Opinión Nacional

Consejos al vice de la felicidad

Nicolás por qué no más bien habilitas los puentes del país.

No sé si será verdad o una nueva mamadera de gallo del cucuteño, pero como ya existe el precedente del teniente coronel felón difunto de haber llamado mar de la felicidad las aguas llenas de escualos que rodean la hermosa isla de los castro, ahora sede de nuestro revolucionario gobierno, creo que es oportuno ofrecerle algunos consejos en caso tal de que en realidad vaya a tomar posesión del viceministerio para la Suprema Felicidad Social del Pueblo y le asignen algunos churupos, ya que las malas lenguas dicen que lo crearon pero no le aginaron presupuesto. Primera carcajada de arrechera.

Ante todo deberíamos hacer algunas precisiones de orden teórico sobre lo que es la felicidad. Según hemos podio hurgar, esta palabrita se deriva del latín felicitas y a su vez de felix, «fértil», «fecundo», siendo un estado emocional que se produce cuando se cree que se ha alcanzado una meta, con lo que se siente una paz interior. Actúan allí varias estructuras cerebrales que gestionan respuestas fisiológicas, lo que se conoce como “sistema límbico”, estando relacionado con la memoria, atención, instintos sexuales, placer, agresividad y miedo. Su respuesta biológica más visible es la risa, o la sonrisa que es una forma más suave y silenciosa.

Hay quienes sostienen que la risa es un “balbuceo lúdico, instintivo, contagioso, estereotipado” (para ejemplos ver cuando declaran Jorge Rodríguez o Tibisay Lucena). En los seres humanos se inicia como a los cuatro meses de edad y parece que es una forma innata de comunicación heredada de los primates ya que investigaciones recientes aseguran que los orangutanes y chimpancés se ríen (iba a poner un ejemplo pero me abstengo). Otros autores afirman que la risa es una reminiscencia del grito de triunfo del luchador al ganar a su adversario (recordar la cara del supremo y eterno después de cada elección). Incluso se asegura que en toda manifestación de humor existe un gesto de agresión.

En todo caso según dicen, libera endorfinas y por lo tanto es beneficiosa para la salud. De acuerdo con estas teorías de la risa, como expresión corporal externa de la felicidad, ya puede ir diseñando su proyecto, enmarcado dentro del plan de la patria. Le sugiero que el lema de su despacho sea: “A reírse todo el mundo”, con la cara de una hiena riéndose feliz, por escudo. Claro que la oposición, maluca como ella sola, le ripostará con lemas tales como: “Vea VTV y muérase de la risa” o uno más escatológico de “Entérese del precio del dólar y cáguese de la risa”. Para mayor información al respecto le aconsejo consultar con Claudio Nazoa o Laureano Márquez.

La lista de situaciones reales y actuales que producirán la respuesta biológica del organismo a determinados estímulos, es bastante amplia. Por ejemplo cuando el presidente por obra y gracia del CNE se dirija en cadena nacional, es decir lo que hace a cada rato, al pueblo y les diga que no hay escasez, que los anaqueles de los supermercados están hasta el tope de papel higiénico, aceite, leche, azúcar, mantequilla, café y demás productos de primera necesidad y a precios solidarios, como dice la Quintero, se producirá una explosión de risa que retumbará en toda la geografía nacional. De igual manera cuando Ramírez, ahora venido a gran gurú de la economía, anuncie que no habrá devaluación y que el dólar se consigue como arroz y a precios de gallina flaca, se le notará una amplia sonrisa a toda la audiencia nacional. La población de las urbanizaciones de los cerros, cuando el ministro de interior, justicia y paz, informe que la inseguridad ha disminuido de tal forma que ya se acerca al cero absoluto, se podrá observar una conducta lúdica en esos pobladores sin necesidad de que les hagan cosquillas.

Igualmente se podrá notar una sonrisa, de oreja a oreja, en todos los habitantes de esta tierra cuando Diosdado asegure que él y Nicolás son panadería burda y que entre ambos van a acabar con la corrupción. Y no se diga cuando se asegure, de forma tajante, que en Venezuela hay independencia de poderes, respeto a los derechos humanos, libertad de expresión y de información veremos como la ciudadanía relaja sus esfínteres de las carcajadas estruendosas. Y la tapa del frasco, con una risa como manifestación de alivio tras pasar el peligro, cuando se anuncie la resurrección del supremo y eterno comandante en jefe. Jejejeejjejejeje.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba