Opinión Nacional

Confesiones del General del CAAEZ… Parte (II)

Continuamos con las declaraciones del General de Brigada (Ej.) Delfín Gómez Parra sobre las supuestas irregularidades que ocurrieron en la construcción del Central Azucarero Ezequiel Zamora. Delfín dice negarse a efectuar pagos a la empresa VIAPECA. Se opuso al pago de una obra que le intentaban cancelar a dicha empresa (Caño del Oso), ya que esta había sido ejecutada por el mismo a través del su comando el 62 RILU. Posterior a esa negativa, por supuestamente no prestarse a ese acto de corrupción es cuando es relevado de sus funciones en dicho Regimiento. Una vez relevado se realiza el pago a esta empresa por parte del Coronel (Ej.) Argenis Figueroa, consumándose este acto de corrupción. La novedad fue elevada a la Comandancia General a cargo del Gral. Baduel quienes nombran una comisión de la Inspectoría General del Ejército a cargo del actual Comandante General Gral. Mata Figueroa para que realice una investigación y es enviado el Maestro Técnico de Tercera Héctor Antonio Rocca quien inicia las averiguaciones e indaga con el encargado de la obra acerca de la situación. Delfín se presenta ante la Inspectoría General del Ejército, denunciando que lo estaban persiguiendo, hostigando y amenazando por este caso, además de que los oficiales que administraban esta unidad habían dejado una supuesta deuda con varias empresas y denunciando igualmente el faltante del dinero que hoy lo tiene en la cárcel. Delfín asegura que para el mes de julio de 2004, no existían deudas a empresas en la construcción del Central Azucarero, las supuestas deudas comenzaron a aparecer, cuando se comienza la investigación previa de parte del Comando del 62 RILU. En la investigación se solicitaron los respaldos de estas supuestas deudas y no aparecieron sino hasta después de la entrega formal del comando del 62 Regimiento de Ingenieros.

La Inspectoría General del Ejército nombra una nueva comisión para que investigue las supuestas denuncias del My. Orlando Herrera Sierralta, quien era el encargado de la obra. Cuando esta comisión llega a las instalaciones del regimiento, le informan a la comisión nombrada por el General Gómez Parra, que cesen sus funciones que ellos se encargarían de realizar toda la investigación. Una vez obtenido el informe preliminar, se decidió relevar del cargo al My. Herrera y a todos los ingenieros integrantes del equipo técnico que se encontraba en Sabaneta de Barinas trabajando con el oficial superior encargado de la obra, por ser ellos los primeros involucrados en las supuestas irregularidades. Increíblemente, posteriormente esta comisión de la inspectoría restituye en sus cargos a los ingenieros del equipo del May. Herrera que ya habían sido destituidos y para colmo de males este grupo de ingenieros pasa a trabajar directamente con el CAAEZ, como inspectores de obra.

El día 21 de Diciembre de 2004, se le informa al Comandante General del Ejército sobre los resultados de la investigación previa ordenada por Gómez Parra. Se pudo ver que Chávez sabía lo que estaba pasando y Gómez Parra el día 10 de Enero de 2005 le envía la misma información sobre los resultados de la investigación previa de todos los guisos al mismísimo Chávez en una audiencia que este le concedió.

Una vez terminada la investigación por parte de la Inspectoría General del Ejército, el Maestro Rocca fue a sentar plaza en el Ministerio de Agricultura y Tierras, por orden del Lic. Antonio Albarrán Moreno, quien antes era el presidente CAAEZ y por lo tanto investigado en estos actos de corrupción. Así Albarrán nombra al Maestro Técnico de Tercera Héctor Antonio Rocca como asistente jefe del despacho del ministro donde se puede notar que en la investigación realizada por la Inspectoría General del Ejército, a cargo de este Maestro estuvo sesgado y llena de vicios e informaciones erradas, con la idea de salvar al acusado Antonio Albarrán y como todo en esta robolución involucrar al denunciante, el Gral. Gómez Parra en hechos de corrupción para vengarse.

En el mes de Septiembre del 2005 se lleva a cabo este Consejo de Investigación, en donde se le llevaría a Hugo Chávez una recomendación, para que él decidiera sobre el caso investigado. Como todo es bello en la historia y es engañosa a la vez en el mes del día domingo 15 de Enero del 2006 el Presidente de la República en el programa Aló Presidente lee en el Diario Últimas Noticias una información referente a las irregularidades cometidas en la construcción del Central Azucarero Ezequiel Zamora, en Sabaneta de Barinas. En ese programa televisivo el ciudadano Presidente informó que el Ministro de la Defensa le había recomendado dar de baja a los oficiales supuestamente involucrados en este caso, pero que la decisión que el había tomado era pasar este caso a la jurisdicción ordinaria y no a la jurisdicción militar para continuar con la investigación hasta dar con los responsables. Aclarando en ese mismo momento que si el pudiera, mandaría a fusilar a los responsables. Todo sabemos de aquí adelante todo sobre esta historia la cual ya esta trillada en el ambiente nacional. Carreño era diputado como Jefe de la Comisión de Contralor de la Asamblea Nacional y a tal efecto se le designo la comisión de realizar un investigación de los hechos de los cuales hizo un informe donde determinó varios hechos de corrupción y hasta inhabilito a muchos de los que estaban metido en el meollo del CAAEZ, y así después de hacerse público este informe se empieza una cacería de brujas hacia algunos oficiales y civiles involucrados. La Fiscalía empezó a tener conocimiento de que la Fiscalía 15 del Estado Barinas y la Fiscalía 51 con competencia nacional fueron los designados para llevar la investigación respectiva, mandan a detener a los cajeros del Banco y después lo manda a poner en libertad condicional, posteriormente mandan a detener a los militares involucrados entre esos esta el General de Brigada (Ej.) Delfín Gómez Parra y dos Civiles, que están en la actualidad en la cárcel de Guanare. Se pudo constatar que al General se le viola sus derechos como militar tal como lo establece la Constitución Nacional de la Republica Bolivariana de Venezuela en su Artículo 266. Son atribuciones del Tribunal Supremo de Justicia en el párrafo tercero:
Declarar si hay o no mérito para el enjuiciamiento del Vicepresidente Ejecutivo o Vicepresidenta Ejecutiva, de los o las integrantes de la Asamblea Nacional o del propio Tribunal Supremo de Justicia, de los Ministros o Ministras, del Procurador o Procuradora General, del Fiscal o la Fiscal General, del Contralor o Contralora General de la República, del Defensor o Defensora del Pueblo, los Gobernadores o Gobernadoras, oficiales, generales y almirantes de la Fuerza Armada Nacional y de los jefes o jefas de misiones diplomáticas de la República y, en caso afirmativo, remitir los autos al Fiscal o a la Fiscal General de la República o a quien haga sus veces, si fuere el caso; y si el delito fuere común, continuará conociendo de la causa hasta la sentencia definitiva. Pero se viola las leyes y este General le ha ganado todos las actuaciones de los fiscales que llevan el caso y hasta me comentan cosas de unos de ellos por vía correo electrónica es del hoy Fiscal 51 con competencia nacional, Gonzalo González Vizcaya, ejercía de Juez de Control Nº 2 del Circuito Judicial Penal del Estado Miranda, Extensión Barlovento, quien se vio envuelto en un bochornoso escándalo. La denuncia llegó a la Comisión Judicial, hoy manejada por el TSJ. En ella se deja constancia pormenorizadamente de los hechos ocurridos y protagonizados por ese representante de la justicia venezolana, y aun, cuando a la fecha aun no ha habido pronunciamiento que desvirtúe aquella denuncia, que constituye un manchón en la hoja de servicio de González Vizcaya, nadie, ni siquiera él, la ha desmentido, por el contrario, a raíz de aquello, perdió su cargo de juez. Después una mano amiga llevó a Gonzalo González a ser designado como encargado de la Dirección General de Justicia y Cultos del Ministerio de Interior y Justicia; y ahora, sorprendentemente, este señor aparece en un rol protagónico en el Ministerio Público, donde, por órdenes expresas del Fiscal General Isaías Rodríguez, maneja casos emblemáticos, entre ellos, los de algunos banqueros. A pesar de mantener criterios distintos, se le ha puesto en sus costillas a un inspector de Sudeban, y que de su extrema confianza, para la elaboración de nuevos informes que apoyen los juicios de la Fiscalía, a pesar que ya existen otros informes anteriores, contrarios al nuevo criterio, pues favorecen a los imputados. Se dice González Vizcaya es íntimo y de extrema confianza de Isaías Rodríguez.

Podemos hablar mas pero duraríamos meses en escribir hasta podíamos hacer un libro para convertirlo en un best-seller… De estas confesiones de Gómez Parra están a la vista de ustedes mis lectores y sean ustedes los mismos jueces sobre este caso.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba