Opinión Nacional

Cuando el 2012 nos alcance

 Porque, para el 2012 “los profetas del desastre” vaticinan grandes calamidades para la humanidad, al mismo tiempo que los científicos nos informan que el sol ha comenzado a emitir intensas llamaradas de fuego y que un planeta gigante se aproxima a la orbita de la tierra, lo cual va a alterar sin duda alguna nuestro modo de vida a partir del 2013.

Ante este panorama apocalíptico se precisa de la intervención de Dios. Nadie ha visto a Dios jamás sino a través de las obras de la naturaleza, cuya creación se la atribuimos a ese ser omnipotente que creemos controla todo el universo y vigila la actividad del hombre sobre la tierra y fuera de ella. De hecho, la palabra <Dios> se traduce como El Altísimo y El Dios de dioses que trasciende todo cuanto existe. Por lo tanto, no vasta con tener presente el concepto de Dios (“no todo el que me diga Señor…”), sino la genuina relación personal con los crédulos independientemente de la religión que profesen, ya que quien nos puede librar de un cataclismo universal es precisamente el mismo arquitecto al que le atribuimos la creación del universo y todo cuanto en el existe y subsiste. Quién mejor que el mismo ingeniero para reconstruir el puente que edificó. Solo el Creador puede alterar el comportamiento regular de los astros y revertir lo que nos espera por el mal uso y abuso de los recursos naturales del planeta.

Hay muchas profecías sobre lo que habrá de acontecer este 2012, pero hace más de 2000 años Jesús quien dijo ser la encarnación de Dios también predijo que las generaciones del futuro, la nuestra en particular, veran el comienzo y el final de todos estos acontecimientos que se iniciarían con señales en los cielos (estrellas, planetas, luna y sol) para anunciar Su regreso o segunda venida. Los Mayas utilizaron un calendario de 2.125 años que finaliza este 2012, porque según ellos en el 2013 se producirá el regreso de su dios y por lo tanto el comienzo de una nueva era para la humanidad. Por otro lado, la ciencia nos informa que a partir de Diciembre del 2012 el mundo verá “a full color” las grandes señales de los astros en los cielos (“todo ojo le vera…“) debido a que el sol experimentara un nuevo ciclo y un planeta más grande que Júpiter que es 1400 veces mayor que la tierra, pasara rozando nuestra orbita y trastornará las comunicaciones a tal punto que puede dejarnos aislados y sumergidos en una total y permanente oscuridad.

“Que vuestro corazón no se endurezca para hacer el bien por andar en pos del vicio, la ambición y el afán de esta vida. Que vuestra fe no desmaye y os desequilibre por el terror que producirá en los hombres la sacudida de los astros y el bramido y la agitación del mar” (Parafraseando Lucas 21)

 

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba