Opinión Nacional

Contemplando la pequeña pantalla

La verdad es que uno no tiene como agradecer a la tecnología este privilegio que es poder tener al mundo en un puño, con la instantaneidad de la información. Pasearse a cualquier hora, de día, de noche, de madrugada, por los distintos países, muchos de los cuales tienen sus propias fuentes e imágenes, es impresionante. Y si uno tiene, además, la suerte de entender idiomas ajenos, entonces el deleite es absoluto. Sobre todo para los periodistas, aunque a veces se convierta en un tormento porque al pasar el canal pasa a otra emoción abrupta, inesperada. La cobertura está allí. Lo que faltan son horas para disfrutarla. Uno puede meterse en Argentina y voces independientes traen un sinfín de problemas, de críticas y opiniones que enseñan una Argentina con un Gobierno en crisis terrible. Una Cristina Kirchner arrogante a la que su marido ya incomoda, un magisterio en huelga y pie de guerra, elecciones perdidas y tenebrosas, corrupción que nadie desmiente, un dólar en alza, un campo en verdaderos problemas lo que por supuesto afecta, y más en esta crisis, con dificultad crediticia, división partidista, y una inseguridad que el Gobierno parece incapaz de detener. ¿Se le parece a algo?.

Por su parte, el problema de Rafael Correa, nace de él mismo. Un tipo prepotente que se sabe buen mozo. Pero eso no vale en la política. Todavía con mayoría y poder absoluto, Correa sin embargo, tiene un enemigo difícil de calcular: el sentimiento fraternal de los pueblos, ése que corre silenciosamente por la corteza del continente sin que se vea pero sí se siente. Ecuador sabe que Correa sabía del campamento de las FARC. Mucha camisita de flores y signos, pero la complicidad con los guerrilleros confirmada con sus “amigos”, está allí. Y por donde usted lo busque o no, esa es la noticia. Colombia tiene pantallas informativas por todas partes. A las tres de la madrugada, la televisión noticiosa es un festín. Un resumen desde la BBC informa del atentado al equipo de cricket en Pakistán. Allí, en tu cuarto, ves correr de un lado a otro a los terroristas armados hasta los dientes. Pasas a España y Rajoy con su cara de monje de claustro luce feliz. A Zapatero lo traicionó la crisis que si no es más contundente que el atentado que acabó con las ambiciones del Partido Popular en las pasadas elecciones, esta crisis amenaza. Obama se reúne con los latinos. Habla de educación. Ese hombre que es historia viva camina despacio, sonríe, no parece llevar con él el tormento económico más grande que haya conocido en sus escasos 40 años. En Chile la Bachelet recibe a esa pareja dispareja, que son Camila y el Príncipe Carlos; en Alemania, otra mujer sufre un drama que siempre deja al mundo en suspenso, la Canciller de Alemania. La convocatoria de la Presidenta chilena a UNASUR será marco del abrazo de los presidentes latinoamericanos con el teniente coronel que violando todas las leyes y las reglas de la democracia, es hoy otro desvelado dictadorzuelo en el país donde nació el Libertador de cinco de esas naciones. Ninguno le preguntará nada que lo ofenda o le provoque. En la hipocresía que condena a los pueblos, brindarán por la “libertad” y la “dignidad”. Esas palabras huecas de los que pasado ya el carnaval, todavía no se quitan el antifaz de “demócratas”. Los pigmeos de la historia.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar