Opinión Nacional

¿Cuándo bajará el régimen CHÁVEZ-FARC?

Válida pregunta vista la caída de Fujimori, Hussein, Bush e incluso del precio en nuestro barril BCF17. Consideremos entonces, aquello de que en política 2+2 no siempre resulta en 4.

En cualquier país del mundo, incluso en nuestra exótica Pequeña Venecia, situaciones económicas como las mundialmente vigentes, deberían bastar para garantizar cambios políticos, más aún en víspera comicial. Pero en la Venezuela actual, dichas afirmaciones rozan la temeridad cuando no la irresponsabilidad.

El fundamento es simple, si en la abundancia de petrodólares, un inexperto régimen CHÁVEZ-FARC, supo contener las muchas y legítimas exigencias de un pueblo diezmado ante la opulencia gobernante, qué cambiaria ante condiciones adversas, típicas de regímenes marxistas.

Tanto en uno como en otro escenario, la diferencia estriba en la dirigencia política resistente al gobierno. Y es allí precisamente donde radica nuestro problema. Si a la fecha presente, conocemos a un teniente coronel Chávez arrogante, prepotente y bastante pródigo incluso allende a nuestras fronteras, ¿que impedirá en adelante otro remedo a Fidel Casto Ruz?
¿Cual seria entonces la respuesta demócrata? Es harto conocido que la miseria material de los pueblos esclavos, en modo alguno determina la caída de sus tiranías; ejemplos como La República Popular Democrática de Corea (1.948-), La República de Cuba (1.959-) y más recientemente la República de Zimbabue (1.980-), resultan elocuentes.

Los regímenes totalitarios de corte populista como el CHÁVEZ-FARC, destacan por su habilidad en el control social, muy por encima del simple expediente clientelar.

La inevitable reiteración discursiva sobre un enemigo interno y externo, en boca del comandante-presidente, ahora en tiempo de escasez, nos impone el diseño urgente de mejores estrategias, superiores a las empleadas en la reciente abundancia. En adelante, no solo estas deberán cambiar, también sus abanderados, si de restaurar la constitución se trata.

Pues resulta, que salvo excepciones, nuestra dirigencia demócrata se muestra carente de argumentos ante los sofismas del comandante-presidente, en especial ahora en medio de esta crisis económica mundial. Porque se ha dicho, que más allá del envilecimiento moral, inherente a buena parte de nuestra dirigencia, el filo-socialismo que la caracteriza le impide plantar bandera con la firmeza debida.

No será proponiendo reestructuraciones en PDVSA, menos flexibilizando el control de cambio como podremos contrarrestar la próxima estafa propagandística del régimen CHÁVEZ-FARC. Como toda crisis es también símbolo de oportunidad, trabajemos porque la nuestra sea parte de esta regla y no una simple excepción. ORA Y LABORA.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba