Opinión Nacional

Crisis en Jauja

Los italianos, y ahora Uribe, prefieren pedir perdón a pedir permiso cuando se proponen un objetivo. En siete días esa conducta premeditada, alcanzo objetivos, mediante la prevaricación creó las condiciones de una crisis en Jauja y mediante la retorica y la presión mediática se recreo la paz. Pareciera que hubiesen pasado un papelito exigiendo acabasen la joda pues los músicos y camareras amenazaban con no amenizar la recepción si se tardaban. Ignorantes de Fedro y su fabula del lobo y el cordero. No son occidentales, solo reconocemos zambos, indios y al negrero.

Eran latinoamericanos los presidentes en junta. Jodedores ni más ni menos en un debate donde se argumentaban cuestiones sobre la prevaricación que habían practicado. Prevarico Uribe al actuar en contra de los compromisos transgrediendo los limites de lo licito para liquidar al jefe insurgente. Prevaricaron los vecinos al abusar del propio poder para obtener ventajas en contra del interés de la victima. Prevarican todos deseando legitimar sus propios gestos y buscando a otro que este dispuesto a justificar esos actos. Al no encontrar legitimación opusieron el anti-argumento de la amenaza y de la fuerza. Y a la hora de la chiquita, todo se convierte en jodedera y emerge la desvergüenza y la amistad cínica que impone el ser popular.

En marzo de 2008, los bolivarianos estrenaron todos los presupuestos para una guerra que nadie justificó. Al verse sumergidos en una crisis de presidentes de la Jauja andina, no les quedo otro camino que la retorica de la joda para declarar la pax jaujiana. Eso, pero en serio, sucedió en la Europa de 1914, solo que aconteció un evento raro cuando un estudiante asesinó en Sarajevo. Inmediatamente, se apeló al protocolo del complot por parte de los teóricos sociales de la conspiración que ejercen el poder.

El populismo comandó la cumbre de Santo Domingo. Alcanzó el consenso hablando de amenaza que proviene del exterior con la ayuda de grupos internos. Todos saben ahora que tienen derecho a prevaricar puesto que son los mejores. No siguen las reglas de los vecinos norteños, europeos, asiáticos, africanos, oceánicos que hacen la guerra literalmente. Los populistas latinoamericanos somos los mejores. Encarnamos la utopía humana. Aquí no tomamos nada en serio, solo en joda. Somos la Atenas del siglo XXI.

No hemos entendido que la ultima retorica de la prevaricación determina el conflicto entre la justicia y la fuerza. Esa retorica pasa por otras latitudes distintas a la de la OELA. Seguro de esto, he pedido en casa: “La próxima vez que surja una crisis en Jauja, por favor no me despierten”.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba