Opinión Nacional

Continuismo presidencial

El continuismo presidencial, ese deseo de alcanzar y mantener el poder a toda costa ha sido nefasto para las instituciones y habitantes del país. Recordemos las graves consecuencias en lo político, económico y social resultantes de las reelecciones de CAP en 1988 y de Caldera en 1993.

En 1989, justo después de las fastuosas celebraciones para dar comienzo al segundo mandato de CAP, se produjo el Caracazo con cientos de muertos, saqueos, destrucción de propiedades y pérdidas calculadas en miles de millones de bolívares. Las FAN fueron llamadas a restituir la alteración del orden y sufrieron como institución el llamado a actuar en un campo para el cual no estaban entrenadas. Desde ese momento el ejecutivo perdió la capacidad para gobernar, sobrevivió las intentonas golpistas pero terminó su período anticipadamente, en medio de graves acusaciones de malversación de fondos, enfrentado a su partido, la sociedad, y los otros poderes.

El continuismo de Caldera tuvo efectos más dramáticos, pues para llegar al poder tuvo que dividir su partido, cerrándole el paso a las nuevas generaciones de dirigentes copeyanos. En actitud revanchista perdonó a los golpistas, les restituyó sus derechos civiles y políticos y permitió que la crisis financiera explotara creando zozobra entre depositantes y obligando al estado a gastar miles de millones para recuperar al sistema financiero. La inflación y las devaluaciones no se hicieron esperar. El gobierno culminó su período constitucional pero la crisis institucional y la pérdida de fe del pueblo en su democracia abrió el camino a la barbarie revolucionaria.

Chávez ha lanzado su reelección este año por seis años más. Su gobierno ha sido peor que cualquiera de los anteriores pero mantiene cierto respaldo gracias a un populismo, enraizado en la abundancia, nunca antes vista, de los ingresos petroleros. La corrupción ha comenzado a aflorar comprometiendo a altos funcionarios del régimen y las FAN. El crecimiento económico basado en el gasto público es una quimera que terminará cuando el precio del petróleo se estabilice o caiga. El desempleo y la pobreza campean ante la ineptitud y la indiferencia gubernamental mientras que el costo de la vida, los pésimos servicios y la inseguridad golpean inmisericorde a los más necesitados. Digamos NO al continuismo presidencial.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba