Opinión Nacional

Confrontación mortal

Para la fecha (13-12), en este expaís sigue su curso la confrontación mortal. Hace una semana, a esta hora (5 pm) muchos tenían la idea de que era posible hallar una salida pacífica, electoral, negociada, a la situación actual. Dos horas más tarde se informa al mundo sobre la Masacre de Altamira. Tres muertos y más de veinte heridos. Se sumaban a los 19 del 11A, a los 40 del 12-13A y los 3 del 12N. ¿Pero quedó atrás toda posibilidad de masacre? ¿Dónde estamos? ¿Hacia dónde vamos? ¿Hacia una guerra? Estamos viviendo una profunda y bestial crisis que no es fácil saber hasta dónde nos llevará y cuál será el nivel de descomposición y desastre que nos impondrá. La radicalización, el enfrentamiento, la pugnacidad es lo que nos define en la actualidad. El ambiente se ha llenado de resquemor, reservas, diferencias, rechazos, odios.

¿Y cómo se habrá de superar esta guerra?

¿Estamos ya en vías de superar esta situación? ¿Será superado en el corto plazo el presente de ingobernabilidad, inestabilidad que caracteriza al gobierno actual? En este momento la crisis crece a paso agigantado por efecto del paro general que decreta la CTV, Fedecámaras y la CD, a partir del 02-12. A esta hora el paro ha tomado la vía de lo indefinido, tanto en el tiempo como en lo relativo a su orientación. Al principio se tiene como un paro de todos los sectores, progresivamente se convierte en empresarial y petrolero. Esto produce un efecto de mucho peso en la política y, por derivación, en la economía y la sociedad. Para esta fecha el eje central es el paro petróleo (PP) que, según reporte de PDVSA, alcanza el 90%. Esto obliga a mirar hacia la paralización y el caos: la máxima presión sobre el gobierno. La exigencia, con miras a lograr una negociación, es la renuncia del presidente o la convocatoria a elecciones adelantadas.

¿Negociación sin concesiones?

El planteamiento asoma dos posibilidades: Por una parte que el ejecutivo acceda al pedido opositor y acuerde con ellos un determinado tipo de elecciones en un específico momento y con ello poner fin a la crisis. Por otra, que el gobierno se niegue rotundamente a considerar una salida electoral, distinta al referendo revocatorio. Este ha sido su comportamiento hasta la fecha y no hay ningún motivo para pensar que será diferente en el período inmediato. En este caso, el paro continúa. Y no hay posibilidad de modificar la decisión gubernamental. Por ello, la situación se tranca y radicaliza. Cada una de las partes juega al ‘todo o nada’. El gobierno fija una posición única: revocatorio. No está dispuesto a apartarse de este camino por ninguna circunstancia. La oposición, a la vez, pide la renuncia del presidente o elecciones adelantadas. Y basa su pedido en lo que califica como gestión presidencial fracasada. Las dos posiciones parecen, en principio, incompatibles e inaceptables por las partes. Por ello sirven de abono directo a la confrontación que conduce indefectiblemente a la violencia y a los respectivos muertos.

¿Y dónde ha existido un gobierno de la pobreza?

Hasta este momento eso es lo está totalmente asegurado. Para este gobierno está claro que su defensa pasa por el mantenimiento de la violencia. Porque se trata de resguardar el poder de los supuestos intereses de una clase, en detrimento de otros. El ‘gobierno de la pobreza’ se alza en defensa de su clase. ¿Pero es eso exactamente lo que ocurre ahora aquí? ¿Está hoy planteada la confrontación entre el poder establecido (¿de la pobreza?) que corresponde a unos ‘representantes’ que al actuar en su defensa se enfrentan a una riqueza-oligarquía que pugna por su derrocamiento? En realidad, el fenómeno no tiene este sentido, contenido ni dimensión. Este no es un gobierno de y para la pobreza. Esta es su imagen pero no su realidad. Este es un gobierno que se apoya en el policlasismo (para beneficio de quienes más tienen) y en las buenas relaciones con el capital extranjero. Forma parte, por definición, de las relaciones con el círculo de miembros y amigos del imperio norteamericano. Sin embargo, es de advertir que, por razones que pretenden acercarse a lo ideológico-político y el propio proyecto que se dice asumir, se presenta como un movimiento que se identifica en teoría con el proceso mundial del ‘socialismo real’, que ya dejó de ser, y que intenta ahora tocar otro cauce y dirección. Es éste, en consecuencia, un gobierno que tiene que ver con una realidad internacional que avala y justifica el enfrentamiento-confrontación.

¿Guerra petrolera entre dos imperios?

La revolución-proceso bolivariana es entonces una manifestación de la ‘nueva forma’ de emprender el cambio social. Y cuando se dice, por ejemplo, que la posición referendo revocatorio es irreversible, se está haciendo uso de un arma específica y contundente para resguardar los intereses que corresponden a una determinada y concreta posición. En este sentido, se debe advertir que lo planteado aquí se tiene que ver en el marco de una ‘guerra petrolera’ sobre la cual recaen dos claros e inconfundibles posiciones. Por una parte, se inscribe el primer socio o componente capitalista propiamente dicho, y, por la otra, el ‘nuevo proceso’ que pone el acento en el proyecto del próximo movimiento por el cambio mundial. Esto es, la forma de entender y hacer la revolución, luego de las derrotas experimentadas. ¿Guerra petrolera entre dos capitalismos? La realidad post caída del socialismo real, no da señales de avanzar en un cambio social de otro contenido. Lo que ha avanzado y se ha acrecentado es la pobreza mundial. Y en ese marco de utilización de la ‘pobreza’ como instrumento político para arribar al poder, se inscriben muchos movimientos que se oponen al ‘imperio unipolar’ sin definir los términos de un nuevo orden mundial. Pues bien, en este marco hay que ubicarse para entender lo que pasa hoy en este expaís.

La trampa de la participación

Lo planteado no se limita a una simple y elemental pelea entre ‘revocatorio’ y ‘elecciones ya’. Los revolucionarios de nuevo cuño están entrampados en un instrumento que no les corresponde. Se defienden a partir de la aplicación de un mandato constitucional que está totalmente de acuerdo con la estrategia que ha diseñado USA para el mejor control de sus ‘relaciones interamericanas’. Se impone hoy la democracia, el libre desarrollo del aparato electoral, el respeto a la ‘carta’. Pero ¿cuál ha sido el manejo de ese instrumental por parte de la llamada ‘revolución bolivariana’? La redacción de una constitución que pretende avanzar en el camino de la participación democrática pero que en la práctica asume las veces de un régimen autocrático-autoritario que, por su intolerancia real y carácter violento, crea focos de verdadera y creciente perturbación. De allí que se encuentre enmarañado en sus propias disposiciones.

¿Del socialismo real a un nuevo capitalismo socialista?

Por ello, cuando nos ubicamos en el plano del paro general indefinido (PGI) o paro petrolero (PP) se impone considerar que estamos en presencia de dos concepciones políticas y económicas. Quienes manejan el paro y la industria petrolera responden al planteamiento y cuadro de intereses que genéricamente se puede calificar de capitalistas. La parte gubernamental, forma parte del nuevo bloque internacional ‘socialista-bolivariano’ que, en medio de la realidad globalexplotadora que rige hoy mundialmente, se inscribe en el mismo movimiento del capital, pero exigiendo la incorporación de nuevos dueños y propietarios. Allí está el fondo de la disputa. La razón de la confrontación y la radicalización. En ambos casos, la pobreza-pueblo-explotación está excluida de todo beneficio. Por ello hemos sostenido que aquí está planteada una guerra entre dos bloques. La simple intimidación no procede en este caso. El PGI y el PP son armas que e enfrentan a un gobierno que exhibe apoyo internacional. La Casa Blanca dispone la salida electoral adelantada. Pero como respuesta el gobierno dice recibir todo el apoyo de la OPEP. Si nos atenemos al dictamen de lo que significa el imperio unipolar yanqui y la globalexplotación, se hace claro hacia dónde se inclinará, por ahora, la ‘balanza de la historia’.

La actuación de los imperios

Sin embargo, hay que tener en cuenta que la caída del gobierno Chávez no es un objetivo terminante y definitivo del bloque unipolar. Se ha dispuesto, simplemente, una conducta a seguir. Y, en la medida en que se atienda las recomendaciones, podrá sellarse la paz y procesar las diferencias. Por esto se hace evidente que este gobierno no cae por efectos del conflicto de baja intensidad que ocasiona el GI y el PP: Se hace necesario un acontecimiento mayor que aumente la conflictividad y el propio imperio se vea obligado a actuar fuera de los límites de la Carta Democrática. De modo que, en cada caso, prevalece el factor internacional. De allí que la pregunta relacionada con la posibilidad o no del golpe de Estado cae en esta enorme dimensión. Es algo sumamente comprometedor y sólo puede hacerse con el aval-consentimiento del imperio. En este sentido, si aquí se llega a dar un golpe será clara la derrota del gobierno. De no ser así, debe actuar el imperio con sus propuestas. En caso de ser aceptadas se llegaría a un acuerdo concertado. Pero si se produce la reacción internacional en defensa del ‘modelo bolivariano’, se daría paso a una confrontación de carácter internacional. Y la ‘Internacional Bolivariana’ podría caer total y completamente derrotada y su ‘revolución’ liquidada.

Insistiendo

* El dato que destaca el CICPC de Joao Gouveia no se refiere a los asesinatos que comete sino a su llegada a Maiquetía el 05-12-02, a las 4:15 pm, vuelo 1437 de Tap. Así lo confirma la tarjeta de ingreso a Venezuela y el discurso del jefe único en Aló Presidente el 08-12-02. * Esto quiere decir que el video que muestra a Joao en La Campiña es un montaje y que vino directamente al crimen. * El director del CICPC no se refiere a los 35 millones que, según Juan Barreto, Medina Gómez le habría pagado a Joao para que actuara. Tampoco hay información de alguna reacción del oficial contra el diputado. * Aquí no está pasando nada, pero el jefe único dice estar dispuesto a traer los expertos que supuestamente ofrece la OPEP a sus ‘hermanos’ para el manejo de PDVSA. * No hay 5 y 6, kino, béisbol ni teleculebrones, la única diversión es el cacerolazo y la marcha. * El PGI por sí solo, sin la ‘ayuda’ de un acontecimiento, no tiene la fuerza para tumbar a este gobierno. * ¿Y qué será de la vida de los comecates que se lanzarían dejando a un lado a los generales? * Ahora se dice que los generales no insurgen contra Chávez porque éste y su gobierno los protegen.

* Los gobiernos de Caldera y Chávez no llenan el vacío que se pone en evidencia el 27F-89. La actual oposición tampoco. * El vicepres declaró para El Mercurio de Chile que la anunciada toma de Caracas sería un suicidio. Afirmó de este modo la disposición del gobierno a producir otra gran masacre contra aquellos que se atrevan a marchar sobre Miraflores. * El jefe único calificó la convocatoria (13-12) de irresponsable … “¿por qué no se dan cuenta que llevaría a mucha gente hacia una muerte segura? * Aquí está montado un dispositivo para masacrar en defensa de la revolución. Hay cuarteles generales y responsables para detener la ‘contrarrevolución’. * Bush y la Casa Blanca piden ¡Elecciones Ya! Apoyan a Gaviria. Pero el gobierno busca en la OEA una base de sustentación para el ‘jefe único’. * Que tan lleno de triste mediocridad el discurso de Valero en la OEA. * ¿Sabrá a esta hora la CTV, FEDEC y la CD a dónde van exactamente con este paro? * El PP busca efectos que no puede producir la lucha política, que se basa en la representación y acción de diferentes intereses por alcanzar el manejo de los resortes del pode. * La frase típica de Gaviria: “Yo no podría decir que estamos cerca de una solución”. Nadie puede negar que estamos en camino de una confrontación cada vez más mortal. * Juan Fernández acierta cuando dice (13-12) que … “el gobierno no va a escatimar esfuerzos, cueste lo que cueste, para lograr el objetivo de perpetuarse en el poder.”

*A estas horas el jefe único sabe que no puede dar marcha atrás porque se le van encima y lo aniquilan los propios talibanes que inventó y alimentó. * La afirmación de C. Ortega toca lo dramático y lo trágico: “El lunes ya estaremos en una situación crítica, hay plena conciencia de que no hay retorno, porque si no seremos barridos.”… (EU, 12-12-02,1/4) Es decir, la guerra es a muerte y ninguna de las partes puede devolverse. * La Toma de Caracas, dice Ortega, será el acto más contundente e impresionante que haya visto la historia latinoamericana. ¿Se piensa en una acción monumental para la toma ‘definitiva de Miraflores’ sin golpe militar? ¿Es que se atreverán –pregunta CO- a matarnos a todos? * Según el oficialismo, la oposición quiere seguir masacrando: … “los diputados Iris Varela, Cilia Flores, Francisco Ameliach, Néstor Heredia, Luis Velásquez temen que ‘los sectores radicales de la oposición realicen una nueva masacre, como la que se perpetró en la plaza Francia, pues así mantendrían vivo el clima político.” ¿Quién mató a quién? Tendrá que ser escrita la historia de la Plaza Altamira. * El doctor y amigo Julio Carrero, propone en su columna en El Periodiquito (23-11) …“construir un nuevo partido político orgánico y moderno, con hombres que tengan claro saber de las nuevas circunstancias. Un partido necesario porque están dadas las condiciones de su existencia y su triunfo.” ¿Partido de arriba para abajo? . * Según Provea, la crisis política ha llevado este año al cementerio más de 70 venezolanos.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba