Opinión Nacional

Conviene revisar a Isaís

Haciendo cola sentada en el piso, a las puertas de un registro en un centro comercia, se me acercó un guardia de seguridad para indicarme que “Estaba prohibido sentarse en el suelo”.

Sin ánimos de activar comportamientos reactivos comencé a analizar la solicitud ¿Estoy obligada a obedecer? ¿Estoy irrespetando alguna norma ciudadana?, ¿Estoy perturbando el libre derecho de tránsito de los demás? ¿Represento un elemento de peligro a las puertas de un registro? ¿Hasta donde puedo hacer valer mi derecho como persona de escoger el sitio en el que necesito descansar a la espera de ser atendida?

¿Habrán cambiado las leyes hasta el punto en que el ciudadano común no pueda definir sus necesidades de descanso físico sin la autorización del Estado o era una norma establecida por algún Consejo Comunal? Llegué a pensar que estaba perdiendo la cordura y el sentido de la realidad, decidí quedarme sentada pacíficamente haciendo valer mi YO en libertad en silencio y mi necesidad personal, hasta tanto no tuviese la comprobación legal de la norma que se me imponía en el momento. 

Qué nos sucede a los venezolanos, ¿estaremos perdiendo la cordura ante tanta incertidumbre e incongruencia? Le sucedió a Diógenes Escalante, ilustre venezolano a quien se le  descubrió a tiempo el desequilibrio mental que lamentablemente lo inhabilitó para ejercer el cargo de Presidente de Venezuela en sustitución de Medina. Qué nos ha sucedido desde aquella naciente y pura democracia que arrancó con Isaías Medina Angarita en 1941. Me pregunto si en la Venezuela de hoy llena de contradicciones, resentimiento, inseguridad, ilegalidad y corrupción desmedida, los ciudadanos comunes estamos a punto de colapso como le sucedió a Escalante, o son los enfermos de PODER, GLORIA y DINERO quienes con conductas esquizoides tienen ya los cables quemados o los han tenido siempre.

Me pregunto desde cuando están realmente quemadas nuestras conexiones mentales ¿Desde el mismo Descubrimiento de América y Venezuela? ¿Desde antes o después de la locura de Diógenes Escalante? ¿A partir de las décadas de los 70,80 ,90 o 2000, barnizadas con corrupción administrativa, narcotráfico, pobreza extrema e inseguridad personal y social? ¿Cómo es posible que la sensatez todavía no se imponga como sucedió en septiembre del  45? ¿Será que los intereses creados de lado y lado son tantos que se genera una atmósfera pesada de inacción, contradicción y locura aceptada? Definitivamente los venezolanos debemos ser objeto de estudio.

Hoy los ciudadanos que todavía recordamos que tenemos ombligo y familia por la que luchar, hacemos un inmenso esfuerzo intentando sobrevivir a la locura pública colectiva. Me niego a aceptar tanta incongruencia. Espero contar con fuerza, racionalidad, calma y cordura para no perder el juicio como  Escalante durante este terrible y prolongado capítulo de historia.

Si es verdad que el paso del tiempo todo lo aclara, conviene revisar los gobiernos de  aquellos hombres sensatos que dejaron una huella moral y ética personal y social intachable, como López Contreras, Isaías Medina, Rómulo Gallegos, Raul Leoni, Lorenzo Fernández, Rafael Caldera, Ramón J Velásquez. No pretendo juzgar a aquellos que no incluyo en la lista, son éstos los que rebozan mis archivos mentales con fundamentos de sensatez y moralidad, elementos que prevalecen en mi escala valorativa personal.

Para confabular más con en control de mis emociones ciudadanas, recibí de manos del hijo de Isaías, un video en el que se resume su acción de gobierno. Entonces  retumba inevitablemente el ¡Qué nos pasó!. Medina, fue el primer presidente venezolano en visitar la Casa Blanca y hablar en el Congreso de ese país, marcó una significativa huella con su contacto con la gente, inició el proceso de cedulación,  creó el Seguro Social, su gobierno obtuvo apoyo nacional y continental, no hubo detenidos políticos, se promulgó la Ley Agraria y la Reforma Petrolera. Su gobierno se recuerda como un baluarte de la paz social y la seguridad ciudadana. ¡Añoro los espacios democráticos conquistados históricamente desde entonces! Definitivamente, conviene revisar a Isaías para no enloquecer y reencontrar el sentido democrático en Venezuela.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar