Opinión Nacional

Contra barbarie… más barbarie

Chávez no ha pensado en una figura con conocimientos y experiencia, sino en una arrecha

Y, sin embargo, Chávez acaba de designarla titular del nuevo Ministerio de Servicios Penitenciarios, con el propósito de “humanizar las cárceles venezolanas”. Precisamente, una militante del partido de gobierno que carece de formación especializada para ponerse al frente del peliagudo problema de las cárceles, de quien jamás se ha sabido que resuelva un problema y sí que es capaz de crear muchos: no por nada ha sido comparada insistentemente con Regan MacNeil, la niña de 12 años que, en la película El exorcista (William Friedkin, 1973, USA), es objeto de una posesión diabólica tan tenaz que debe ser sometida a reiterados exorcismos. La cultura popular ha conservado la imagen de la actriz Linda Blair con el rostro descompuesto en una mueca de ira demoníaca, que algunos relacionan con el gesto habitual de la congresista tachirense.

Es evidente, pues, que Chávez no ha pensado en una experta para ese cargo, en una figura con conocimientos y experiencia, sino en una arrecha. Una máquina de insultos, gritos, arañazos, escándalos que han contribuido a degradar el espacio legislativo, esa es la trayectoria capaz, según Chávez, de convertir ese infierno que llamamos cárcel “en un centro de reclusión del hombre nuevo para que salgan transformados hombres y mujeres de bien, más educados para la vida, para el trabajo, para el amor…”.

En algún giro de la cabeza, la diputada Varela irradiará influencias que educarán a alguien y lo prepararán para el amor.

Esta designación refleja la esencia de la mentalidad de Chávez y sus métodos como gobernante: contra pobreza, destrucción de fuentes de trabajo; contra violencia, impunidad; contra crisis hospitalaria, abandono de los grandes centros y creación tumultuosa de ambulatorios a los que no se prestará supervisión ni contraloría; contra el descalabro de la educación, reparto de diplomas para que haya muchos graduados… otro día se verá si se saben el abecedario.

Contra ese maremágnum de corrupción, criminalidad e improvisación, la respuesta que el régimen se saca de la manga es ese amago de fiereza que, a la hora de la verdad, no es capaz ni de ayudar a sus propios amigos. Ahí está el testimonio de soledad y abandono que tantas veces dio su compañero y comprovinciano Luis Tascón, a quien la fosforito fue incapaz de defender, frente a las jaurías que con tanta saña lo persiguieron en el interior de la revolución.

El sistema penitenciario necesita soluciones serias, no imitadores del león de la Metro Goldwin Meyer, aguajeros que gruñen y luego se echan a rumiar su fracaso.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba