Opinión Nacional

Como quitarse a los medios de comunicación de encima

Los medios de comunicación siempre serán una necesidad inevitable para todas las comunidades democráticas del mundo, como un contra balance entre el gobierno de turno y la comunidad. Un país democrático con medios de comunicación amordazados, o al servicio del gobierno, no es la regla, es la excepción.

Recuerdo a un jefe que tuve en la industria petrolera, quién me decía a menudo, a modo de motivación: “no es que tu digas que eres bueno, es que los demás digan que tú eres bueno”. Cuando una persona resulta genuinamente exitosa en alguna actividad, no se debe precisamente a que se auto promocionó, sino que es el producto de sus propias actuaciones exitosas, vistas y valoradas por los demás.

Igual pasa con los gobiernos, quienes creen que gastando inmensas sumas de dinero promocionándose, convencerán a la gente de que ellos son buenos en su gestión. Si esos grandes recursos que gastan en publicidad de su gestión, los invirtieran en pequeños proyectos comunitarios que atiendan las de necesidades de sus gobernados, es probable que al final resulten mejores, de lo que ellos mismos afirman ser. Por lo general, el político mediocre y limitado tiene un egocentrismo mayor que el de los políticos exitosos y populares, debido a estos últimos se esmeran más en hacer obras, que en promocionarse o publicitarse.

Estoy convencido, que la mejor publicidad para un gobierno, es el cumplimiento a cabalidad de sus ofertas a la comunidad, hechas antes de las elecciones. Es decir, un gobierno debe ser: responsable, trabajador, sincero, honesto, eficiente y dedicado. Si el gobierno cumple con las promesas electorales de las que habló durante la campaña, el mejor publicista que pueda tener será el ciudadano común, quién comentará entre sus allegados lo satisfecho y contento que está con ese gobierno, y ese efecto se multiplicará mágicamente. Seguramente, también se sentirá y se publicará positivamente en los medios de comunicación.

Un gobierno exitoso en su gestión, no necesita cerrar medios para controlarlos e impedirles que digan la verdad de lo que ocurre en el país, porque sus obras hablarán por si solas. Un gobierno tiránico, puede ser que lo consiga a medias a la fuerza por un cierto tiempo, pero a la larga, el descontento de la sociedad crecerá y se multiplicará, con resultados impredecibles.

En conclusión, en una sociedad democrática, solo existe una forma inteligente de neutralizar las críticas que los medios de comunicación hacen a un gobierno, como lo es la de cumplir a cabalidad con sus responsabilidades. Para lograrlo, necesita: a) elegir bien a sus colaboradores, b) premiar al personal por su capacidad y calidad profesional, no por su incondicionalidad, c) permitir y respetar la independencia de los demás poderes del estado, d) asegurarse de tener sistemas internos de control que le alerten cuando algo no anda bien, e) usar honestamente los recursos económicos de la nación, f) dedicarse de lleno al trabajo por el cual se le paga, g) jerarquizar adecuadamente su tiempo, y no malgastarlo en problemas de otros países h) ser tolerante y aceptar las críticas con humildad, i) rodearse con gente capaz e íntegra en lugar de preferir aduladores, j) ser respetuoso de la constitución y de las leyes, k) respetar a las minorías políticas y no subestimar sus opiniones e ideas, etc.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar