Opinión Nacional

Conspiración y magnicidio

Hugo Chávez tiene plena conciencia de la imposibilidad de imponer una revolución a la cubana manteniendo la plena vigencia de los principios generales del estado democrático. Es más, sabe que su derrota es inevitable dentro de los extremos del artículo 72 de la Constitución. De producirse el referéndum su mandato será inexorablemente revocado. En democracia y libertad éste régimen está condenado. La voluntad popular se ha expresado de diversas maneras en los últimos dos años y ahora, canalizada institucionalmente dentro de sus propias reglas, iniciamos el último trecho de un largo, triste y doloroso camino. El régimen tratará de impedir el final, o hacerlo ineficiente, o asumirá a plenitud la orientación totalitaria que cada día disimula menos.

Este es un régimen forajido. Aquí se asesina y se roba impunemente. La mentira y la adulteración de la realidad están a la orden del día. Se calumnia impidiendo cualquier defensa y se estimulan la traición y el soplonismo. Consciente de éstas y otras realidades que nos ubican en los peores momentos de nuestra historia, y como justificando por adelantado la consumación del golpe de estado de ejecución progresiva que practica desde hace tiempo, el Presidente denuncia conspiraciones e intentos de magnicidio en su contra. Los más calificados voceros del gobierno hablan, una y otra vez, de los tres golpes: El del 11 de abril, el del paro nacional y el que viene ahora con motivo del referéndum. Cinco o seis veces ha denunciado intentos de magnicidio, incluso señalando responsabilidades específicas de los gobiernos dominicano, costarricense y norteamericano. Artificialmente trata de crear una matriz de opinión en esa dirección, a lo Fidel, para justificar la represión que ha iniciado y la purga en la fuerza armada y otras instituciones fundamentales.

Todo es mentira. Una vulgar farsa de este hombre enfermo de tiranía que no ha podido doblegar la cultura democrática de Venezuela. Pero, buscando justificar sus desafueros trabaja para tener razón. Es decir, si él anuncia que en la oposición hay conspiradores y golpistas, pronto denunciará a ciudadanos de este país como tales y sobre ellos descargará el peso de su maldad infinita. No faltarán los señalamientos directos en contra de los supuestos asesinos que lo quieren matar y retará, como buen cobarde pandillero, a quienes le hacen oposición recia e irreductible a que se alcen y tomen las armas en su contra para liquidarlos definitivamente. No le importan ni las necesidades del pueblo, ni los intereses de la república, ni el cumplimiento de la Constitución. Cree que de esta forma puede esquivar una revocatoria del mandato que lo dejaría desnudo ante el continente y el mundo. Aquí el único conspirador y criminal probado y confeso es el Presidente. Pronto dejará de serlo. Traicionó como ningún otro, la patria y la fe de los más humildes. Cuentas pendientes muy graves tendrá que pagar.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba