado quedaréis por las razones éticas. Os dirán que se hace justicia con esas dos mil familias que allí viven a quines desalojarlas y buscarle otros espacios sería algo más que un acto satánico, solo avalado por los Busch académicos. Os dirán que se construirá un proyecto arquitectónico único en el mundo, en ese empeño de hacer de Maracaibo no ya la primera ciudad de Venezuela, sino como vos nos dijisteis en el Maruma, la primera de América y así. Que ese modelo es único, allí cohabitará la cultura wayuu, las otras etnias, con los sapientísimos profesores y otras tribus. Que el diseño arquitectónico deja en el olvido, por su calidad, funcionalidad y belleza al Bauhuas de Weimar, y por conjugar en sus expresiones la grandeza espiritual de estas culturas que allí cohabitarán y sin violencia alguna irán al teatro, al cine, a los conciertos, a las escuelas de arte, ciencia, a los talleres tecnológicos y de creatividad. En sus jardines los niños jugarán al escondite.

Os dirán también que se honra la memoria del universitario recto, Lossada, a quien muy altos atributos intelectuales reconoce la región. Rector de la Reapertura (la universidad había sido cerrada por el Cabito, si no recuerdo mal).Dirigente político, amigo especial de Andrés Eloy Blanco, baluarte teórico y político del congreso que sucedió a Medina. Que era hijo de las dificultades de las violaciones sacramentales del celibato y un adorable hijo con su mamá. Un pensador de vuelos altos y escritor de ensayos, cuentos y poemas. Como veis, señor, para no heriros os he escondido su semblanza de cuasi adeco primigenio, con ello os evito lo echéis en la caldera de las fritura de vuestra promesas inconclusas.

Pero, permitidme Señor, deciros mis angustias. Repito como los romanos ante el César, morituri te salutan. Yo os digo, Señor, que esta ciudad-Lossada- es un crimen de lesa universidad. Como es un crimen de lesa patria el abandono de la zona en reclamación del Esequibo. Si dispusieseis que el Alcalde a Di Martino alcalde fuese en esos lares y al rector de LUZ en los mismo lugares de la Bolivariana fuese, llegarían a acuerdo con los ingleses invasores, vestidos de indios para ampliar el negocio, y os obligarían –por engaño, porque dudo que vos seáis capaz de semejante crimen ni siquiera en nombre de la unión que con tanta habilidad de palabras y dólares repleta sustentáis, digo os obligarían a reconocer por justicia, bondad, corazón roto la invasión inglesa.

No os dirán y no lo preguntéis, por qué LUZ permitió la invasión?. Cual su responsabilidad. Negocios, desidia, incapacidad? Incapacidad?. Vos, Señor, en diálogo con el señor rector podréis escuchar de su voz las razones de la sin razón. Podréis interrogar, pero más que ello disponer, que en esa zona de ajena tolerancia a la academia, habrá un espacio para que los estudiantes de LUZ puedan vivir mientras cumplan el tiempo justo de sus estudios superiores. Pluga a la Providencia iluminaros y podáis rectificar a tiempo, es cosa de atreverse.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar