Opinión Nacional

Cruyff, el gran ganador

Es un lugar común en el deporte, señalar que la victoria tiene muchos padres y que la derrota es huérfana. Para muchos el que unos ganen significan que otros pierden, que hay un lugar para uno solo, que la inmortalidad tiene laurel solo para un ganador. Pero hay casos extraordinarios en el deporte, donde la victoria independientemente de quien la tenga, pudiera tener un Padre Común, aunque Ud. no lo crea. Y el resultado de la final de la Copa Mundial Sudáfrica 2010 así lo revela.

¿Quién gana la Copa antes de que el partido se haya efectuado?
Claramente gana un holandés, aunque pierda Holanda y gane España. Ese holandés se llama Johann Cruyff.

En un tiempo que pasa desapercibido para la mayoría de los aficionados al juego que no tuvieron la fortuna de ver al más grande revulsivo del juego en una cancha, el nombre de Johann Cruyff se hace de nuevo presente. Los palos y los travesaños le negaron en tierra germana el que alzara la copa del mundo en 1974, pero el futuro le depararía en este 2010 su victoria final. La Copa será levantada por Cruyff independientemente de quien sea el capitán de la selección ganadora que la alce en brazos. Porque con él tambien la levantara el concepto Cruyff.

Cruyff cambió la forma de jugar el deporte. Comenzó a imponer el nuevo estilo como en el Ajax de la hasta el momento de su irrupción, modesta liga holandesa, convirtiéndolo en el campeón de Europa. Luego en la selección nacional lo ganaría todo, menos la Copa del Mundo en suelo alemán.

Posteriormente, al migrar al Barcelona en España, cambió el derrotero del equipo catalán. Lo convirtió en el súper campeón de Europa, en una saga que es continuada por su pupilo Pep Guardiola, Director Técnico del Barcelona.

Todos atacan, todos defienden.El fútbol es un ritmo que se nutre del virtuosismo para ganar en efectividad, pero que no tiene papeles fijos a la hora culminante.La estrategia es conectiva, se elimina la predicción lineal y aparece la mecánica que domina el balón y que avanza sin perder dominio. El medio campo es genial, la defensa apuntala la avalancha y los delanteros llegan sin ser solitarios.

Cuando vimos la primera revancha en este Mundial, la mecánica de balón de Cruyff con España le gana a la máquina arrolladora de Alemania. En el campo español, siete jugadores del Barcelona hacían la diferencia.

Ahora en la final, la patria donde todo surgió llama, pero tambien la tierra donde la familia prosperó y donde se encuentra el equipo que lo convirtió en su figura histórica, al que transformo en una máquina de hacer fútbol y que lo mantiene como referente de su personalidad, siendo fiel a su concepto. Independientemente de quien gane, gana Cruyff. La historia al fin pone en sus manos la Copa que le negara como jugador. Donde quiera que vea el juego, el holandés solitario podrá tener una satisfacción intima. Porque el concepto Cruyff, finalmente, se convirtió en la realidad del juego. y sin duda, levantará la copa para el filosofo mayor del balón rodante.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba