Opinión Nacional

Contra la homofobia

Recientemente han ocurrido en Barquisimeto varias manifestaciones contra un proyecto de ley que de alguna forma legaliza las uniones de parejas homosexuales. Esas manifestaciones se opusieron no solo a esa posibilidad sino que también aprovecharon para oponerse a la homosexualidad en general. El principal argumento es de carácter religioso y de hecho, esas manifestaciones han sido realizadas básicamente por grupos religiosos. Considero importante poner ante el lector algunos argumentos que eviten estigmatizar, aun más, a las personas homosexuales.

En primer lugar son ciudadanos como Ud. y yo, y en pleno disfrute de sus derechos civiles, entre ellos el de escoger la pareja de su preferencia, de escoger el estilo de vida que prefieran y de darle al cuerpo como prefieran, ese es un derecho absolutamente de ellos, siempre y cuando no hagan daño a terceros. Por desgracia contra la libertad sexual nunca falta quienes quieran dictar cátedra o reclamen la ira de Dios y el mismo fuego que destruyó a Sodoma y Gomorra. Dirán que la homosexualidad es contra natura o una perversión moral. Lo de contra natura es falso porque está mas que demostrado que la naturaleza esta llena de homosexualidad, que ella es mucho mas frecuente de lo que estábamos dispuestos a admitir, especialmente evidente en el caso de los primates. En Discovery Channel o Animal Planet habrá visto más de un programa dedicado a analizar esos temas.

No es tampoco una perversión moral porque hasta ahora nadie ha demostrado que el homosexual es alguien que escoge serlo, eso le viene de la naturaleza. En la definición de la preferencia sexual participan variables muy complejas, algunas de carácter genético, otras de carácter cultural y quizás otras que tengan que ver con la historia individual. Si el homosexual no escoge su preferencia sexual no se le puede castigar o discriminar por ello, del mismo modo que nadie puede echarle en cara a nadie que haya nacido varón o hembra. Eso que cada tanto ocurre que alguien le da una paliza a un homosexual “para que aprenda a no ser m…..” lo único que revela es la brutalidad, ignorancia y estupidez de quien da la paliza y la tragedia cotidiana en que vive el homosexual. El homosexual no puede escoger su orientación sexual pero si puede elegir si la hace visible o no, una lucha muchas veces agónica pues estará luchando al mismo tiempo contra sus propios impulsos y contra la sociedad que lo agrede y el temor y el ostracismo que ello implica. De aquí viene la importancia de la tolerancia. Si hoy vemos mas homosexuales que hace unos años atrás es que simplemente somos mas tolerantes y ellos se están atreviendo a salir del closet. Esto ha permitido que muchos de ellos dediquen sus energías no a reprimirse y esconder lo que no es un defecto, sino a crear y aportar lo que su talento y creatividad puedan dar, los que, si así lo queremos ver, también son dones de Dios.

Considero saludable que cada uno tenga su propio código de ética, que piense y reflexione como quiere vivir y que defina lo mejor posible lo que para él es la buena vida en el sentido filosófico, siempre y cuando respete la obligación de no hacer daño a terceros y de respetar el modo de vida de otros, sin reclamarles y mucho menos agredirlos o estigmatizarlos. Me parece extremadamente perverso intentar imponer nuestra propia visión a otros que no la comparten, una práctica muy común a lo largo de la historia, especialmente en ambientes fanáticamente religiosos que han llegado a reducir la vida sexual a fines estrictamente reproductores y a describir en detalle lo que es y lo que no es pecado.

Por supuesto, no todo esta dicho o esta claro en este tema. No tengo ningún inconveniente en que las parejas homosexuales tengan acceso a un contrato de convivencia, el equivalente al contrato matrimonial de los heterosexuales y que sirva para garantizar los derechos y deberes de la pareja. Hay, por supuesto, otras cosas que son discutibles, como, por ejemplo, si las parejas homosexuales pueden adoptar hijos y en lo que a mi respecta no estoy capacitado para dar una respuesta seria.

Por ultimo, me pregunto si será la homosexualidad el verdadero problema de nuestra sociedad. Me parece más bien que esta forma de intolerancia es parte de la intolerancia política que estamos viviendo, la perdida de democracia y el autoritarismo con que unos pocos, dotados de las armas que da el abuso de poder, quieren controlar lo que hacemos, lo que decimos, lo que nos informamos y también de cómo resolvemos nuestras relaciones de parejas. La verdadera lucha es por la defensa de la democracia y los derechos humanos y no veo a esos grupos religiosos sumarse a ella ni invocar a Dios en su defensa, y si lo hacen, no se han dado cuenta que es un contrasentido reclamar libertad para unas cosas y para otras no.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba