Opinión Nacional

Contumacia

El uso del sustantivo contumacia aparece hoy día entre nosotros como restringido al ámbito forense y a su respectiva acepción: “|| 2. Der. Rebeldía”, en el sentido específico de “falta de comparecencia en un juicio” (DRAE). Se trata del caso de una persona a quien se cita a un tribunal, bien sea como demandado o imputado, bien sea como testigo, y no asiste a la citación, o se niega a hacerlo. Sin embargo, abundan las personas que incurren en contumacia, en el sentido de su otra acepción, que nada tiene que ver propiamente con el Derecho: “Tenacidad y dureza en mantener un error”. Como se ve, bajo esta acepción la contumacia es de tipo general, como una forma de conducta que puede ser asumida por cualquier persona y en cualquier área de actividad, y no necesariamente en el ámbito jurídico.

Algo parecido puede decirse del adjetivo contumaz, definido por el DRAE como el “Rebelde, porfiado y tenaz en mantener un error. || 2. Dicho de una materia o de una sustancia: Que se estima propia para retener y propagar los gérmenes de un contagio. || 3. Der. Dicho de una persona: rebelde (declarado en rebeldía)”.

Los diccionarios más modernos reducen bastante la cobertura de ambos vocablos. El Diccionario CLAVE, por ejemplo, de contumacia registra: “contumacia. Tenacidad y obstinación en mantener un error: Tu contumacia te llevará al descrédito más absoluto”. Y de contumaz: “Tenaz y obstinado en mantener un error: A pesar de los castigos, es contumaz en la desobediencia”.

La propia Real Academia, en su novísimo y excelente Diccionario esencial de la lengua española, hace lo mismo: “contumacia. Tenacidad y dureza en mantener un error”; “contumaz: 1. Rebelde, obstinado y tenaz en mantener un error: Bebedor contumaz. 2. Propio o característico de una persona contumaz: Pasión contumaz”.

Como es fácil de observar, estas reducciones en la definición de ambos vocablos sugieren que el uso general de ellos, contrariamente a lo que aquí ocurre, no se restringe al ámbito judicial, sino que se extiende a todo tipo de actividad humana. En efecto, la contumacia, es decir, la tenacidad y obstinación en mantener un error, abunda en las más diversas áreas de la actuación humana: en el medio doméstico, en el económico, en el religioso, en el artístico, en el deportivo, en el de la salud, y sobre todo en el político. Los contumaces abundan, tanto entre los políticos del Gobierno, como entre los de oposición.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba