Opinión Nacional

¿Cómo construir una república en América?

Simón Rodríguez (1769-1854) (también conocido como “Samuel Robinson”) posee una gran fama en nuestro país debido al culto a Bolívar, pero el que se acerca a su obra descubre que su vida no se reduce a ser el maestro del Libertador. Para conocerlo lo he leído directamente en su obra: “Sociedades Americanas” (edición de 1990 de la Biblioteca Ayacucho) la cual fue escrita en dos partes: la primera en 1828 y la segunda en 1842. El prólogo es del filósofo J. D. García Bacca, quien analiza tres calificativos que su alumno le da: “mi Sócrates”, “filósofo cosmopolita” y “el hombre más extraordinario del mundo”. Fue el Sócrates de Caracas porque todo lo refutaba y era sencillo y humilde, al mismo tiempo que era cosmopolita por ser políglota y educar a los pobres (“cosmopolitismo social”); y por último era extraordinario por creer posible lo que en su tiempo se veía como imposible: hacer de la América servil una nación de republicanos.

Su estilo de narrar es algo peculiar; porque no solo alterna llaves, mayúsculas e incluso hace figuras con las letras; sino que también va explicando los grandes conceptos que usa porque el ser maestro es su vida. Un buen ejemplo es el comenzar con su “profesión de fe política” al afirmar: “El autor es republicano, y tanto! …que no piensa en ninguna especie de rey, ni de jefe que se le parezca.” Con esta frase ya me ha ganado para seguir leyéndolo, porque su firmeza no permite ninguna duda: la república no puede generar confusiones con personalismo político alguno. Posteriormente aclara que la meta de la obra es “instruir al pueblo (…) en el mejor gobierno republicano”, el cual al reposar sobre las costumbres se deben conocer las peculiaridades de cada sociedad (pp. 7-9). Pero era consciente de la gran debilidad de este sueño en América: el hecho de que sus defensores eran (y somos) una minoría.

¿Por qué los republicanos eran (y siguen siendo) una minoría en América? Robinson podría responder – siguiendo su lectura – que es: por el hecho de estar a medio camino entre la monarquía y la república, “el vulgo obedece a la persona” más que a la autoridad, “cualquiera se hacer rey con autoridad, armas y dinero”, y no somos “gobernados por las leyes de la razón sino por las del fanatismo”. La pregunta inevitable es: ¿qué hacer para superar esta realidad y ser republicanos? De varias medidas que ofrece resaltamos las que poseen mayor actualidad: “libertad de cultos” (que él entiende en parte como el hacer de los sacerdotes personas ilustradas), “comercio con todas las naciones”, y “colegios para enseñar todas las ciencias” (pp. 26-29). Esta última medida debe ser explicada mejor lo cual haremos seguidamente.

Simón Rodríguez creía que debían existir “escuelas para todos, porque todos son ciudadanos”. Deja claro que no debe haber excepción de personas, y que el contenido de dicha educación deben ser las virtudes republicanas las cuales son: “saber nuestras obligaciones sociales” y “vivir de una industria” que ni nos perjudique ni perjudique a los demás. ¿Por qué considera tan importante estos dos aspectos? Porque “al que no sabe cualquiera lo engaña” y “al que no tiene cualquiera lo compra” (pp. 31-34). Este último elemento se sostiene en su defensa de una economía que permita una “aspiración fundada a la propiedad”, de modo que la mayoría no dependa de otros, especialmente de los que mandan. Sin duda que no creía en ningún tipo de Estado rentista y mucho menos en algún tipo de colectivismo, porque además consideraba: “poner la autoridad en manos de la multitud es reemplazar un despotismo llevadero con otro insoportable” (p. 68).

Hay que leer a este gran hombre para descubrir que nos habían hablado de otra persona. Sin duda que la historia oficial reciente no podría aceptar que el maestro de Bolívar creyera en la “fundación de una sociedad de hombres libres sometidos a sus leyes” (p. 44).

@profeballa

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba