Opinión Nacional

Comunicación socialista

“La dictadura se presenta acorazada porque ha de vencer. La democracia se presenta desnuda porque ha de convencer” – Antonio Gala

“Fin de una comunicación empresarial, inicio de una comunicación socialista”, es uno de los eslogan propagandísticos que está apareciendo en los canales de TV del gobierno, con motivo del anunciado cierre de Radio Caracas TV, canal insignia, por más de 50 años, de la industria privada televisiva de Venezuela.

Hay que decir que el gobierno de Venezuela controla canales de TV como Telesur, Telecolor, TV Petare, TVR, Vive TV, Venezolana de Televisión, TVS. TIC TV, y otras docenas de televisoras regionales y de las llamadas comunitarias, pues todas ellas obedecen a los dictados del partido de gobierno o directamente al gobierno.

¿En qué se caracterizan estas estaciones televisivas? – ¿Qué las iguala? – En que todas ellas se rigen por una conducta editorial similar: Chávez es Dios… La “revolución” es única, inédita, y busca unificar el pensamiento de los venezolanos. Ya, todos los días y a todas horas, podemos ver eslogan como “Socialismo, Patria o Muerte”, en todos estos canales y, en la mayoría de ellos a los pocos productores independientes que aún quedan se les dice que no hay que hablar mal del gobierno, existe una lista de invitados que están vetados y, si por casualidad se pasa uno, el programa es cortado o sacado del aire, sin darle explicaciones a la tele audiencia. Además, esas plantas televisivas se caracterizan por ser las que más mal le pagan a los periodistas o no contratar a profesionales.

¿Qué es TV socialista?
Ante todo esto cabe una pregunta, ¿qué es televisión socialista? Emular e incrementar programas como “La Hojilla” de VTV, en el cual se insulta a todos quienes no estén con el pensamiento único, en el cual no se respeta a los opositores, ni a los intelectuales, ni a los académicos? ¿Es televisión socialista ignorar los problemas del pueblo y no transmitirlos? ¿Acaso las televisores gubernamentales transmiten las diarias protestas de los sin casa, de los pensionados que no cobran, de los que son agredidos por las policías, o no son atendidos por los servicios médicos?
Un ejemplo de esta censura es lo que ocurre con Corposalud, en el estado Aragua. Esta institución lleva tomada por la DIM y la Policía Política, por más de dos semanas. Nadie sabe por qué. Si alguien de afuera, por ejemplo, un representante de los DD.HH., trata de ingresar al recinto, si lo puede hacer pero es retenido dentro por horas y horas.

¿Es televisión socialista mentir descaradamente informando por ejemplo que toda la deuda pública externa del país fue cancelada cuando esta llega a los 75.000 millones de dólares; o cuando se informa que el país se retiró del FMI y del BMD y no lo ha hecho? – ¿Es información veraz cuando se dice que hay acaparamiento de alimentos cuando la verdad es que hay insuficiente producción debido al control de precios? – ¿Por qué las TV’s gobierneras no muestran, por ejemplo, las estanterías de los supermercados? ¿Por qué no informan de los desmanes ocurridos en MERCAL, en donde han desaparecido miles de millones de bolívares o sacan los productos en la madrugada para venderlos a más altos precios en el comercio callejero?
Esa televisión socialista el pueblo venezolano no la quiere. El 70% de los venezolanos y venezolanas se han manifestado por no quitarle la concesión a RCTV, ¿por qué el gobierno no atiende a la solicitud del pueblo si tanto cacarea de que éste es un gobierno participativo?
La comunicación jamás debe estar parcializada cuando se quiere informar. Deja de ser veraz, objetiva, didáctica, moral, oportuna, para transformarse en un lavado de cerebro, cuando la clasifican o la enmarcan bajo la línea editorial de un solo partido o de lo que piensa (aunque eso a veces se pone en duda) el gobierno de turno.

En mi libro “Comunicación[.1] ” se plantea, claramente, cual es el objetivo de la comunicación en los medios radioeléctricos, en especial: mensajes educativos, entretenimiento, información, opinión plural, transmisión de valores (a través de mensajes educativos), intercambio de información: ideas y sentimientos entre emisores y receptores; etc. Todos estos valores, lamentablemente no se encuentran, por lo general ni en la Televisora de la Asamblea Nacional de Venezuela, ni en VTV, tampoco en Vive TV, y, para que decir Telesur, la cual plantea directamente al mundo un tipo de programación totalmente uniforme y enmarcada en el pensamiento único que ellos creen que es socialista, cayendo en la información fascista como sucede con los medios de la República de Cuba, en donde diariamente son perseguidos los periodistas, que se atreven a no pensar por los dictados del régimen.

Información y Democracia
La declaración Universal de los Derechos Humanos, adoptada y proclamada por la Asamblea General en su resolución 217 A (III), de 10 de diciembre de 1948 y la cual ha sido ratificada por todos los Estados del mundo (incluida Venezuela), dice, en relación con la libertad de opinión, lo siguiente:

Artículo 18
Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; este derecho incluye la libertad de cambiar de religión o de creencia, así como la libertad de manifestar su religión o su creencia, individual y colectivamente, tanto en público como en privado, por la enseñanza, la práctica, el culto y la observancia.

Artículo 19
Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.

Sin embargo, y a pesar de esto, los “bocas” de Hugo Chávez Frías, presidente de la República Bolivariana de Venezuela, quien se encuentra al filo de la navaja; es decir, entre la democracia y el totalitarismo, dicen que la comunicación en Venezuela debe estar en manos del Estado; que ésta debe ser socialista…Pero, no nos dicen que es una comunicación socialista, ni cuales son los valores, para convencernos de las bondades de sus teorías…

El Presidente de Telesur, quien funge como uno de los genios de la comunicación en Venezuela, Andrés Izarra, ha dicho, en reiteradas ocasiones, que la comunicación en el país debe ser “hegemónica” y que sólo “debe servir a los postulados revolucionarios”. Obviamente, este tipo de pensamientos sólo pueden haber venido de Göebels, quien fuera el Ministro de Información del Tercer Reich. Göebels introdujo al mundo la idea de la comunicación hegemónica, la cual le permitía tener controlada a la oposición al Führer , así que tampoco es una idea muy novel de joven ex ministro de comunicación venezolano. Pero, como dicen, “de tal palo tal astilla” , ya que su padre, uno de los grandes exponentes del fascismo izquierdista de Venezuela, el ex comandante William Izarra, quien ahora se auto titula como politólogo, continuamente ha venido atacando a RCTV, canal al cual le pedía por favor que lo entrevistara.

William Izarra dijo que RCTV, «Fue uno de los principales instigadores del golpe y se ha dedicado, luego, a la desestabilización del proceso revolucionario. No se dejen engañar. RCTV perderá su licencia con el derecho que tiene el Estado conforme con su legislación». Al respecto sólo podemos decir, ¿por qué el gobierno no llevó a los directivos del canal ante la justicia si éstos eran golpistas? Vale decir que William Izarra, sí sabe mucho de golpes (aunque fracasados), lo mismo que el actual ministro de Comunicación William Lara. Me parece que en cinco años había bastante tiempo como para enjuiciar a los directivos de RCTV, ¿verdad? – Por qué no lo hicieron? ¿Por qué no se creó una Comisión de la Verdad, para investigar el golpe del 11 de abril de 2002, a pesar de las solicitudes al respecto de la OEA y de la CIDH? – La razón es muy simple, porque no tienen pruebas.

La prensa libre molesta al gobierno
Lo único claro es que RCTV le molesta al gobierno pues es el canal nacional de más amplio espectro, con mayor rating y al cual van, mayoritariamente los partidarios del gobierno para hacer sus denuncias en contra de los lumpenburgueses que deberían solucionar sus problemas y no lo hacen. RCTV les molesta y pone en evidencia que al gobierno no le gustan las críticas de sus propios partidarios. Los canales gobiernistas nunca, jamás, invitan al pueblo a denunciar las iniquidades o a pedir justicia. El gobierno se acostumbró como los gatos a tapar su mierda con tierra y no le gusta que lo miren. No quieren mostrar las ineficiencias y sólo se dedican a mostrar promesas, proyectos y más proyectos que nunca se ejecutan. Por eso y mucho más al gobierno no le interesa una prensa libre, no le interesa la comunicación libre y plural, oportuna, veraz e imparcial, como lo plantea, tan claramente, el Artículo 58 de la Constitución que dice: “La comunicación es libre y plural y comporta los deberes y responsabilidades que indique la ley. Toda persona tiene derecho a la información oportuna, veraz e imparcial, sin censura, de acuerdo con los principios de esta Constitución, así como a la réplica y rectificación cuando se vea directamente afectada por informaciones inexactas o agraviantes”.

¿Cuándo un canal gobiernista a dado cumplimiento a este precepto constitucional? No conozco de ningún caso en donde los agraviados por informaciones tendenciosas, agraviantes e inexactas, hayan tenido derecho a réplica y rectificación. ¿Cuántas veces a rectificado el Presidente en su programa “Aló Presidente? – ¿Cuántas veces ha dado derecho a réplica? Que yo sepa, nunca…

¿Retaliación, miedo?
El cierre del canal de RCTV no sería otra cosa que una retaliación política por una línea editorial que ha cumplido los preceptos constitucionales y es, el camino, para medir la reacción popular e internacional con el fin de que en un futuro cercano se estaticen todos los medios de comunicación radio eléctricos, para finalmente caerle a la prensa escrita y luego a Internet. En otras palabras, creo que la política de hegemonización de la comunicación, como la existente en Cuba y existió en la mayoría de los países mal llamados comunistas o socialistas, es la que se quiere imponer en Venezuela para que el pueblo no pueda comunicar sus carencias, ni protestar por las políticas totalitarias que se imponen día a día. Al pueblo hay que mantenerlo ignorante y callado para dominarlo y si es con hambre mejor. Así funcionan los regímenes fascistas y totalitarios en general y esto es lo que los oficialistas llaman “política comunicacional socialista”; Dios nos pille confesados…

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba