Opinión Nacional

Copa América, Páez y la Vinotinto

Nos importa un pito que nos puedan llamar mezquinos, después de todo no escribimos con el propósito de recibir aplausos, pero a juicio nuestro es estrecho celebrar como una fiesta y un hito grandioso que la selección Vinotinto hizo una presentación “histórica” al pasar por primera vez a cuartos de final en una competencia de Copa América. Histórica si, pero en una épica de pujinche.

Sin ninguna intención de buscar culpables opinamos, que la “Selección Nacional”, en la fase emprendida por el profesor Richard Páez (2001-2007), cumplió un ciclo magnífico, se elevó como nunca el nivel competitivo, desplegándose desarrollos tácticos que niveló hacia arriba al cuadro nacional a estándares parecidos a las mejor dotadas escuadras suramericanas; pero no obstante todo esto, el examen final que debía presentar ante Uruguay a fin de comprobar con la ventaja de ser el anfitrión- de singular peso en el balompié- y la cena bien servida de un evento de indiscutible tronío y significación para subir un peldaño más en las capacidades del grupo , no pudo lograrse.

No hay que olvidar que estos mismos futbolistas con Páez a la cabeza, han llegado a conquistar victorias fuera de casa y en lides de eliminatorias mundialistas, por lo que la derrota en propio domicilio ante los charrúas, un rival que la Vinotinto venció incluso de visita en el Centenario de Montevideo, muestra que este grupo y el médico merideño incluido, han exhibido ya hasta donde llegan las destrezas y capacidades de su fútbol, en otras palabras, tocaron el techo de sus habilidades y en definitiva deslindaron las fronteras de su rendimiento.

Richard responsablemente, en principio al parecer, entendió que su contribución y sus planes habían cumplido un cometido y recorrido un trecho suficiente y que después de la Copa América era el momento para ser relevado y que otro entrenador tomara su testigo y con el aporte de nuevas ideas en una nueva fase se impulsara una renovación- siempre tan necesaria en todo- bajo el balance de lo aprendido y la experticia de lo logrado. Sin embargo, súbitamente desistió de su anunciado retiro del seleccionado y firmó un nuevo contrato hasta el 2008 para continuar en el cargo durante la primera parte del trayecto de las eliminatorias del Mundial Sudáfrica 2010.

Su paso por el combinado ha sido, sin discusión, altamente provechoso pero esta forma de desdecirse del merideño la juzgamos lamentable, en tanto que nos late que su cambio de actitud viene inspirada por el síndrome gobiernero contenido en esa lata de diarrea que anida en la cabeza de algunos funcionarios, en especial el que guinda en el extremo más alto, de pensarse indispensables, insustituibles, cojonudamente únicos. Más allá de esto, por informaciones que manejamos y por las intenciones que conocemos del gobierno “bolivariano” en su afanes de colonizar el Estado, Páez puede estar siendo utilizado como parte de los dispositivos de domesticación, control y estatización del deporte venezolano en arrebato a la ciudadanía y a lo entes no gubernamentales que han regido siempre en casi todo el mundo libre las organizaciones deportivas. Por lo pronto, ya tienen en sus manos buena parte de las Federaciones en todas las disciplinas y nada menos que el mismísimo Comité Olímpico Venezolano.

¿Será el fútbol su próxima victima? De ser así, como lo creemos, no perdemos la esperanza que el muy meritorio Páez sepa, al menos esta vez, «superar la marca» y colocarse con acierto «fuera de juego».

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba