Opinión Nacional

Contra la violencia, labor social

Nuestra sociedad ha estado sumida durante mucho tiempo en una especie de pantano de ignorancia, la falta de actividades culturales, los bajos niveles de educación y la poca prestancia de actividades deportivas en los principales barrios de nuestro país, se constituyen en uno de los pilares para que el ocio, la vagabundería y las malas costumbres sean el terreno fértil de la delincuencia y por ende de la violencia.

Son muchos los sectores de bajos recursos que crecen de manera irregular, las incesantes invasiones se convierten en nuevos barrios donde la pobreza no permite que el desarrollo social llegue a cada ciudadano que vive en esas circunstancias, la posibilidad de acceder a servicios básicos, tener asistencia médica y gozar de educación, es limitada, lo que hace de esos ciudadanos personas con baja moral.

Mucho son los jóvenes que a corta edad dejan de ir a la escuela, la falta de autoridad de padres que tal vez crecieron de la misma manera, hace que muchos sean los que satisfacen su ocio en las malas costumbres, pues la desocupación y la falta de motivación para llevar adelante estudios y/o formar parte de la mano de obra operativa, lleva al ciudadano en edad adolescente sin orientación a conducir su vida por caminos que hacen daño al resto de la sociedad.

Está demostrado que la violencia no se debe combatir con más violencia, la represión ha creado lo que Domingo Alberto Rangel denominó “la guerra civil entre choros y policías” que siempre se ha suscitado en los barrios de las principales ciudades del país y el resultado es que mientras más delincuentes caen, estos se reproducen inmediatamente.

La violencia y delincuencia se debe atacar con planes sociales hacia los principales sectores con altos niveles delictivos, allí organizaciones no gubernamentales, Consejos Comunales y organismos del mismo gobierno deben concertar para que se haga una labor social que prevenga la violencia; programas culturales, actividades deportivas y la asistencia social es el arma más efectiva para transformar nuestra sociedad envuelta en el accionar delictivo y violento.

Los ciudadanos venezolanos debemos rechazar la incapacidad de este gobierno de prestarnos protección, estamos ante una avalancha de crimen y desde el gobierno revolucionario no se hace nada para brindar seguridad a pobres, a gente de clase media y a ricos, en ninguno de los estratos sociales se salva la gente, ni siquiera altos funcionarios de una institución como la Iglesia se salvan de el torbellino delictivo en que está sumido el país desde que es conducido por los chavistas.

Ante esa situación en los barrios donde se ha logrado conformar organizaciones comunitarias deberían realizarse asambleas de ciudadanos para considerar el tema, independientemente si apoyan al gobierno o si están en contra, porque los delincuentes no le van a ver el color político para robarle y dejarle tendido en el asfalto con unos tiros.

El trabajo que debe hacerse es la organización de agrupaciones culturales, musicales, deportivas, artísticas, educativas, de orientación, de investigación, que ocupe la mente de los adolescentes en actividades positivas.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba