Opinión Nacional

Comunistas rusos ruegan favores a Dios

El pasado 20 de octubre llegó a Rusia la Faja de la Santísima Madre de Dios. Procedente del monasterio Vatopedi, donde se guarda desde el siglo XIV. La Faja es una de las reliquias más veneradas por la Iglesia Ortodoxa de Rusia (IOR) y es la primera vez que sale de Grecia. Se hizo una excepción con Rusia, pues la petición de traslado de muchos países para venerarla tuvo siempre una respuesta negativa.

Los fieles creen que esta sagrada prenda fue tejida con hilos de lana de camello por la propia Virgen María, quien la utilizó durante su embarazo cuando llevaba en su vientre a Jesucristo. Según la tradición ortodoxa, la Faja cura la esterilidad en las mujeres y favorece el nacimiento de un niño sano.

La Faja recorrió 14 ciudades rusas antes de arribar a Moscú, en donde estuvo exhibida en la Catedral de Cristo Redentor que es el templo más importante del país. El fervor religioso que despertó en el pueblo ruso dejó impresionado a todo el mundo, pues fueron varios millones de creyentes los que se movilizaron para ver la Faja y la cola de los moscovitas alcanzó los 10 kilómetros las 24 horas del día. La estadía inicial de la Faja de la Virgen María en la capital era por 4 días, pero hubo que extenderla otros 3 días y luego un día adicional.

Se podría afirmar -a 20 años de extinguida la URSS- que la IOR salió victoriosa frente al sistema totalitario comunista que quiso extirparla a ella y a la fe cristiana del alma de los rusos en la nueva sociedad socialista que sería purificada de la “alienación” y “falsa conciencia” que al proletariado inculcaba esa “institución burguesa”. Vale recordar el infinito padecimiento al que esta iglesia fue sometida por la represión militar y policial estalinista: sus teólogos y líderes fueron expulsados al exilio en la década de los 20 y brutalmente asesinados en la de los 30. En esas 2 décadas fueron detenidos más de 130 mil sacerdotes, de los cuales cerca de 100 mil fueron exterminados.

Pero ningún credo religioso que pregone el amor al prójimo puede guardar odio ni rencor, incluso a quienes hayan querido destruirlo. Esa ha sido, precisamente, la actitud de la IOR frente al Partido Comunista de la Federación Rusa (PCFR), heredero del PCUS. El PCFR –de la mano de su Secretario General, Gennadi Ziuganov- renunció al ateísmo, aún cuando proclama que su ideología sigue siendo el marxismo-leninismo. La IOR supo valorar el significado de semejante paso, correspondiéndole con el acercamiento.

La reconciliación entre la iglesia y el comunismo ruso ha sido algo trascendental.  La misma explica la visita que el 25 de noviembre hiciese Ziuganov a la Catedral de Cristo Salvador para acercarse a reverenciar la Faja de la Madre de Dios. Y también sus declaraciones. Sorprendentes por provenir del Secretario General del partido comunista, las cuales los medios rusos recogieron del Portal de Internet del PCFR:

“Dado el favor de Dios y el tenaz trabajo de los comunistas en aras del renacimiento de Rusia, junto a todo el pueblo del país se podrá evitar que nuestra patria se suma en la vorágine de crisis y arbitrariedad. Habiendo percibido la bienaventuranza de esta reliquia ortodoxa, Gennadi Ziuganov como líder del mayor partido opositor del país está dispuesto a concluir con plena fe y decisión la campaña electoral del Partido Comunista de la Federación Rusa” (1).

Dejemos de lado, la subyacente intención política de estas palabras a pocos días de realizarse las elecciones parlamentarias del 04 de diciembre. Lo que nos interesa resaltar es el reconocimiento de la necesidad de respeto a las tradiciones y creencias religiosas del pueblo ruso que demostraron ser indestructibles frente a un implacable régimen que intentó suprimirlas apoyado en la famosa frase de Marx: “la religión es el opio del pueblo”. 

Aclaremos que el proceso electoral al que Ziuganov se refiere culminó el pasado domingo 04 de diciembre y el caudal electoral del PCFR saltó de 11,3% en 2007 a 19,2% en 2011.  Votación que lo convierte en el partido comunista opositor más grande del mundo.

El PCFR analizará las repercusiones que su conexión con los fieles de la Iglesia Ortodoxa de Rusia tuvieron en su éxito electoral. Al mismo tiempo, evaluará otro hecho político relevante: las declaraciones de la Secretaria de Estado de EE UU, Hillary Clinton, manifestando estar “extremadamente preocupada” por las infracciones cometidas durante las elecciones rusas del domingo, de acuerdo a los informes de los observadores europeos (OSCE). Dichas declaraciones colocan a Estados Unidos -otro archienemigo del pasado- como aliado del PCFR, ya que Ziuganov denunció que el partido Rusia Unida de Putin y Medvédev, “se atribuyó hasta un 15% más de votos de los que obtuvo en las urnas” (2).

1)      http://spanish.ruvr.ru/2011/11/26/61080693.html

2)      http://www.rtve.es/noticias/20111205/480295.shtml

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar