Opinión Nacional

Como el águila…

Comprendo las interrogantes que muchos vecinos se hacen al intentar comprender la conducta de algún dirigente político, vecinal y gremial, que al cambiar bruscamente de estrategia y bajar su habitual ritmo de trabajo corre el riesgo de parecer distraído o ausente de la lucha social; pero es que a veces no es fácil digerir una realidad post electoral que sorprende y contradice lo palpado en el sentir popular. Ver elegir y premiar con la mayoría de los votos a muchos que se burlaron y se aprovecharon del pueblo, da tristeza, sorpresa y decepción. Sin embargo y a fin de cuentas así son las reglas de la democracia, simplemente toda la lucha se traduce en cifras y la mayor cantidad es la que gana y punto. Tal vez esta reflexión nos permitirá comprender esos posibles cambios de conducta y las verdaderas intenciones de quienes requieren repotenciar sus fuerzas para continuar la brega por el bienestar colectivo.

“El Águila, es el ave de mayor longevidad de su especie. Llega a vivir 70 años; Pero para llegar a esa edad, a los 40 años deberá tomar una seria y difícil decisión. A los 40 años sus uñas se tornan apretadas y flexibles, sin conseguir tomar a las presas con las cuales se alimenta. Su pico largo y puntiagudo se curva apuntando contra su pecho. Sus alas están envejecidas y pesadas, y con sus plumas gruesas volar se hace ya muy difícil. Entonces el águila tiene solamente dos alternativas: Morir o enfrentar su doloroso proceso de renovación, que durará 150 días. Este proceso consiste en volar hacia lo alto de una montaña y quedarse ahí, en un nido cercano aun paredón, en donde no tenga la necesidad de volar. Después, al encontrarse en el lugar, el águila comienza a golpear su pico contra la pared hasta conseguir arrancarlo. Después de arrancarlo, crecerá uno nuevo, con el que desprenderá una a una sus uñas talones. Cuando los nuevos talones comienzan a nacer, con su pico comenzará a sacar sus plumas viejas. Luego de 5 meses saldrá hacia el famoso vuelo de renovación que le dará 30 años más de vida.

En nuestra vida, muchas veces tenemos que resguardarnos por algún tiempo y comenzar un proceso de renovación. Para continuar el vuelo hacia la victoria, debemos desprendernos, de costumbres, tradiciones y recuerdos que nos causaron dolor. Lo importante es estar en sintonía con la gente, sus necesidades y esperanzas para no perder el rumbo al que apunta la brújula del vecino. Hay que educar y ejercitar los músculos de la conciencia para prevenir que los pícaros y oportunistas de costumbre sigan siendo favorecidos por la emotividad del incauto, por el que vota y no elige, por el que canjea su voto por la bolsa de comida. Cuando el pueblo habla todos debemos callar y oír, es preferible aceptar y compartir una equivocación colectiva si ello permite aprender y además comunicar mejor nuestros deseos y compromisos políticos sociales. Pronto llegará el momento del éxito y con nuevas fuerzas avanzaremos para triunfar y hacerlo bien.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba