Opinión Nacional

Corralito o Monopolio

Este año es el décimo aniversario del “corralito” argentino. Para los que no se acuerdan, se trató del impedimento de retirar de los bancos el dinero de los ahorristas. En realidad había un tope de efectivo que se podía obtener de los bancos y cajas de ahorro.  En otras palabras tienes dinero pero no lo puedes usar.

Sin intentar analizar cómo los argentinos llegaron a esa crisis, lo relevante es que con las restricciones a la compra de dólares a que nos ha sometido el gobierno bolivariano, estamos en presencia de un nuevo tipo de corralito. La libre convertibilidad de nuestra moneda ha fallecido. No es que no puedas comprar divisas, es decir dólares. Es que tienes que someterte a una reglamentación que definirá, cuándo, cuánto y para qué  será usado el dólar.

Si decidiste vender tu casa, tu carro o cualquier propiedad, o simplemente te ganaste el Lotto, no podrás ir a convertir el bolívar “fuerte” en dólares en una casa de cambio. O si tu empresa necesita urgentemente reponer insumos que se compran en el exterior tampoco. Todo deberá pasar por el Banco Central. Y por ahora ni la gente del BCV ni la del MiPoPo de Finanzas tiene idea, de cómo funcionarán las cosas.

La tesis de “botar el sofá”, es decir de acabar con el sitio del pecado y no con el pecado, es sin duda un viejo error que este gobierno repite al cerrar las Casas de Bolsa. Con un bolívar “fuerte “que se ha devaluado en casi un 100% desde su aparición, la gente necesita dólares para ahorrar y los empresarios para poder comprar en el exterior.

Tener un bolívar, es como tener un billete de monopolio. Sólo sirve dentro del país- nadie lo acepta en el exterior- y sólo para comprar lo que está establecido, y no lo que a uno se le ocurra… mientras uno no esté en la cárcel.

Si Ud. no tiene dólares en el exterior, no podrá viajar, pues si los que le aprueban no le alcanza no hay donde comprar dólares, al menos de forma legal. Tiene el país como cárcel.

Claro que esto golpeará también a los boliburgueses que chupan en bolívares y escupen dólares, pensando en su exilio dorado o en el recurrente perdón de los venezolanos. 

La clase media  será la más golpeada, los ricos tiene sus dólares y los más pobres no entienden que eso los afecta. Una reacción frente  a este exabrupto es muy difícil, cuando todavía muchos  pertenecen a la gran “casa de bolsas” que Chávez ha creado al atontarlos con  dinero y promesas adormitantes.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba