Opinión Nacional

Crece la crisis política

La política es más compleja de lo que muchas personas creen, pero lamentablemente el pragmatismo que es la manera elegante de calificar el oportunismo de los nuevos tiempos, le ha restado seriedad y prestigio al oficio del dirigente político venezolano. No se realizan análisis socios económicos, prevalece el interés personal o grupal y no el colectivo, se fijan posiciones por conveniencia y no por convicción, entre otras practicas que han contribuido en la crisis de los partidos políticos.

La gente no se siente interpretada por la mayoría de la dirigencia, de allí que el 83% de la población reclama el surgimiento de un nuevo liderazgo que tenga verdaderas intenciones de trabajar por todos los ciudadanos, con visión de futuro, con capacidad gerencial, sensibilizado y comprometido con los graves problemas que aquejan a los venezolanos. En la actualidad la inseguridad, el desempleo, la escasez de alimentos y la corrupción representan el 80% de las preocupaciones de los ciudadanos, mientras que el 0,50% ve a Hugo Chávez y el 0,40% a la oposición como el problema del país; o sea, que la gente se cansó de la polarización política y ahora lo que busca es lideres que presenten nuevas soluciones a los viejos problemas que les afectan.

Esa búsqueda de nuevos líderes se viene manifestando desde aquel sacudon político social del 27 de febrero de 1989, de allí la fragilidad en la fidelidad política. Primero fue el triunfo de factores diferentes al bipartidismo en varias gobernaciones en diciembre de 1989; luego vino el fenómeno electoral de Andrés Velásquez y La Causa R en diciembre de 1993 y posteriormente Hugo Chávez; el pueblo ha venido explorando y ha respaldado cada uno de estos ensayos. Pero nuevamente la desilusión marca la pauta entre los venezolanos, que buscan un nuevo liderazgo que este desligado de las cúpulas del pasado y de estos falsos revolucionarios, que practique la unidad sin mezquindad de ninguna naturaleza y que posea trayectoria social como requisito para confiar en ellos.

Esto explica el surgimiento en los últimos años de los mal llamados NI-NI (desilusionados del pasado y del presente), que han llegado a representar el 55% de los ciudadanos activamente votantes, ante un 9% duro de la oposición y 36% afectos al actual presidente. También explica porque Chávez trata siempre de sembrar la idea que salir de él significaría el regreso de las cúpulas del pasado y la generación de conflictos de todo tipo, para evitar que el debate se concentre en las verdaderas angustias de los venezolanos.

Los problemas se mantienen, el malestar tiende a ascender manifestándose cada día en la calle y la desilusión crece a pasos agigantados. Todo esto presenta un cuadro verdaderamente explosivo, que amerita de una renovación en el liderazgo político y un cambio de actitudes en la manera de concebir y desarrollar la política, de otra manera corremos el riesgo de situaciones lamentables con consecuencias incalculables.

Desde los cerros, las urbanizaciones, los profesionales y dirigentes sociales de Puerto La Cruz nos hemos unido para lograr el ascenso de ese nuevo liderazgo. De allí que Robin Rodríguez aspire la alcaldía junto a José Antonio Pérez (El soberano de Radio Bahía) y el directivo de la asociación de artesanos del Paseo Colon José Cheo Martínez, como candidatos al parlamento regional.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba