Opinión Nacional

¿Cuáles dirigentes?

Hace años, en una exposición de pintura, un secretario general nacional de Copei me agradeció que le hubiera pintado en colores contrastantes en algunos trabajos que se publicaron por la época, el deterioro imparable de Caracas y sus barrios del oeste. Hace años que él que no pasaba por Catia ni al centro. Ya no sabía como eran. Se había quedado avecindado en Altamira, al lado de los restaurantes de caché, tal vez los mejores de Caracas. En eso siempre había tenido un certero buen gusto. Por ahí se armaban las intrigas y las emboscadas que caracterizaron los últimos setenta y los primeros ochenta en AD y Copei.

Casualmente en aquella exposición había pinturas de lo urbano. Pero no eran catastróficas, al contrario, las recuerdo extrañamente luminosas. Y pensé. Este debe haber estado pintando sus sueños de niñez .

Años después, cuando todos constatamos el deterioro imparable no solo de Catia, sino del centro y el este, con la convicción de que la urbanización no significa mas y mejor arquitectura y recursos sino mayor cantidad de habitantes en aglomeraciones sin servicios, sin atención efectiva de salud, vías colapsadas, las paredes a merced de una lluvia, su ejército de niñas embarazadas y su vida «normal» que se topa con la delincuencia en cada espacio público, tengo que preguntarme de nuevo porqué los políticos dejaron de atender a sus clientes, para ponerlo en blanco y negro. Pusieron a un lado el contacto directo con aquellos con quiénes tenían el trato de gestionar sus carencias a cambio del voto.

Todo este deterioro, toda esta catástrofe tienen dolientes que se manifiestan todos los días, que increpan al Presidente de la República y a sus ministros, porque se cansaron hace tiempo de intentar el contacto con líderes, que según confiesa un dirigente de Primero Justicia, por TV, hace unos días, tienen que repensar acompañar a su candidato, para que no esté tan solo, sin afiches, y sin gritos de apoyo. Lo de ellos es la TV.

El oficio de dirigente ha quedado para la televisión. Ser líder es estar invitado para los programas políticos de la mañana, para Aló Ciudadano y para presentar recortes de prensa en los noticieros cuando lo requiere la urgencia de algún compatriota asesinado en el sur de Venezuela. No hay que trasladarse a ningún lado. No hay que acompañar a las mujeres que duermen frente a Miraflores buscando casa ni arriesgarse a ir a los barrios que se derrumban con las lluvias. No tiene caso conocer todos los barrios del Tuy ni presentarse en sabana Grande para averiguarle la vida a los buhoneros.

Han quedado para las ruedas de prensa en el Ateneo de Caracas y en los grandes hoteles de Chuao y Chacao. Por eso es que esos mismos buhoneros decidieron pagar unos agentes de seguridad de su misma cuadra, porque ahí no hay ni policía ni partidos que les arreglen su desastre. Por eso los choferes de toda Venezuela trancan las autopistas, ya que veinte asaltos diarios por barrio son insoportables. No se lo calan ni choferes ni buhoneros, que son de los especimenes humanos de piel mas resistente en esta época.

Como será que hasta hay madres de las misiones del gobierno a las que una viva le cobra 20.000 bolívares para no sacarla de la lista de subsidios del gobierno. Una marginal explotando a otra, caso típico. Por eso es cada quién busca su salida personal entre los ocultos caminos del caos sin encontrar guía ni sustento. Ni menos a un político.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar