Opinión Nacional

Conocimiento del poder y poder del conocimiento

“Lo que sí haré, puesto que según noticias he indicado ya quién fue el primero que injurió a los griegos, será llevar adelante mi historia, y discurrir del mismo modo por los sucesos de los estados grandes y pequeños, visto que muchos, que antiguamente fueron grandes, han venido después a ser bien pequeños, y que, al contrario, fueron antes pequeños los que se han elevado en nuestros días a la mayor grandeza.”
Heródoto.

Las fuentes del poder no son infinitas, ni mucho menos: los individuos y los grupos adquieren poder a través de mecanismos limitados en número que se repiten con pocas variantes a lo largo de la Historia.

El poder que confiere el dinero, ese “poderoso caballero” según Quevedo, tiene su perfil particular, que como todo perfil de-limita un territorio con fronteras precisas. No todo está a la venta. A pesar de que algunos mafiosos piensen que “todo hombre tiene su precio” hay hombres que no están dispuestos a venderse y que son capaces de entregar la vida antes que renunciar a ideas, principios y convicciones.

También tiene fronteras claras el territorio del poder que puede conquistarse por la fuerza, porque hay cosas, sucesos y personas que no son susceptibles de obedecer a los caprichos del poder por mucha fuerza que éste ejerza: la Historia está llena de ejemplos en este sentido, desde Nerón y Calígula hasta sus desmejorados copycats contemporáneos.

A través de la manipulación, la mentira y el engaño también se obtiene y se ejerce poder, y naciones enteras pueden sucumbir a lo que parece por un momento un sortilegio o una hipnosis, cuando se aplica sistemáticamente la fórmula de Goebbles sobre la mentira repetida que se torna verdad.

Pero a la larga predomina el principio opuesto: se puede engañar a todos una vez o uno todas las veces, mas no a todos todas las veces.

Otra clase de poder, producido no por el voluntarismo individual o grupal sino por el trabajo y el esfuerzo, es el del conocimiento.

El conocimiento requiere de demostración, es decir que debe pasar la prueba de la realidad para ser válido.

Parece a primera vista una diferencia insustancial, pero el “e pur si muove” de Galileo demuestra que el conocimiento prevalece incluso sobre el poder que se basa en un “conocimiento” impuesto por la fuerza y que presume de absoluto, como el de la Iglesia de su época.

Tarde o temprano la realidad se impone y beneficia a quienes la conocen.

Dicho de otra manera, sólo el conocimiento es poder verdadero para comprender y modificar lo real.

En países como el nuestro, el conocimiento que se busca no es el que se deriva del análisis y la crítica, sino el que se somete al poder vigente de un momento o a su posible reemplazo. Más que conocer los orígenes de un problema, buscamos “conocer” al funcionario que tiene el poder de facilitarnos una “solución” momentánea y particular. Preferimos tener buenos “conocidos” que buenos “conocimientos” y preferimos las respuestas de un examen determinado que los conocimientos que nos permiten obtener buena calificación en cualquier examen a que nos sometan.

Y sometido al poder – ya sea el del dinero, el de la fuerza o el de la mentira- el conocimiento pierde todo su valor, es moneda falsificada.

Por lo que la realidad se invierte y no son los que saben los que tienen poder sino al revés: sólo saben los poderosos y lo que ellos saben es lo que conviene aprender.

Lo que puede ser un recurso de supervivencia para un individuo o incluso para una generación de obsecuentes aduladores, pero no es, sin duda, una solución de país dentro de un mundo en el que – cada día más- todo depende del conocimiento.

Moral y luces siguen siendo nuestras primeras necesidades, pero los necesitados de esas luces y esa moral no son sólo los ciudadanos corrientes; quienes más requieren de ellas son los que gobiernan o quieren gobernar los destinos.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba