Opinión Nacional

Convivir: Un Aprendizaje Organizacional

En los espacios organizacionales, cada día se evidencia más la necesidad imperante de convivir; la obra de Howard Gardner plantea la necesidad de contar con ambientes tolerantes para poder manejar con éxito los conflictos internos. De esta forma, es necesario modificar las ideas que se tienen en torno a las prácticas, metas, aptitudes y actitudes de la organización para desarrollarnos hacia un convivir en comunidad. Según Gardner esta necesidad puede ser abordada y superada a través del cultivo y desarrollo de 5 mentes en el ser humano. Ellas son: la mente disciplinada, la mente sintética, la mente creativa, la mente responsable y la mente ética. Estas 5 mentes, a su vez, crean la necesidad de clarificar cuáles son las aptitudes y conocimientos que se valoran, la forma en que éstos son adquiridos y ejecutados y la dinámica de los procesos que activa, a través del Trabajo en Equipo.

A continuación describiré las 5 mentes expuestas por Gardner:
1. La Mente Disciplinada:
Según Gardner, la disciplina es conocimiento en acción, se expresa a través de la forma de concebir al mundo y la realidad. Es la capacidad de conocer a través de una rutina sistémica (más que lineal); la cual nos motiva a seguir aprendiendo para cultivar cada día más la capacidad de analizar situaciones.

La Mente Disciplinada nos permite flexibilizarnos hacia el contexto a través de la capacidad de adquirir múltiples perspectivas para observar el mundo que nos rodea.

En la organización, la Mente Disciplinada nos permitiría una visión “glocal” (global y local) de los problemas para poder diseñar las salidas perentorias a los mismos de manera tal que nos beneficiemos, como individuos o grupo, de las soluciones obtenidas.

2. La Mente Sintética:
La Mente Sintética permite seleccionar y resumir eficientemente la gran cantidad de información que, en nuestros días, circula en los ambientes organizacionales. La Mente Sintética auspicia el trabajo en equipo porque permite combinar especialistas de diferentes áreas del conocimiento para trabajar como equipos multidisciplinarios. Esta situación tiene como finalidad abordar la necesidad de contrastar las miradas que se tengan de las diferentes situaciones y sintetizar el conocimiento, vista la imposibilidad de almacenar toda la información que a diario circula en nuestras comunidades; una especie de transdisciplina en acción para abordar las problemáticas.

Para el desarrollo de la mente sintética, es necesario conocer la mayor cantidad de información posible; la misma debe estar relacionada con los intereses personales, laborales y sociales para poder estimular el crecimiento de los niveles de desempeño de los miembros de la organización, comportándose como Socios de Aprendizaje, y elevar el impacto que sus ideas y proyectos generen en la comunidad global.

Los logros a alcanzarse a través de la Mente Sintética dependen del ejemplo que brinden las altas esferas organizacionales de su capacidad para trabajar en equipo. Este ejemplo sirve de guía y estímulo para concertar acuerdos que permitan la conjunción de ideas y esfuerzos que faculten el desarrollo organizacional de la empresa. Es aquí donde el convivir comienza a perfilarse como un valor necesario para desarrollarnos.

3. La Mente Creativa:
La Mente Creativa es la más buscada y valorada por los logros organizacionales en torno a la innovación y la tecnología adjudicados a su desarrollo; así ella posee una incidencia real y tangible en el ámbito socio-organizacional que sobrepasa las fronteras de las naciones.

Para desarrollar la Mente Creativa es necesario tomar en consideración tres elementos fundamentales, ellos son: la persona creativa, por la necesidad que tiene la organización de crear y recrear constantemente situaciones que permitan variaciones continuas para estimular el desarrollo con altos beneficios. El ámbito cultural, por la necesidad de contar con una cultura que pondere el estimulo y desarrollo de la creatividad como un valor organizacional. El ámbito social porque es a través de la educación como hito social, que se obtienen las ventajas comparativas que permiten, a través de la creatividad organizacional, el desarrollo socio-organizacional con altos beneficios para la comunidad.

4. La Mente Respetuosa:
La Mente Respetuosa auspicia un Convivir en Armonía. Esta mente implica aceptar las diferencias de los demás, aprender a vivir con otros seres humanos y respetar a otros grupos, como legítimos otros. De esta forma, una Mente Respetuosa debe ir más allá de la mera tolerancia, y mostrar interés y afecto por quienes tienen un aspecto diferente.

Aquí, de nuevo, es importantísimo el ejemplo que den las altas esferas organizacionales; el ejemplo de una interacción respetuosa (aceptar al otro como legítimo otro, sin distingos de raza, credo, religión, estrato social, ni lugar de procedencia), ofrecer un espacio para el diálogo (estimular la conjunción de esfuerzos a través de acuerdos generados a través de la conversación) y generar sentido de pertenencia (incentivar en el miembro de la organización el deseo de integrarse de manera dinámica a los procesos que se generen en su entorno socio-organizacional para estimular el desarrollo organizacional). Este ejemplo, como se ha dicho anteriormente, debe provenir de la jerarquía organizacional.

5. La Mente Ética:
La Mente Ética engloba a todas las anteriores y, en sí misma, es ejemplo de convivencia. La Mente Ética implica la forma de convivir compartiendo, intercambiando y creciendo en comunidad y sincronía. La Mente Ética pretende promover el trabajo con altísimo niveles de rendimiento, un trabajo de calidad, donde el desempeño acorde con los requerimientos organizacionales sea el norte. Los productos deben ser originados a través de un desempeño laboral de altísima calidad, donde la responsabilidad y el auspicio de los valores organizacionales impliquen cumplir con las normas establecidas en la organización y la sociedad.

Para lograr los fines pretendidos por la Mente Ética debemos tomar en cuenta:
a. El Apoyo Vertical, es necesario contar con mentores éticos que provengan de la jerarquía empresarial. De nuevo aquí el ejemplo es crucial para alcanzar los logros deseados.

b. El Apoyo Horizontal, los valores organizacionales deben surgir y ser compartidos por y desde la organización como un todo. Los valores compartidos nos permiten triunfar como organización en una cultura sana.

c. La promoción organizacional de los siguientes ejes fundamentales: claridad de visión (el norte es importante para avanzar), auspiciar modelos (el ejemplo es crucial para modelar conductas deseadas a seguir), auto-observación (para desarrollarnos es necesaria una auto-evaluación constante para catalogar los logros alcanzados y definir la necesidad de alcanzar unos nuevos) y responsabilidad (el deseo de lograr lo que se pretende y la conciencia de estos logros beneficiaran o perjudicaran a los allegados son importantísimos para que la organización logre sus metas; la capacidad de respuesta oportuna es una condición primordial para el desarrollo personal y organizacional).

De esta manera, las 5 Mentes del Futuro pueden ser la piedra angular donde se fundamente el desarrollo de nuestras organizaciones, ya que su ponderación permite un convivir armónico necesario para seguir creciendo y conviviendo sanamente.

Facilitador Internacional
PCO´s International, C.A.

Visita: http://adriancottin.blogspot.com

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba